Archivo de la etiqueta: Tom Boonen

Quick Step: a recuperar la hegemonía

Tras mil y un rumores sobre el futuro de la histórica formación, hace unas semanas los empresarios Zdeněk Bakala y Bessel Kok llegaban a un acuerdo con Patrick Lefévère para la compra de una parte importante de la estructura dirigida por el manager belga. A esta estabilidad en el plano económico debe añadirse también la conseguida en la parcela deportiva a finales del mes de noviembre cuando la UCI les concedió una de las tres licencias ProTour que quedaban por asignar en aquellos momentos.

Esta renovación se ha visto también reflejada en la configuración de la plantilla, ya que una parte importante de la clase media del equipo ha sido renovada, mientras que piezas importantes como el sprinter Wouter Weylandt o Carlos Barredo han sido sustituidas por Francesco Chicchi y Gerald Ciolek o Niki Terpstra. Por su parte, la formación ha perdido y no ha encontrado sustituto a Stijn Devolder, quien pese a sus dos victorias en el Tour de Flandes se marcha del equipo por la puerta de atrás con la sensación de que han sido tres años desaprovechados por ambas partes.

Piezas clave

Este aspecto se reduce a dos nombres: Tom Boonen y Sylvain Chavanel.

Tommeke buscará este año reencontrarse con la victoria en las piedras y volver a levantar los brazos en Meerbeke y Roubaix, donde en ambos casos puede igualar el récord histórico de triunfos. Tras una temporada en que Cancellara fue el rey indiscutible sobre el pavé y sin un Devolder a quien ceder triunfos que en circunstancias normales hubiesen sido para él, como leyenda viva del adoquín no puede volver a quedarse por segundo año en blanco. Otro de los puntos claves para él esta temporada es el Mundial, uno de los considerados como fáciles, similar al de 2005 en Madrid donde el flamenco consiguió enfundarse el arcobaleno.

Chavanel, por su parte, en la madurez de su carrera deportiva, deberá volver a ser el corredor que deslumbró hace dos temporadas primero en París-Niza y más adelante en las piedras. Además, los movimientos en el equipo hacen de él el referente belga para las clásicas de las Árdenas, donde si bien no ha conseguido nunca resultados extraordinarios, su innegable calidad podrían auparle a puestos de honor. Tras la primavera tocará cargar las pilas para centrarse en el Tour de Francia en que será difícil igualar la extraordinaria actuación conseguida el año anterior.

La posible explosión de… Zdeněk Štybar

La llegada de capital checo a Quick Step ha hecho que a sus 25 años se le presente al campeón de ciclocross la gran oportunidad de su vida de dar el salto al ciclismo profesional, pese a que a fecha de hoy todavía no se ha confirmado el fichaje tras un mes de tiras y aflojas. Cierto es que siempre es complicado el paso desde el ciclocross a la carretera, pero sus magníficos resultados los últimos años, su juventud y las buenas sensaciones mostradas por Lars Boom, el último grande del ciclocross que dio el salto, hacen que sea posible pensar en él como una de las revelaciones de la temporada.

De todos modos, si la opción Štybar fallase, en el equipo se encuentran dos ciclistas jóvenes como Kevin Seeldrayers y Gerald Ciolek que a sus 24 años llevan tiempo apuntando alto pero que nunca han sido capaces de dar el salto definitivo al estrellato. Esta puede ser la última oportunidad para ellos de demostrar que tienen un hueco entre los corredores de primera fila mundial.

¿Hasta dónde puede llegar Quick Step?

Como viene siendo normal los últimos años, la temporada del equipo vendrá marcada por los resultados conseguidos los dos primeros fines de semana de abril, si se consiguen sendas victorias en el Tour de Flandes y la París-Roubaix, a poco que se consiga durante el resto del año la temporada habrá sido un éxito, de lo contrario, por mucho que se logren resultados magníficos como la campaña anterior, quedará un sabor de boca un tanto amargo. El gran problema este año es que la irrupción de equipos como BMC o Garmin-Cervélo, que han apostado descaradamente por las piedras, hará más complicada la labor de Boonen de dominar sobre el pavé.

El resto de la temporada quedará marcado por la París-Niza y el Tour de Francia de Chavanel, y triunfos parciales que puedan conseguirse en GTs o en las vueltas de una semana más prestigiosas.

Temporada de pequeñas alegrías y grandes decepciones en Quick Step

2010 se presentaba como la oportunidad perfecta para, como se dice en la NBA, sentar dinastía. Se venía de ganar los dos años anteriores el Tour de Flandes con Stijn Devolder y la París-Roubaix con Tom Boonen, y el objetivo principal de la temporada era el de repetir ambas victorias.

La temporada se inició como estaba previsto, gracias a las victorias de Tom Boonen en Qatar y Omán, que luego quedaron rematadas con una victoria en un sprint algo descafeinado en Tirreno-Adriático. Tommeke llegaba en plenas condiciones a la primera cita importante de la temporada, la Milán-San Remo, pero en las calles de San Remo no tuvo ninguna opción ante Óscar Freire y quedó relegado a la segunda posición.

Poco antes, en París-Niza, Sylvain Chavanel estaba lejos del ciclista que sorprendió el año pasado con una tercera posición final, quedando bastante alejado de los mejores. Su planificación de la temporada era algo más conservadora para intentar brillar durante mitad de temporada. De Devolder no se tenían noticias.

Y tras bastantes chascos en las carreras de piedras previas llegó el Tour de Flandes y con él un duelo que pasará a la historia. Boonen contra Cancellara, Cancellara contra Boonen. La historia ya la conocemos, en un duelo épico, el suizo se deshizo del flamenco en el Kappelmuur, Tommeke tuvo que conformarse con la segunda posición otra vez.

foto: cyclingweekly.co.uk

No había tiempo para lamentaciones, con la llegada de la París-Roubaix Boonen tenía una oportunidad de desquitarse de los segundos puestos en los dos Monumentos previos, pero el golpe moral había sido muy importante. Se le vio activo y luchador, pero en un momento de despiste Cancellara se fue en solitario, y con él las opciones de igualar a de Vlaeminck con cuatro victorias en el velódromo. Se había repetido la historia de 2007, donde tras dos años haciendo doblete, se hizo una buena Milán-San Remo, pero ni allí ni en las piedras se consiguió ganar.

Pero más allá de no ganar, lo preocupante había sido el equipo, donde sólo Boonen había estado a la altura. Así pues, a mitad de Abril, mucho tenía que cambiar la temporada para no ser considerada de fracaso.

Y sin embargo, el equipo consiguió resultados después de Abril. Victorias de etapa en Giro (Weylandt y Pineau), Tour (dos de Chavanel, que le reportaron dos días de amarillo) y Vuelta (Barredo), además del resurgir de Devolder (Tour de Bélgica y los dos campeonatos nacionales), han servido para maquillar una temporada que en líneas generales ha sido mala, pero que sin estos triunfos hubiera resultado casi desastrosa.

foto: bikereviews.com

La única opción de dar una última alegría a los aficionados y que cambiase la valoración global de la temporada estaba en Geelong, pero los problemas de rodilla de los que Boonen ha estado aquejado desde la caída en el Tour de Suiza hicieron que el campeón de 2005 no pudiese tratar de revalidar el título en un circuito que se le adaptaba perfectamente.

Se abre ahora un periodo en que Patrick Lefévère deberá reflexionar sobre el rumbo del equipo. Boonen sigue siendo uno de los grandes de las piedras y Chavanel un corredor muy completo, pero ¿y el resto? Con la salida de Devolder y Barredo se pierde muchísima presencia en las carreras, que no parece que pueda recuperarse con los ciclistas que llegan al equipo, mientras que la salida de Weylandt se suple ampliamente con la llegada de Chicchi y Ciolek, lo que debería asegurar al equipo un buen número de triunfos parciales. La clase media por su parte, ahí queda, en constante regeneración, cumpliendo en mayor o menor medida su objetivo de ayudar, aunque con dificultades para brillar.

Se presenta un año en que el equipo volverá a depender única y exclusivamente de Tommeke y su resultado en las piedras, que como se ha visto este año, es una apuesta arriesgada aún teniendo en las filas del equipo a una auténtica leyenda de los adoquines.

Xavier Andrés

Previa: París-Tours

-La prueba-

Situada la semana posterior al Mundial, aunque como ya ocurriera el año pasado con Cadel Evans, el nuevo portador del maillot arcoiris Thor Hushovd no será de la partida al no estar el equipo Cervélo entre los que tomarán la salida el domingo, la París-Tours se presenta como una de las últimas opciones para los sprinters de acabar la temporada con un buen sabor de boca.

-Historia-

Comenzada a disputarse el año 1896 en amateurs, no vuelve a correrse hasta 1901, ya con profesionales, aunque no es hasta que vuelve a arrancar en 1906 que una de las más antiguas clásicas empieza a ganar en popularidad, en gran medida gracias a grandes ciclistas como François Faber u Octave Lapize que en los primeros años escriben su nombre en el palmarés de la prueba.

Hasta los años 60 la carrera fue dominada al 50% por ciclistas franceses y belgas, cuando los holandeses van ganando fuerza desplazando a los franceses, y no es hasta medidados de los 80 que la carrera abre más las fronteras siendo muy distintas las nacionalidades de los ciclistas que se alzan con la victoria.

Entre los más laureados encontramos a Gustave Danneels, Paul Maye, Guido Reybroeck y Erik Zabel con tres triunfos cada uno, cifra que puede igualar este año Philippe Gilbert tras haber ganado las dos últimas ediciones. Otros ganadores ilustres son Virenque, Museeuw, Kelly, Jean-Luc Vandenbroucke o Van Looy.

Como nota curiosa, ésta fue una de las pocas carreras que el gran Eddie Merckx no ganó a lo largo de su carrera.

-Recorrido-

Pese a lo que su nombre indica, la carrera sale de la localidad de La Loupe, situada a 100km al suroeste de la capital francesa. Desde allí la carrera se dirigirá hacia el sur, entre Orleans y Le Mans, hasta encontrar 233km después la linea de meta en Tours.

El perfil de la prueba no presenta excesivas dificultades, por lo que los sprinters pueden adaptarse a él perfectamente, aunque los repechos situados en los últimos quince kilómetros pueden hacer que, como ya ha ocurrido alguna vez durante los últimos años, el grupo de corredores que se jueguen la victoria se muy reducido.

-Favoritos-

Filippo Pozzato (Team Katusha): tras la decepción que supuso quedarse a las puertas de las medallas en Geelong después de una carrera aceptable, el italiano querrá maquillar un palmarés de esta temporada 2010, que no está acorde a la clase que atesora.

Peter Sagan (Liquigas – Doimo): el joven talento eslovaco, tras descubrir la cara más amarga del Mundial busca encontrar sensaciones de cara al Giro de Lombardía y acabar una inmejorable temporada con un buen sabor de boca. Junto a él Bennati o Chicchi tendrán sus opciones en caso de una llegada al sprint.

Philippe Gilbert (Omega Pharma – Lotto): tras la exhibición de fuerza sin recompensa que nos regaló el pasado domingo y la superioridad mostrada, el valón querrá seguro resarcirse ganando una prueba a la que le tiene tomada la medida, y sabiendo cómo es, querrá hacerlo a lo grande.

Tom Boonen (Quick Step): superados sus problemas de rodilla, Tommeke volvió a la competición en el circuito Franco-Belga con resultados discretos en busca de cojer un punto de forma que le permita acabar fuerte el año. El año pasado acabó segundo, y la prueba se adapta muy bien a sus características.

Óscar Freire (Rabobank): otro de los que tras el Mundial no les queda demasiado donde llevarse una alegría. Sin estar en el mejor momento de su carrera a estas alturas de temporada, el elevado kilometraje es su mejor arma.

Gerald Ciolek (Milram): una vez anunciado su fichaje por Quick Step el alemán querrá dar una última alegría a un cojunto Milram que vive sus últimos días.

Borut Bozic (Vacansoleil): el esloveno se quedó el año pasado con la miel en los labios, cuando tras un excelente final llegó a meta con dos grandes como Gilbert y Boonen, donde las fuerzas le fallaron. Será una de las opciones del equipo holandés, que se presenta a la cita con un equipazo donde se encuentran también otros potenciales ganadores como Romain Feillu, Marcato, Leukemans y nuestro Hídolo Johnny Hoogerland.

La apuesta de C&H: Sylvain Chavanel (Quick Step)

Previa: Tour de Suisse

-La prueba-

La que para muchos es la cuarta mejor vuelta por etapas del calendario internacional detrás de las tres grandes vuelve con más fuerza en este 2010. A la mejora en cuanto a la nómina de corredores que tomarán la salida en Lugano hay que añadir una mejora en la programación del recorrido, con un ápice más de dureza después de que la edición de 2009 fuera considerada como “light”.

En plena rivalidad con la Dauphiné por albergar a los mejores ciclistas en su camino de preparación para la disputa del Tour de Francia, el Tour de Suiza se adelanta a la ronda gala y sigue ganando adeptos como prueba para citada preparación. Armstrong, los Schleck, Gesink, Kreuziguer y una gran nómina de sprinters encabezados por Cavendish, Boonen y Freire que se batirán durante nueve etapas en las tierras del país del chocolate.

-Historia-

Hasta la fecha se han disputado 79 ediciones de la Vuelta a Suiza desde sus inicios en 1933 donde después de cinco etapas en línea el austriaco Max Bulla se convirtió en el primer vencedor de la prueba.

Tradicionalmente dominada por corredores suizos e italianos, son muchos los grandes corredores que inscribieron su nombre en el palmarés de la ronda, tales como Gino Bartali en la década de los cuarenta, Pasqueale Fornara quien ostenta en récord de victorias con cuatro entorchados durante la década de los cincuenta, Eddy Merckx o Sean Kelly.

Más contemporáneos fueron los triunfos de Lance Arsmtrong en 2001, o las dos victorias conseguidas por Jan Ullrich en 2004 y 2006.

En cuanto a los españoles, José Manuel Fuente en 1973 consiguió la primera victoria y Aitor González en 2005 la segunda y última.

-Recorrido-

1º Etapa 12 de Junio de 2010: Lugano – Lugano, 7,6 kms. CRI

La apuesta de C&H: Fabian Cancellara (Saxo Bank)

2ª etapa 13 de Junio de 2010: Ascona – Sierre, 167,5 kms

Altos: Simplonpass (km 81.4, 1ª), Valençon (km 154.2, 3ª)

La apuesta de C&H: Óscar Freire (Rabobank)

3ª etapa 14 de Junio de 2010: Sierre – Schwarzenburg, 196,6 kms

Altos: Col des Mosses (km 84.4, 1ª), Kalchssacton (km 172. 3ª)

La apuesta de C&H: Peter Sagan (Liquigas – Doimo)

4ª etapa 15 de Junio de 2010: Schwarzenburg – Wettingen, 192,2 kms

Altos: Rogensberg (km 144.1 y 172.6, 3ª)

La apuesta de C&H: Mark Cavendish (Columbia-HTC)

5ª etapa 16 de Junio de 2010: Wettingen – Frutigen, 172,5 kms

Altos: Schallenberg (km 116.6, 2ª), Aeschi (km 162.5, 3ª)

La apuesta de C&H: Peter Sagan (Liquigas-Doimo)

6ª etapa 17 de Junio de 2010: Meiringen – La Punt, 213,3 kms

Altos: Sustenpass (km 28.5, HC), Ciberalppass (km 67.7, 1ª), Albulapass (km 203.6, HC)

La apuesta de C&H: Roman Kreuziguer (Liquigas-Doimo)

7ª etapa 18 de Junio de 2010: Savognin – Wetzikon, 204,1 kms

Altos: Widhaus (km 106.9, 2ª), Hulttegg (km 153.8, 3ª), Bettswil (km 191, 3º)

La apuesta de C&H: Óscar Freire (Rabobank)

8ª etapa 19 de Junio de 2010: Wetzikon – Liestal, 172,4 kms

Altos: Siglistorter Höhe (km 65.4, 3ª), Wittnauer Höhe (km 120.7, 3ª), Wintersinger Höhe (km 136, 3ª), Arisdorf (km 158, 3ª)

La apuesta de C&H: Heinrich Haussler (Cervélo TT)

9ª etapa 20 de Junio de 2010: Liestal -Liestal, 26,9 kms CRI

La apuesta de C&H: Fabian Cancellara (Saxo Bank)

-Favoritos-

  • Frank Schleck (Saxo Bank): segundo en el reciente Tour de Luxemburgo, el mayor de los hermanos Schleck encabezará un potente Saxo Bank en el que además de contar con la presencia de su hermano estará el vigente campeón, el local Fabian Cancellara al cual se le presenta complicado repetir victoria.
  • Joaquín Rodríguez (Katusha): Purito vuelve a la competición después disputar bravamente el primer tercio de la temporada. La falta de ritmo puede correr en su contra.
  • Roman Kreuziguer (Liquigas Doimo): primero en 2008 y tercero en 2009, el checo viene con el único objetivo de repetir victoria en un recorrido que al no contar con llegadas en alto le beneficia.
  • Tony Martin (Columbia-HTC): junto al australiano Michael Rogers será el líder el conjunto americano. Segundo en 2009, sólo superado por Cancellara, el teutón viene de ganar la crono en Los Ángeles del Tour de California presentándose en un buen estado para seguir creciendo como ciclista.
  • Luis León Sánchez (Caisse D´Epargne): ante la ausencia de Alejandro Valverde en el seno del equipo, será el encargado de tomar las riendas de un equipo acostumbrado a las mieles del triunfo y que no por ello dejará de ganar. El destino le deja un papel difícil de asumir pero con la calidad suficiente para afrontarlo.
  • Robert Gesink (Rabobank): el joven holandés no se caracteriza por ser un rematador sobre la bicicleta. Buscará estrenar su casillero esta temporada encabezando un Rabobank en que también estará el cántabro Oscar Freire.
  • Lance Armstrong (RadioShack): recuperadas las sensaciones después del infortunio de California, el americano regresa a Suiza donde ya consiguiera la victoria en 2001. Le acompañará buena parte del equipo que disputará el Tour, con Leipheimer y Klöden entre otros.
  • Matteo Carrara (Vacansoleil): viene de adjudicarse el Tour de Luxemburgo gozando de un excelente estado de forma fuera de tensiones pro Tour de Francia. Será la punta de lanza de un potente Vacansoleil, los cuales, quieren responder mediante triunfos la no invitación por parte de ASO para la disputa de la Grand Bouclé.

Tampoco nos tendremos que olvidar de otros corredores que tomaran la salida en Lugano y optarán a disputar la general como por ejemplo el espigado canadiense del Garmin Ryder Hesjedal, Linus Gerdemann, Sandy Casar, Thomas Lövkvist, Stijn Devolder,  Oscar Pereiro, Kim Kirchen u otros corredores que seguro darán que hablar como el fenómeno Peter Sagan, Philippe Gilbert o Maxim Iglinskiy.

Para las volatas estará, en parte, lo mejorcito del pelotón al contar con la presencia de Mark Cavendish, Tom Boonen, Oscar Freire, Thor Hushovd, Gerald Ciolek, Robbie McEwen, Allan Davis, Greg Van Avermaet, José Joaquín Rojas, Alessandro Petacchi, Koldo Fernández de Larrea o Yauheni Hutarovich.

Y como no, nuestros HIDOLOS, Serge Pauwels y Johnny Hoogerland.

La apuesta de C&H: Roman Kreuziguer (Liquigas – Doimo)

Previa: Tour de California

-LA PRUEBA-

En dura pugna con el Tour of Georgia, el Tour of California posiblemente sea la carrera más importante que se disputa en Norteamérica. Cruzando toda California durante 8 días, esta edición se ha trasladado de fechas desde febrero a abril, lo que la hace coincidir con el Giro de Italia. Es su última edición como UCI America Tour, ya que el próximo año ya pasará a pertenercer al calendario Pro Tour.

Con un cartel de lujo, contando con gran parte de los mejores corredores norteamericanos, léase Armstrong, Hincapie, Hesjedal, Zabrinskie, Horner o Leipheimer entre otros y una gran participación europea con Boonen, Cavendish, Sagan, Cancellara, Andy SchelckHaussler, no tiene nada que envidiarle al Giro.

-HISTORIA-

En su breve historia, ya que esta será su 5ª edición, solo ha conocido ganadores estadounidenses, en 2006, Floyd Landis (Phonak) y en las tres últimas ediciones, Levi Leipheimer. Es más, la carrera siempre ha sido protagonizada por corredores de esta nacionalidad, y es raro encontrar algún componente del podium no estadounidense. Solo Rogers, Voigt y Millar han podido hacerse la foto final con el ganador.

-RECORRIDO-

1ª etapa. Domingo 16 de Mayo: Nevada City – Sacramento (167 kms)

Apuesta de C&H: Mark Cavendish (Columbia – HTC)

2ª  etapa. Lunes 17 de Mayo: Davis – Santa Rosa (176 kms)

Apuesta de C&H: Heinrich Haussler (Cervelo)

3ª etapa. Martes 18 de Mayo. San Francisco – Santa Cruz (183 kms)

Apuesta de C&H: Matti Breschel (Team Saxo)

4ª etapa. Miercoles 19 de Mayo. San Jose – Modesto (196 kms)

Apuesta de C&H: Tom Boonen (Quick Step)

5ª etapa. Jueves 20 de Mayo. Visalia – Bakersfield (195 kms)

Apuesta de C&H: Peter Sagan (Liquigas)

6ª etapa. Viernes 21 de Mayo. Palmdale – Big Bear Lake (218 kms)

Apuesta C&H: Lance Armstrong (Radioshack)

7ª etapa. Sábado 22 de Mayo. Los Angeles. CRI (33,6 kms)

Apuesta de C&H: Tony Martin (Columbia – HTC)

8ª etapa. Domingo 23 de Mayo. Thoushand Oaks (4 vueltas) (134 kms)

Apuesta C&H: J. J. Haedo (Team Saxo)

-FAVORITOS-

Levi Leipheimer (RadioShack): Con tres victorias finales en su palmarés, el corredor de Billings intentará conseguir el poker de victorias en esta edición. Con un año bastante flojo, es su primera opción de victoria final. Como siempre, todo dependerá de su rendimiento en la montaña y en la crono larga.

Lance Armstrong (RadioShack): Tras su 7ª posición de la temporada pasada, en esta ocasión y con el cambio de fechas puede ser uno de los grandes aspirantes a la victoria final. Continúa su preparación específica de cara al Tour y esta prueba puede ser un test importante. Si está bien, no dudamos que el equipo se volcará en él. Lleva dos años sin levantar los brazos y que mejor lugar que hacerlo que en casa.

Jens Voigt (Team Saxo): Saxo presenta su equipo de gala, con Andy Schelck, Fuglsang, JJ Haedo o Fabian Cancellara entre otros. Posiblemente anden un poco cortos de forma, y el veterano corredor alemán sea su apuesta por la prueba. Ya fue 2º en 2007 y 4º la temporada pasada, sabe lo que son las victorias parciales en esta prueba (2007 en San José).

Ryder Hesjedal (Garmin): El canadiense está realizando una magnifica temporada e intentará sorprender a los RadioShack en el duelo de equipos estadounidenses Pro Tour (junto a HTC – Columbia y el mismo RadioShack). Posiblemente tenga problemas para mantener el nivel en la crontrarreloj de sus rivales pero puede sorprender en la etapa de montaña.

David Zabrinskie (Garmin): Dos veces 2º (2006 y 2009) el campeón estadounidense contrarrelloj intentará asaltar el primer lugar del cajón. Aguantar hasta donde llegue en la etapa de Big Bear Lake e intentar dar el golpe definitivo en la crono de Los Angeles será su plan de carrera.

Tony Martin (Columbia – HTC): Tras un inicio de año bastante relajado, el joven alemán puede seguir demostrando su progresión en California. La prueba americana puede ajustarse a su perfil de corredor, y tras el 2º puesto final en el Tour de Suiza del año pasado, es hora de comenzar a sumar victorias importantes.

Peter Sagan (Liquigas): El fenómeno eslovaco, casi con total seguridad llegará pasado de forma, pero nadie es capaz de negarle su capacidad de sorprendernos de nuevo. Ganador de etapa en Paris – Niza y Romandia, conseguir una etapa aquí ya sería de temporada de Matricula de Honor. Con solo una etapa de alta montaña, puede ser la sorpresa en la general si consigue pasarla por delante.

Apuesta de C&H: Tony Martin (Columbia – HTC)

Historia sin historia

Fabian Cancellara ha corrido y ganado la París-Roubaix 2010. Lo ha hecho en el mismo espacio y tiempo que Tom Boonen, Juan Antonio Flecha, Filippo Pozzato o Thor Hushovd, pero sin competir contra ellos: lo hacía contra Moser, De Vlaeminck o Merckx. Lo hacía contra el Olimpo ciclista de pleno, levantado ante dos exhibiciones consecutivas que lo tambalean. Allí saben que hay un suizo estratosférico tirando la puerta abajo de la misma forma que martiriza a sus bielas sobre las piedras. Pase lo que pase, este elegido ya forma parte de la estirpe de los más grandes.

Nos encontramos en un punto en el que la superioridad de Cancellara empieza a ser un problema para el aficionado. En Roubaix había dos (ponga el número que guste) escalones entre el líder del SaxoBank y el resto de ciclistas, incluyendo a un campeón como Tom Boonen, indigno ayer de su condición. Indigno porque la carrera se decidió cuando el campeón de Bélgica cometió un error de juvenil: a 50 km. de la meta, en un tramo asfaltado cerca del pavé de Mons-en-Pévele, Tommeke bajó hasta cola del grupo para tomarse un respiro e incluso alimentarse un poco. Cancellara lo vio, calculó la distancia y comenzó su contrarreloj individual hacia el velódromo. Por supuesto, no lo volverían a ver hasta allí.

La carrera pudo decidirse en cualquier otro momento, porque al fin y al cabo Cancellara era muy superior. Pero fue cuando Boonen falló. No fue un fallo como el de hace ocho días, cuando perdió la rueda del suizo en el Kapelmuur; aquello fue morir de pie y con la espada en alto, en plan legendario. Ayer erró de forma ridícula cuando sólo tenía una rueda que vigilar, aunque fuese una sensiblemente más fuerte que la suya. Tom Boonen ha caído sin grandeza en esta Roubaix, aunque acabara demostrando su raza y su carácter.

El resto merece poco más que una mención. Todos aceptaron su papel de invitados a la exhibición de Fabian Cancellara y ni quisieron ni habrían podido oponer resistencia. Luego pelearían por los lugares de honor -Hushovd y Flecha llegaron segundo y tercero respectivamente, tras jugárselo en el velódromo-, aunque ellos también sabían que todo el honor se había ido unos dos minutos y medio por delante. Fue una carrera sin competición, de lo intimidados que estaban todos por el coco desde el domingo pasado.

Así se llevó Cancellara la emoción de la prueba, la gloria y su segundo pedrusco. La diversión ha estado en contemplar esta exhibición de otro tiempo, precisamente poco amena para el espectador por pertenecer a esta era. Estamos gastando la palabra historia con estas gestas, pero es que la lengua no conoce una forma más precisa de definir la situación. Después de todo, cuando Fabian Cancellara se suba a una bicicleta, lo hará a la vez en el pasado, en el presente y en el futuro. Ésa es su diversión y también la nuestra.

David Vilares

Previa París – Roubaix: los favoritos

Tom Boonen (Quick Step): complicada situación la que se le presenta a Tommeke en la salida de Compiègne. No por afrontar su última gran cita de la primavera sin ningún triunfo digno de su talla y talento (como también le sucediera en 2008 y 2009), sino porque las garantías con las que afrontará su curso sobre los adoquines que inundan el norte de Francia dependerá de los designios de Fabian Cancellara. Si la forma y motivación con la que el suizo afronta la carrera del domingo es la misma con la que afrontó De Ronde, las posibilidades de Boonen y el QS se reducen, ya que esta es la carrera que más encaja con las características de Espartaco. Luchará, por tanto, el campeón belga contra las inclemencias del tiempo, de la performance supuesta de Cancellara y de la presión que supone que un corredor como él se vaya de vacío en la primavera ciclista, además, habiéndose situado ya en el segundo escalón del podium en los dos Monumentos hasta ahora corridos: la Classicissima y De Ronde. Contará con la supuesta colaboración de Stijn Devolder y Sylvain Chavanel, aunque el primero quizás por motivación y el siguiente por calendario, no se encuentra en su mejor forma para afrontar uno de los días más complicados del año.

Tommeke, triple ganador en el velódromo

Fabian Cancellara (Saxo Bank): en estos momentos el favorito número uno. Tras la exhibición dada en de Ronde, el suizo se presenta en el Infierno del Norte en una condición física óptima. Cuenta ya con una victoria en 2006 y un segundo puesto en 2008, además de otros dos Top10 en las ediciones 2004 y 2005. Conocida su gran habilidad sobre los adoquines y su excepcional clase como rodador, sólo una llegada en un grupo reducido le podría privar de convertirse en el décimo ciclista en conseguir doblete en los Monumentos empedrados. Habrá que tener en cuenta también a Matti Breschel, al que la suerte no ha acompañado en las últimas pruebas en Bélgica, y a Stuart O’Grady, que lejos de ser aquel que ganó la prueba en 2007, siempre será un apoyo importante.

Fabian Cancellara entra victorioso en la PR de 2006

Filippo Pozzato (Katusha): tras haberse perdido los últimos días de La Panne y De Ronde por unas fiebres estomacales, Pozzato busca su segundo Monumento tras una primavera un tanto aciaga, donde estos problemas físicos y diversos “despistes” tácticos le han valido para llegar con cero triunfos a la carrera del domingo. Es complicado pronosticar en qué forma llega con concreción Pippo a la cita con el infierno, pero si sus problemas estomacales no le ha supuesto una atraso considerable, estará entre los claros favoritos a una carrera donde ya el año pasado se subió al podium.

Juan Antonio Flecha (Team Sky): el catalán vuelve un año más a su carrera predilecta, y este año, en uno de los mejores momentos de su carrera deportiva; pese que en el Tour de Flandes no hizo su mejor actuación, la victoria en la Omloop Het Nieuwsblad debería aportarle un punto de tranquilidad. En sus ocho participaciones en esta carrera ha conseguido resultados meritorios donde destacan el 2º puesto de 2007 y el 3º de 2005, además de dos Top10 y dos Top15. Con la baja confirmada de Edvald Boasson Hagen parte como líder absoluto del Team Sky y deberá apoyarse en compañeros como Arvesen para conseguir ese sueño de loco que lleva persiguiendo desde que se inició en el mundillo del ciclismo.

Thor Hushovd (Cervélo): tras haber subido en 2009 por primera vez al podium del velódromo de Roubaix, el noruego busca su primer Monumento después de rondar los podiums de esta carrera y de la Milán-Sanremo. Su estado de forma no parece ser el más adecuado, no estuvo a la altura en De Ronde, como tampoco en las clásicas preparatorias (un 6º puesto en la KBK es su mejor resultado del año), pero su competitividad está fuera de toda duda. Su punta de velocidad, superior a la de muchos contendientes, le supone una ventaja. Así lo ha demostrado en las dos clásicas de piedras en las que ha resultado vencedor, Omloop Het Nieuwsblad (2009) y Gent-Wevelgem (2006). Junto al noruego, saldrá en el nueve de Cervélo Roger Hammond, con mucho bagaje a sus 36 años en este tipo de carreras (TOP 10 a lo largo de su carrera en De Ronde, GW (4 veces),  E3, Dwars door Vlaanderen y podium en la París-Roubaix de 2004) y que supondrá una buena ayuda para el líder del equipo suizo, quienes, por cierto, contarán con una baja importantísima, la de Heinrich Haussler.

George Hincapie (BMC): Y que la suerte sonría esta vez. El americano tiene un historial de pinchazos, saltos de cadena, caídas inoportunas,… en el infierno del norte que, por muy bien que llegue, y eso parece, si la rueda de la fortuna no cambia de sentido no hay nada que se pueda hacer. George llega a la prueba, tras su buen papel en De Ronde, como único líder del conjunto suizo-americano que tiene en sus filas a los desaparecidos Marcus Burghardt y Alessandro Ballan que, si recuperan el golpe de pedal, bien podrían estar delante. Y como reza la popular canción de The Smiths Hincapie debe estar repitiéndose aquello de So please, please, please, let me get what i want this time. Cierto es que sería la primera vez.

Leif Hoste (Omega Pharma – Lotto): El ex de Discovery Channel volverá a liderar al eterno equipo belga en Roubaix, con la baja de Philippe Gilbert, cuyas características no se ajustan al Infierno del Norte. Hoste se quedó con la miel en los labios en un par de Rondes, pero nunca ha conseguido subirse al cajón en los pavés de Roubaix. Es un ciclista regular, sin demasiado brillo, con buena planta y grandes cualidades para rodar y experiencia. Estará acompañado por el todavía joven Greg van Avermaet, que lleva un año decepcionante y, pese a que no le faltan condiciones, nunca ha acabado de brillar en el Norte. Junto a Roelandts, Scheirlinckx, Lang, Cretskens y cía. conforman un bloque de rodadores solidísimo, falto de calidad y carácter para brillar en la carrera.

Manuel Quinziato (Liquigas): tras un Top15 en 2008 y un Top10 en 2009, el italiano llega al segundo domingo de Abril sin nada que perder, ya que ni él es un especialista sobre el pavé, ni para el equipo es una prueba marcada en rojo en el calendario. Llega bien de forma después de hacer buenos puestos en todas las etapas de los Tres Días de la Panne, por lo que aunque sin contar en exceso a la victoria final, sí que podrá dar juego en la zona intermedia del recorrido. Junto a él, Frederik Willems, Aleksandr Kuchynski y la sensación de este inicio de temporada, el eslovaco Peter Sagan, quien en 2008 acabó en segunda posición de la prueba junior.

Tyler Farrar (Garmin – Transitions): El velocista estadounidense no debutará en esta edición de la París-Roubaix, pero sí que la afrontará por primera vez con aspiraciones al triunfo, después de que desvelase este año que le gustaban las piedras. Hasta ahora lleva una notable campaña primaveral: una etapa en La Panne, quinto en Flandes y ganador del ScheldeprijsVlaanderen el miércoles pasado, delante de McEwen y Boonen. No tiene experiencia pero se dejará ver por los puestos de cabeza. Estará acompañado por la sensación de la campaña del Norte en 2008, el holandés Martijn Maaskant, que no ha vuelto a brillar como aquel año (fue cuarto tras Boonen, Cancellara y Ballan). También estará el gran gregario Johann van Summeren, quinto el año pasado, al que Omega Pharma echará de menos pese a su discreta temporada. Y será curioso ver lo que puede ofrecer David Millar, que está rodando como nunca en las piedras.

Bernhard Eisel (Columbia): El Columbia tras la marcha del campeón americano en ruta y del alemán Burghardt en dirección a BMC se queda, sobre el papel, sin ningún candidato a hacer un puesto de honor en la llegada a Roubaix. Eisel, que hizo su papel habitual en De Ronde Van Vlaaderen, no mostró la mejora que podría haberle brindado su victoria en Gante-Wevelgem y el resto del equipo, a excepción de Sieberg y Goss – Bak en menor medida, no parece estar destinado a las piedras. Lo más probable es que el equipo estadounidense pase totalmente desapercibido cuando empiece la batalla.

Sebastian Langeveld (Rabobank): o bien el de Leiden o bien Lars Boom, deberían ser los puntales del conjunto holandés para estar delante en el Infierno del Norte. Ninguno de los cuenta con una participación destacable, de hecho, Boom es la primera vez que participará en ella. Por ello, y teniendo la más que sensible baja de Juan Antonio Flecha, el objetivo de Rabobank será tener la mayor relevancia en carrera posible y tratar de meter a uno de sus corredores en puestos TOP. Y el más indicado para ello es Langeveld, pero tanto Boom como los más veteramos Poosthuma o Tjallingii podrían tener su momento durante la carrera que tendrá lugar el domingo.

Frédéric Guesdon (La Française des Jeux): Uno de los eternos del pelotón, es el último ganador francés en Roubaix (también es la última victoria gala en un Monumento), lo hizo sorprendiendo en 1997 a un grupo de ocho corredores, muy numeroso para lo que suele ser esta carrera. Ya por entonces corría en el equipo de Madiot en el primer año en el pelotón del conjunto lotero, del que no se ha movido desde entonces. Han pasado 13 años pero a sus 38 primaveras Guesdon sigue siendo la mejor baza de su equipo para la Paris-Roubaix, aunque nunca haya vuelto a brillar al nivel de esa edición (séptimo en 2006, nueve veces entre los 20 primeros). Este año llega a su gran cita tras hacer buenos resultados en Het Nieuwsblad (11º) y Flandes (18º), así que no sería de extrañar verle una vez más peleando por entrar en la selección final de una carrera que suele premiar a los grandes veteranos. Sus acompañantes más destacados son el ex-pistard Ladagnous y el prometedor Offredo, buenos rodadores con actuaciones destacadas en algunas semiclásicas belgas.

Frédéric Guesdon, sorprendente ganador en 1997

Sebastien Rosseler (RadioShack): como ya ocurriera en de Ronde, con la baja por lesión de Gert Steegmans, el belga se encuentra al frente de un equipo que no debería tener repercusión alguna en carrera, más allá de que algún corredor se filtre en la fuga. Junto a él corredores como Yaroslav Popovych o Gregory Rast, que tampoco deberían tener ninguna influecia en la prueba. El cupo de presencia del equipo, como viene siendo habitual lo ha copado Armstrong desde la sombra, que al final ha decidido no examinar los tramos que se recorrerán durante el Tour para prevenir cualquier contratiempo.

Steve Chainel (BBOX Bouygues Telecom): afronta su segunda participación en la prueba tras su participación en 2009 en la que su objetivo era adquirir sensacioines y conocimientos. Llega en buena forma, como demostró ganando la etapa adoquinada de los Tres Días de la Panne y haciendo una buena A Través de Flandes, además de un muy meritorio 17º puesto en el Tour de Flandes. A sus 26 años, su objetivo seguir ganando experiencia para en el futuro poder tener una mayor incidencia en carrera de la que se espera de él en esta edición. El equipo tampoco le ayudará demasiado, pues tampoco tiene entre sus filas especialistas en las piedras.

Niki Terpstra (Milram): A sus 26 años, el corredor holandés sigue madurando en el pavés como demuestra el podium de A través de Flandes. Su objetivo para esta edición no debe de ser otro que mejorar el 17º puesto de la pasada edición. En el equipo lechero también encontramos al veteranísimo Servais Knaven, ganador en 2001, o al belga De Vocht dos corredores con buenas prestaciones en el pavés frances.

Servais Knaven, embarrado, ganador en 2001.

Koen de Kort (Skil – Shimano): El equipo holandés, al igual que en el Tour de Flandes, presentará batalla al inicio de carrera para dejarse ver. Sin opciones reales para la victoria, ni para estar delante en los momentos importantes de la carrera. El único nombre a destacar, es el de Koen de Kort, que hizo una buena A traves de Flandes (12º) y en sus tiempos en Libery (2005) acabó 24º.

Luca Paolini (Acqua&Sapone): el veterano corredor lombardo está llamado a ser la cabeza visible del equipo de Bruno Cenghialta, el cual tendrá que corresponder la invitación por parte de ASO. De momento la temporada primaveral en Bélgica no se le ha dado nada mal, finalizando en top 10 en las cuatro pruebas que ha disputado, incluyendo la Gante-Wevelgem, Omloop y A través de Flandes. Será la única opción del Acqua & Sapone de tener representación en carrera, el resto de la formación apenas contará con oportunidades en un territorio que no es el suyo.

Rubens Bertogliati (Androni-Giocattoli): sorprende la invitación del equipo de Giovanni Savio a una prueba que no se adapta para nada a sus características como equipo y siendo la primera toma de contacto con el pavé en toda la temporada. El suizo, buen rodador, será el hombre fuerte en una formación que abunda la juventud, donde el principal objetivo será adquirir experiencia y tener presencia en los kilómetros iniciales, justo antes de la aparición de los tramos adoquinados.

Björn Leukemans (Vacansoleil): Los holandeses quieren demostrar a ASO que han cometido un gran error al no incluirlos en el 22 del Tour de Francia. El belga Leukemans llega en un excelente momento de forma como demuestra el 4º puesto del pasado Tour de Flandes y su campaña en el adoquín flamenco en general, su objetivo debería de ser subir al podium e intentar mejorar la cuarta posición que consiguió en 2007. Tras los hors-categorie, Cancellara y Boonen, entra dentro del grupo de favoritos para vencer en el Velódromo.

JJ Rojas (Caisse d´Epargne): el murciano encara una carrera que gusta de correr, y que afronta por tercera vez habiendo quedado 26ª con apenas 22 años y un año después, 55º. Sus condiciones para esta carrera, como así comentamos en la previa de De Ronde, crecerían si pudiera afrontar todo el calendario de piedras, no para ser un super ganador en estas carreras, pero sí para dejarse ver, tener puestos destacados y poder optar con el paso de los años y la adquisición de experiencia.

Lloyd Mondory (Ag2r-La Mondiale): Las escasas opciones de tener presencia en el tramo decisivo de carrera para Ag2r pasan por este potente corredor, especialista en pruebas de un día, que se encuentra en el mejor momento de su carrera tras haber mostrado un estado de forma dulce en las recientes carreras belgas: décimotercero en Harelbeke, décimocuarto en Flandes y noveno en el Scheldeprijs, siempre llegando en los grupos principales. También el veterano Hinault parece llegar en buena forma, pero tanto él como el resto de jóvenes componentes del equipo deberán buscar la fuga inicial para dejarse ver o incluso conseguir un puesto reseñable al final de carrera.

Jens Keukeleire (Cofidis): Aunque éste vaya a ser su primer Infierno del Norte y con toda probabilidad sea demasiado pronto para él, su nombre es el más destacado del ocho que presenta Cofidis. Su fulgurante inicio de temporada así lo acredita, pero en esta carrera el fondo y la experiencia son capitales, así que su objetivo debería ser terminar y aprender. Habrá que estar atentos también al papel de sus compatriotas Ista, Sijmens y Zingle (otro joven prometedor, al que anuncian como el nuevo Gilbert) que podrían tener jugar su papel. Sobre el papel no deberían ser un equipo excesivamente protagonista más allá de la búsqueda de la fuga bidón, pero están enrachados en este principio de temporada, así que tampoco se les puede descartar del todo para estar presentes en la parte final de la prueba.

Jimmy Casper (Saur-Sojasun): El equipo dirigido por Stéphane Heulot no parece tener ningún corredor capaz de estar con los mejores en la parte decisiva de la carrera, si bien sí tiene un conjunto de ciclistas capaces de hacerlo bien si se dan las circunstancias favorables como una carrera menos selectiva de lo esperado o una fuga que coja bastante ventaja. Casper quizá sea el más destacado, llega tras hacer octavo en el sprint del Scheldeprijs y tiene dos Top25 en la carrera. También Engoulvent y Poulhies son corredores potentes que tienen en su historial puestos meritorios en anteriores ediciones. El objetivo principal de todo el equipo debe ser el de meterse en la fuga para seguir reivindicándose (aunque el Tour ya no sea posible) y a partir de ahí conseguir el mejor puesto posible en el velódromo.

Mirco Lorenzetto (Lampre – Farnese Vini): Conjunto de circunstancias el presentado por la escuadra transalpina en Flandes y Roubaix, tras la marcha de Alessandro Ballan. Se han traído a ocho ciclistas con escasa experiencia en las carreras de piedras, pese a la veteranía de algunos nombres, como el propio Lorenzetto, Angelo Furlan o Danilo Hondo.d Lo interesante del ocho de Lampre es la inclusión de sus dos jóvenes promesas italianas, Adriano Malori y Alfredo Balloni, dos jóvenes rodadores que están conociendo la dureza de las clásicas del Norte en la temporada 2010.