Archivo de la etiqueta: Taylor Phinney

BMC Racing Team: haciéndose fuertes en los adoquines

Tras un año de asentamiento en el pelotón, el BMC encara la temporada 2011 con optimismo y con metas más importantes de cara a hacerse un equipo fuerte dentro del pelotón internacional. Para ello el objetivo primordial, el cual han conseguido, era conseguir entrar dentro de los 18 equipos ProTour para la nueva temporada. Así pues, tras un 2010 aceptable, el BMC ha dado un salto de calidad, especialmente en la especialidad en la que están centrándose más, el pavé.  Para ello ha fichado a especialistas en esta disciplina como Greg Van Avermaet -además de ser un sprinter que pasa bien la media montaña- o Manuel Quinziato, que deja Liquigas para enrolarse en un equipo más acorde a sus características. Para ayudar a Evans en la montaña, han fichado a dos corredores de segunda fila, que no destacan especialmente pero que pueden desempeñar bien esa labor, Amael Moinard y Johann Tschopp. Por último, quizás el fichaje más sonado de la campaña ha sido el del americano Taylor Phinney, corredor que ha deslumbrado a todo el mundo dentro del circuito sub-23 y que dará mucho que hablar.

Piezas clave

De nuevo el corredor sobre el que están centradas todas las miradas es el ya ex-campeón del mundo Cadel Evans. El australiano tendrá que tomar las riendas del equipo en las grandes vueltas para darle presencia a la escuadra suiza. Si está al nivel del Giro del año pasado, sin duda que nos dará horas de espectáculo, aunque 33 años quizás sean ya demasiado para exigirle que esté con los mejores. En cualquier caso, Cadel es capaz de lo mejor y de lo peor, por lo que no habrá que perderle de vista.

El equipo no cuenta con otros corredores de relumbrón que puedan acompañar a Evans en la montaña, ya que los outsiders del equipo están especializados en el pavé. Un ya decadente Alessandro Ballan que no hizo un buen 2010 será uno de los principales encargados de darle notoriedad al equipo en los adoquines. Junto a él, George Hincapie o Marcus Burghardt. Ellos serán los encargados de llevar al equipo a lo más alto en la primavera de 2011.

La posible explosión de… Taylor Phinney

El joven corredor americano ganador de la prueba de contrarreloj en el Mundial de Geelong ha sido el fichaje más sonado de la pretemporada. Y como para no serlo. Un chaval que igual te puede conseguir un triunfo en la contrarreloj del mundial sub-23 como ganar la París-Roubaix sub-23. Es por esto que tanto se rumoreó con su fichaje. Aunque en un principio pareciera que lo tenía hecho con el RadioShack, la no seguridad de tener un patrocinador para 2012 hizo que Phinney se decantara por el BMC, un equipo que le ayudará a progresar en las piedras. Puede empezar a ganar en el año de su debut. Ya ha conseguido cosas muy importantes, por lo que se espera todo de él.

¿Hasta dónde podría llegar el BMC?

El equipo está hecho para dominar las pruebas de pavé, aunque siempre sujeto a lo que Cancellara decida hacer, pero sin duda son el equipo con más ciclistas de calidad en esta especialidad junto con el Garmin-Cervelo, que con la fusión han quedado muy reforzados. Es por esto que se tienen las expectativas muy altas en cuanto a sus resultados en los adoquines. Ballan, Burghardt, Hincapie, Van Avermaet, Quinziato o Phinney deben dejarse ver y conseguir alguna victoria en este tipo de pruebas. En las grandes vueltas, depende del rendimiento y del estado físico de Evans, pero no parece que vayan a tener mucha presencia en estas pruebas.

Anuncios

RadioShack amplía su plantilla

El equipo de Johan Bruyneel ha cerrado durante estos días dos fichajes que amplían su plantilla sin llegar a mejorarla. Se trata del irlandés Philip Deignan, que procede del ya extinguido conjunto Cervelo Test Team y el joven portugués del conjunto Xacobeo Nelson Oliveira. Ambos llegan de equipos que no continuarán en el pelotón internacional el año que viene debido a diversos problemas.

Philip Deignan llega al RadioShack tras un nefasto 2010 en el que no ha conseguido ningún buen resultado con su equipo Cervelo, aunque se podría decir eso de todo el equipo, ya que  casi todos los integrantes de la plantilla ha nrendido por debajo de lo esperado. Haussler no hizo nada en primavera y hasta que Cavendish se lo llevó por delante en Suiza solo había ganado una etapa en esta misma prueba. Hushovd tampoco se dejó ver nada en primavera a excepción de su segundo puesto en Roubaix y un largo etcétera. Volviendo a Deignan, su progresión lleva ya un par de años estancada, ya que prometía ser un buen escalador y se ha quedado en nada. En cualquier caso, siempre quedará en la memoria su 9º puesto en la Vuelta Ciclista a España en el año 2009 tras conseguir la victoria en una fuga con final en Ávila por delante del checo Roman Kreuziger.

El otro fichaje es el joven portugués Nelson Oliveira.  Joven y prometedor ciclista procedente de las filas del Xacobeo Galicia. Potente contrarrelojista que consiguió el 4º puesto en la contrarreloj del Mundial de Geelong en la categoría sub-23 por detrás de Phinney, Durbridge y Kittel.  Con la llegada de Oliveira, sumada a la del ex corredor del Footon-Servetto Manuel Cardoso más los corredores Tiago Machado y Sergio Paulinho hacen un total de cuatro portugueses en la disciplina americana. Parece que la presencia del que fuera gregario de lujo de Lance Armstrong en la dirección del equipo,  Jose Azevedo se nota y confía en sus compatriotas para llevar el equipo adelante. Aunque curiosamente, poca presencia han tenido durante esta temporada. Paulinho solamente se ha dejado ver en la etapa con final en Gap que se llevó por delante de Vasily Kiryienka en un ajustado sprint. Más curioso es el caso de Machado, que tras una buena Paris – Nice, un gran Criterium Internacional y un mejor Romandía, sonaba en todas las quinielas para ir al Tour, pero quedó fuera del 9 inicial por causas todavía desconocidas. En cualquier caso, el bloque portugués que se conforma en el equipo americano dará mucho que hablar el próximo año.

Con estos dos fichajes, el Team RadioShack aumenta su plantilla, pero la espantada de Phinney con rumbo a BMC hace que el equipo se haya quedado tocado de cara a un futuro que es todavía incierto, ya que para 2012 el equipo no tiene garantizada su existencia. En cualquier caso, el equipo necesita todavía un hombre de cara a las grandes vueltas tras el fracaso de este año con Armstrong y Leipheimer. Podría ser Brajkovic el hombre que buscan, pero parece que, visto lo visto, a quien buscan está fuera ahora mismo de su plantilla. Necesitan reforzarse más y mejor.

Carlos Correa

Favoritos al Mundial crono sub 23 -Melbourne-

Hacer pronósticos para la contrarreloj del Campeonato del Mundo sub23, que tendrá lugar en la madrugada de hoy a mañana, miércoles, siempre es complicado. Prácticamente todas las carreras de la categoría optan por obviar la especialidad o apuestan por cronometradas de muy pocos kilómetros, así que suele ser difícil saber quienes son los mejores en una distancia superior como la del Mundial. Pero siempre hay algunos indicios.

Jack Bobridge Mendrisio

Jack Bobridge, ganador el año pasado

Este año el abanico de candidatos a medalla parece bastante abierto, aunque los máximos favoritos son anglosajones, ya muy asentados en la élite mundial. Por encima de todos sobresale Taylor Phinney, recientemente proclamado campeón nacional batiendo ni más ni menos que a Levi Leipheimer. Además, el nuevo fichaje de BMC también ha ganado el prólogo del Tour del Porvenir y las dos contrarrelojes del Olympia’s Tour, una hoja de resultados dificilmente mejorable que le convierte en el candidato número uno a enfundarse el maillot arco iris. Flanqueándole en este hipotético e imaginario podio previo, otros dos chavales anglosajones. El aussie Luke Durbridge está en su primer año en la categoría pero es otro de los máximos favoritos por competir en casa y sobretodo por sus magníficos resultados contrarreloj en esta parte final de temporada, ganador del Memorial Davide Fardelli en Bérgamo y tercero del Chrono Champenois. Cierra esta terna el británico Alex Dowsett, compañero de Phinney este año en el Trek-Livestrong, y campeón de Europa de la especialidad, un título siempre referente cara al Mundial. Aunque es pronto para establecer este tipo de comparaciones, Dowsett entronca con las continuas generaciones de pistards británicos brillantes en la disciplina, sucesor de grandes campeones como Boardman o Wiggins, así que habrá que tenerle muy en cuenta en el futuro.

Pero afortunadamente ahí no termina la competitividad. Los australianos tienen un equipazo, y pese a estar en un segundo escalón, no se puede descartar para hacer grandes cosas al que será megafavorito en la ruta Michael Matthews, ganador del prólogo de la Vuelta a Japón y tercero en el del Tour del Porvenir, ni al tercero en discordia (tienen tres respresentantes gracias al título de Bobridge el año pasado), su compañero este año en el Jayco-Skins Rohan Dennis, segundo y quinto en las dos contrarrelojes del Olympia’s Tour. Pese a la pujanza anglosajona, la vieja Europa también tiene cosas que decir. Empezando por el prometedor danés Rasmus Christian Quaade (¿lo conseguirá fichar Rijs para fortalecer la debilitada línea de rodadores de su renovado SaxoBank?), noveno en Mendrisio el año pasado en su primer año sub23, ha progresado muchísimo, ganando recientemente el Chrono Champenois y siendo quinto en el campeonato nacional absoluto. Tampoco hay que olvidar al portugués del Xacobeo Nelson Oliveira, sorprendente subcampeón el año pasado, algo que este año ha confirmado siendo tercero en el Campeonato de Europa y quedando entre los 10 primeros en contrarrelojes élite como las de las vueltas a Baviera y Portugal. Otros candidatos a hacer algo grande son el francés Geoffrey Soupe (lo ha fichado Madiot para FDJ), subcampeón de Europa este verano, el tremendo alemán Marcel Kittel (pasará al Skil), a las puertas de la medalla el año pasado en Mendrisio o el holandés Tom Dumoulin, ganador de la exigente contrarreloj del Girobio en Urbino este año. Finalmente, la representación española correrá a cargo del conquense del equipo amateur del Caja Rural Jesús Herrada, muy buen rodador también a nivel internacional como ya demostró siendo sexto en el Campeonato de Europa, las medallas parecen complicadas para él pero una posición entre los 10 primeros puede estar perfectamente a su alcance.

Los talentos del Porvenir (I)

El domingo pasado terminó el Tour del Porvenir, disputado por cuarto año consecutivo por selecciones nacionales y solo apto para ciclistas de la categoría sub23. Un cambio que ha reanimado una carrera que antes había pasado por una época difícil con ganadores de perfil bajo ya curtidos en el profesionalismo que no representaban del todo el espiritu original de la carrera. Así, es bueno hacer un repaso a la carrera y a los talentos que más han destacado en esta edición de 2010.

Todo empezó en un etapa prólogo de siete kilómetros en Vierzon, en el centro de Francia, en el que impuso su ley el americano Taylor Phinney, todo un especialista en este tipo de pruebas. Este joven nacido en Boulder (Colorado) en 1990, hijo de padre y madre ciclistas, es un fenómeno de la pista. Tanto que siendo todavía un junior fue seleccionado para competir en la persecución individual los Juegos Olímpicos de Pekín tras haber sido campeón del mundo junior de la especialidadf. Al año siguiente se llevaría el título mundial absoluto en Polonia antes de pasar a competir habitualmente en la carretera con el equipo de jóvenes talentos financiado la fundación de Lance Armstrong, el Trek-Livestrong, en lo que fue un movimiento algo polémico ya que Phinney se había iniciado en la competición en la cantera del Garmin de Jonathan Vaughters. Como buen superclase, su adaptación no fue demasiado difícil y ya el año pasado consiguió vencer la Paris-Roubaix de la categoría sub23, una progresión que ha confirmado este año con hasta ocho victorias UCI en la carretera, repitiendo triunfo en la Paris-Roubaix y título mundial en la persecución de 4 kms en el velódromo de Copenhague. Pese a haber destacado hasta ahora como rodador y sprinter, Phinney es un niño prodigio del ciclismo al que de momento parece difícil ponerle barreras. Las comparaciones son odiosas y más en este caso, pero el apadrinamiento de Armstrong, tiene algo de espejo por parte de Lance, que como el joven Taylor también fue un fenómeno de precocidad (solo hace falta recordar su título mundial en Oslo siendo todavía sub23) que empezó en una disciplina distinta al ciclismo de carretera, en su caso el triatlón y que tardó muchos años en convertirse en un hombre-Tour. Mejor dejar ahí los paralelismos. Primero habrá que ver que pasa con su futuro, ya que parece que dispone de varias ofertas (se dijo que había fichado por BMC, lo que él mismo desmintió) y ha manifestado que su continuidad en la estructura de Lance y Bruyneel es difícil al solo poder garantizarle una sola temporada de contrato.

Taylor Phinney

Phinney, con su madre Connie, antes de iniciar una etapa

Al día siguiente la carrera se dirigió al sureste, siguiendo el curso del río Cher hasta la localidad de Saint-Amand-Montron, dónde se efectuaba un circuito con una pequeña dificultad orográfica en forma de cota de cuarta categoría que no evitaría un desenlace al sprint. La victora fue para el potente alemán John Degenkolb, que batió al australiano Michael Matthews en un duelo que tiene su miga con las miras puestas al mundial de Melbourne del próximo mes. Ambos son probablemente los dos máximos candidatos al maillot arcoiris de la categoría. Y ambos tienen características muy parecidas en su ADN ciclista. Fuertes, potentes, rápidos. Son buenos sprinters, buenos rodadores y además han demostrado que tienen motor para afrontar carreras con desniveles elevados.

El alemán, nacido en Gera en 1989, cuando su región de Turingia todavía formaba parte de la RDA, es el mejor talento joven de un país que ha dado la espalda a este deporte después de los escándalos de dopaje, eliminando los equipos y las carreras de máximo nivel. Su talento también fue precoz, siendo campeón nacional junior de contrarreloj, aunque su confirmación vino al final de su primer año sub23, consiguiendo una sorprendente medalla de bronce en el Mundial de Varese tras estar escapado buena parte de la carrera. El año pasado tuvo una temporada más discreta, siendo el tercer puesto de la Vuelta a Flandes sub23 su resultado más destacado. Este año se ha salido, consiguiendo hasta nueve victorias, incluyendo las dos etapas en este Tour del Porvenir (también ganaría la quinta resolviendo una fuga en Loriol sur Drôme) y la general de la Vuelta a su Turingia natal (una de las carreras sub23 más prestigiosas). Para su fortuna, las relaciones del HTC-Columbia de Stapleton con el ciclismo teutón no están rotas y la presencia de Aldag o Zabel en el staff hace que sigan mirando hacia la cantera de allí para pasar a corredores, así que Degenkolb correrá con los ex-magenta a partir del año que viene.

Por su parte, el australiano, un año más joven que Degenkolb, no consiguió finalmente ninguna victoria de etapa, pero sí dejó su impronta en la carrera luchando todos los días con los mejores (estuvo en el Top10 en seis de las ocho etapas y finalizó octavo en la clasificación general), también en la alta montaña con los escaladores en un terreno a priori poco ideal para sus características, destapando una polivalencia muy interesante que además le convierte si cabe en más favorito al campeonato mundial de su tierra. Matthews fue campeón de Australia cadete y protegido por la federación de su país como uno de sus talentos jóvenes más destacados vino a competir a Europa ya hace dos años, consiguiendo resultados principalmente en Italia, donde fue segundo en el prestigioso Gran Premio della Liberazione por detrás del actual sprinter del Colnago Sacha Modolo. A finales del año pasado se proclamó campeón de Oceania sub23 tanto en ruta como en contrarreloj y este año fue uno de los ciclistas seleccionados para competir con la selección australiana en el Tour Down Under, carrera en la que no brilló pero que le permitió coger la forma para ganar dos etapas en el Tour de Langqawi ante profesionales. Luego temporada europea con tres segundos puestos en Vicenza, Flandes y otra vez en el GP Liberazione (en las dos últimas, ganó el sprint del pequeño grupo que siguió a los vencedores, los eslovenos Kump y Tratnik respectivamente) y victorias de etapa en el Ringerike GP y en Turingia con un parentésis japonés dónde ganó el prólogo y terminó cuarto en la general tras ocupar la misma posición en la etapa del Monte Fuji, una buena prueba de su capacidad escaladora. Así, el aussie ha sido otro de los deseados del mercado de promesas y finalmente correrá el año que viene en el todopoderoso Rabobank, una estructura acostumbrada a lidiar con jóvenes talentos dónde puede progresar tranquilamente.

El tercer día la carrera llegaba a las primeras estribaciones del Macizo Central, con un serrucho de pequeñas cotas en la parte final que junto a la lluvia propiciaron un primer vuelco a la general. El líder Phinney se cayó y llegó en última posición en una etapa que ganó el francés Anthony Delaplace, que venció en solitario con pocos segundos de ventaja sobre un pelotón reducido por las caídas y el clima adverso. Nacido en 1989 en Valognes, cerca de la costa normanda, Delaplace es un ciclista polivalente de los que tanto se estilan en el pelotón galo, no destaca sobre manera en ningún terreno pero tampoco cojea en ninguno. Este año ya se ha curtido en el profesionalismo corriendo en el Saur-Sojasun de Stéphane Heulot, quién también fue su director en el campo amateur, aunque por edad todavía tiene otro año de sub23 por delante. Fue campeón de Francia junior y tercero el año pasado en amateurs, y aunque este primer año entre los profesionales no ha sido muy destacado en cuanto a resultados, ha tenido alguna prestación interesante como su décimotercer puesto en el siempre competidísimo campeonato nacional francés, además de completar carreras exigentes como la Dauphiné o la Vuelta a Bélgica, lo que no está mal para su edad.

John Degenkolb Alex Dowsett

Degenkolb -de verde- y Dowsett -con el amarillo de líder- antes de comenzar otra de las etapas del Tour del Porvenir

De esta primera parte de la carrera también hay que destacar el rendimiento de otros ciclistas como del polaco Michal Kwiatkowski (1990), campeón de Europa y del Mundo junior contrarreloj, que este año ha corrido en el Caja Rural y que el año que viene pasará al Radioshack, siempre muy presente en los primeros puestos de las llegadas masivas, del esloveno Marko Kump (1988) (pasa a Geox el año que viene), que estuvo algo por debajo de lo mostrado durante la temporada, quizá llegando algo pasado de carreras a la parte final de temporada tras brillar enormemente en la primavera con victoria de etapa en la Settimana Coppi e Bartali ante profesionales élite y su triunfo antes mencionado en Flandes, o del británico Alex Dowsett (1988), otro pistard de orígen que ha sido campeón de Europa sub23 contra el crono este año, que sería segundo en el prólogo y cogería el liderato tras la caída de Phinney (compañero suyo en el Trek-Livestrong).

Jordi Martínez