Archivo de la etiqueta: Ciclismo

Cambio de dominio y plataforma

Si estás leyendo esto y buscas contenido actualizado de Cobbles & Hills, estás en el lugar equivocado. Lo que tú estás buscando es esto:

www.cobblesanhills.com

No lo dudes y clica arriba, allí encontrarás la nueva web en la nueva plataforma. Allí podrás seguir al tanto de lo que ocurra con nuestros HIDOLACOS, del C&H World Tour 2011, etc.

¡Muchas gracias!

Caja Rural: buscando afianzar un proyecto

El equipo afincado en Alsasua ha conseguido lo que a finales de 2009 se propuso al saltar al profesionalismo; conseguir para este 2011 la categoría Profesional Continental, que le dará acceso a muchas de las más importantes carreras del calendario si cuenta con el beneplácito de los organizadores. Floren Esquisabel y Juanma Hernández han conseguido conformar una escuadra de un nivel homogéneo, que peleará por dejar que el maillot verde de Caja Rural se vea en todas las carreras en las que pueda competir.

Caja Rural

La temporada 2011 representará para Caja Rural la búsqueda de un rendimiento que les permita asentarse en una categoría donde buscan poder tener el mejor calendario posible los próximos años, siempre dando oportunidades a los jóvenes corredores que vengan desde su equipo amateur. Este mismo otoño han decidido subir a 3 corredores jóvenes desde éste; Victor de la Parte, Viktor Ryabkin e Igor Romero.

Piezas clave

El nivel de la plantilla es muy parecido, pero estará sobre las piernas de Javier Moreno, Diego Milán, Julián Sánchez Pimienta, José Herrada, Oleg Chuzda y Joaquín Sobrino la responsabilidad de poder dar a los navarros los resultados que terminen por dar buena nota al equipo en su primer año como equipo Profesional Continental. Chuzda y Sánchez Pimienta, ambos a su manera y en su terreno, buscando la escapada buena del día podrían dar buenso resultados al equipo. El ucraniano ya lo ha hecho en 2010 (Vuelta a Portugal) y Pimien tiene varios buenos resultados en su carrera (2º en Ordizia en 2007 y ganador de etapa en la Volta 2009 por delante de Valverde). Joaquín Sobrino cubrirá las llegadas masivas (los últimos 3 años ha ganado siempre 1 carrera) y Diego Milán, tras un año sin equipo, podrá volver a demostrar que es un corredor más que válido para buscar el triunfo en etapas de vueltas menores y semi-clásicas.

Javier Moreno y José Herrada tendrán ante sí un reto, si cabe, aún mayor, y es que son corredores con potencial que tendrán que darlo todo para conseguir que Caja Rural pueda estar arriba en las carreras más exigentes del calendario y puedan terminar disputando al Vuelta a España. El andaluz está ante un año importante donde tiene que empezar a demostrar que puede tener responsabilidades. El manchego, por su parte, debe demostrar que puede coger el liderazgo de Caja Rural en una categoría más exigente.

La posible explosión de… Javier Moreno.

El andaluz lleva varios años apuntando. Ahora, con 26 años y en un equipo donde parece que las cosas se hacen mejor, podría dar el salto de calidad que se le intuye. En 2010 rozó la victoria varias veces (2º en una etapa de la Vuelta a Asturias, 5º en la Klasika Primavera y en la 10ª etapa de la Vuelta y haciendo una muy buena carrera en San Sebastián) y terminó con 11 top10 en todo el año.

¿Hasta dónde puede llegar Caja Rural?

Es un equipo con calidad para mejorar los resultados del año pasado (5 victorias). Tendrá un calendario mejor y acudirá además a las carreras con una escuadra con más potencial. Las llegadas superan con facilidad a las salidas, donde sólo la salida de un corredor con tanto potencial como Kiwatkowski supone una baja sensible. Sánchez Pimienta, Milán, Sobrino y Herrada son buenos corredores con opciones de victoria en según qué carreras (semi-clásicas y vueltas menores de la penínusla ibérica) y por detrás tienen corredores jóvenes y con mucho potencial, como Higinio Fernández, que sumarán para buscar que 2011 sea incluso mejor que 2010.

Su reto para 2011 es claro; poder demostrar durante los primeros meses que merecen un hueco en la Vuelta a España. Poder disputarla sería un premio para un equipo que lo está haciendo por ahora todo bien.

Entrevista a José Luis de Santos

Las oficinas de la Federación Española de Ciclismo, situadas en pleno centro de Madrid, son un lugar tan funcional como su entorno. La entrada recibe a los visitantes con un maillot amarillo de Bahamontes, un cuadro conmemorativo de los Juegos Olímpicos de Pekín y más trofeos históricos de nuestro ciclismo. En una habitación cuyo interior es visible desde la misma puerta del ascensor se encuentra uno de los hombres más importantes de este deporte en España; la sencillez del emplazamiento, apenas con una mesa de trabajo y algunos estantes, va a tono con el trato agradable, sincero y directo del personaje. José Luis de Santos, seleccionador del conjunto español absoluto, es un hombre amable, quizá porque tantos años en el mundo de la bicicleta no le han hecho perder la ilusión por su trabajo y por este deporte.

José Luis de Santos ciclismo españa selección

P: Usted ha estado prácticamente en todo lo que se puede estar en el ciclismo: ciclista, director deportivo, seleccionador,… ¿dónde ha disfrutado más?

R: Disfrutas en cada momento. De ciclista te apasiona entrenar y competir. Disfrutas de estar con corredores como Indurain o Pedro Delgado, del hecho de correr Vuelta a España o Giro de Italia. Pero luego disfrutas de todo. También disfruté mucho en Segovia, llevando a equipos juveniles y cadetes a las carreras. La ilusión que te transmiten ellos y la enseñanza que tú les transmites a ellos era bonito, porque además lo hacías simplemente porque te gustaba. Y luego ya, de seleccionador, tanto en categorías inferiores como ahora, también disfrutas del ciclismo, porque tenemos suerte de que hemos pillado una época muy buena de grandes ciclistas. Son corredores que tienen una gran categoría como ciclistas y también como personas.

P: Desde fuera se ve el de ciclista como el oficio más sacrificado y el de seleccionador como el de más responsabilidad de cara al aficionado. ¿Es así?

R: Sí, es una responsabilidad porque estás defendiendo a tu país, a tu federación, a tu deporte. Tienes que hacerlo bien, tienes que transmitir que hay una organización, que el equipo funcione lo mejor posible en un Mundial. Es una gran responsabilidad, pero quizás es fácil teniendo a los corredores que tenemos. Con corredores de esta categoría humana, todo se hace mucho más sencillo.

P: Ha mencionado antes correr con Indurain y con Perico. Estuvo además en Banesto justo del 91 al 95, los años del Tour de Indurain. Correr en un equipo así, que tenía una figura por encima de todas, ¿reporta más cosas positivas o negativas a los ciclistas que están con ellos?

R: No, yo creo que siempre ha sido positivo. Me dice positivo porque siempre hay que trabajar más para las figuras, ¿no?

P: Sí, y porque quizá hay menos momentos para brillar personalmente.

R: Siempre tienes libertad para aprovechar esos momentos, para poder ganar vueltas pequeñas o carreras de un día en las que Indurain o Perico iban a rodar simplemente. Pero sí que es cierto que en aquel momento tu misión era la que era: estar cerca de ellos para que no les pasara nada y que estuvieran lo más descansados al final de cada etapa. Sabías a lo que estabas y al final tienes tus oportunidades; si eres bueno, tiras para adelante, y si eres un corredor como yo, más del montón, tienes que hacer tu trabajo, que es estar con ellos y ayudar. Al final es una cosa que haces con una gran satisfacción y que te deja un gran sabor de boca.

P: ¿En qué cree que ha cambiado más el ciclismo desde esa época?

R: Ha cambiado mucho en la afición. Cuando corríamos no teníamos autobuses, sino autocaravana, y enseguida salías al control de firmas. Ahora a los ciclistas parece que les cuesta salir de esos autobuses, van justitos para firmar y salir a la etapa. Entonces teníamos más cercanía. Me acuerdo de la época de Perico e Indurain, salíamos de la autocaravana y estaba lleno de gente; íbamos firmando autógrafos hasta el control de firmas. Fue Pedro Delgado el que nos dio el boom, como Fernando Alonso ahora con la fórmula 1 o Nadal con el tenis; fue Perico y luego enlazó con Indurain. Ahora tenemos buenas figuras, pero no tenemos la relevancia mediática de entonces.

P: Yendo al cargo de seleccionador, lo que vemos durante el año es una pequeña parte de su trabajo: formar la selección, el equipo que va a correr el Mundial, y dirigirlo. ¿Cómo es ser seleccionador absoluto día a día, durante la temporada?

R: Hay que ir adaptándose, viendo carreras, hablando con corredores, con directores, ir introduciéndote, ver el estado de forma, cómo van, etc. Como llevo también las categorías sub23, las voy compaginando con las absolutas. Lo que tiene el ciclismo es que simplemente es una prueba a lo largo del año. Es una concentración previa al Mundial y luego el Mundial, No es como el calendario sub23 en el que ya hay más pruebas. Cuando más decides los que van a ir al Mundial es con el estado de forma que te dejan al final de temporada.

P: ¿Es muy importante la relación directa con los corredores: hablar con ellos, saber cómo están?

R: Es muy, muy importante. La cercanía es importantísima, porque a la hora de trabajar, tienes que hacerlo para un líder: este año toda la selección trabajó para Óscar Freire. Si no hay buena relación, las cosas se complican; con ella, el sacrificio por un líder se hace mucho más llevadero para el corredor.

P: En el Mundial de este año hubo un momento en el que España casi pierde la carrera, con el grupo en el que se metieron la mayoría de los favoritos pero en el que no estaban ni Samuel ni Luis León ni Freire. ¿Qué sucedió exactamente para que no estuviera ninguno de los tres?

R: Óscar se despistó un poco y no sé qué pasó con Luis León y Samuel: les dije que tenían que estar cerca de Evans y Gilbert, y no pudieron estar. Ahí hubo un fallo. Metimos a tres corredores (Barredo, Plaza y Zubeldia), vimos cómo reaccionaban los demás equipos y nos dejaron toda la tostada a nosotros. Tuvimos que sacrificar a todo el equipo, parar a los corredores del grupo delantero, con lo duro que es para ellos, para hacer que Óscar Freire disputara el sprint final. Luego Óscar, por circunstancias, no llegó en las mejores condiciones a la recta final, también porque otros fueron mejores en ese día, y no pudo pasar del sexto puesto.

P: Sí, yo, que soy muy freirista, estaba ilusionado con la llegada y fue una pequeña decepción el resultado final.

R: Pero Óscar estaba encantado con el equipo, porque vio que habían trabajado todos para él, incluso Samuel o Luis León. Mira, si se hubieran metido Luis León o Samuel en esa escapada con Evans, hubiéramos tenido cuatro corredores y un líder, y hubiera cambiado la cosa. No sabríamos que hubiera pasado, igual no llegaba Óscar al sprint pero teníamos opciones de medalla con ellos. Al final, Hushovd ganó porque nosotros tiramos la escapada abajo, porque iba con Freire.

Freire ciclismo españa selección mundial

P: En estas situaciones, ¿cuánta influencia directa tiene el seleccionador? Porque parece muy difícil de controlar.

R: Pues este año era más difícil, porque no teníamos pinganillo. Yo me paré en la carretera y mandé parar a tres corredores. Por los años que llevas en el ciclismo, sabes que, para ganar el Mundial, la opción que teníamos era con Freire. Luego ya el sprint es una lotería. Nosotros no tuvimos el día y Hushovd, que corrió solo con otro compañero, consiguió ganar.

P: Ha estado hace poco en Dinamarca, inspeccionando el circuito del próximo Mundial. ¿Es tan poco selectivo como se comenta?

R: Sí, muy poco selectivo, menos que el del año pasado. Es parecido al de Zolder, aunque un poquito más duro. La distancia y los kilómetros lo harán algo más duro. La llegada pica para arriba. Como le digo, después del de Zolder, el menos selectivo.

P: ¿Freire será el líder de la selección, si llega bien?

R: Sí. Yo creo que si la salud le respeta estará con muchas opciones para el triunfo

P: Freire ha hablado varias veces sobre la cercanía de su retirada. La selección española no estaba acostumbrada a tener al favorito número uno en la línea de salida, hasta la llegada del cántabro. ¿Cómo vivirá la selección española después de Freire?

R: Óscar ha dejado una semilla importante. Ha cambiado la mentalidad del ciclismo español: de no estar en las clásicas, empezó a salir gente que las disputaba y que estaba adelante: Flecha, Barredo, Luis León,… Tenemos corredores que se defienden muy bien en este terreno. Tenemos a Fran Ventoso, que ganó la París-Bruselas, a Koldo Fernández de Larrea, que también es rápido. Siempre se nos dieron bien las vueltas por etapas, pero yo creo que Óscar Freire nos cambió la mentalidad y tenemos relevo con Samuel, Purito y otros corredores que están a un gran nivel.

P: Por todos los problemas que hay, con la falta de patrocinadores en equipos profesionales en España, ¿es más difícil que salgan ciclistas del máximo nivel ahora en nuestro país?

R: Hay muy pocos equipos y es muy difícil colocarse: tienen que irse al extranjero, países como Portugal, aunque ahora también está pasando por un momento de crisis en el ciclismo. No obstante, tenemos ahora el caso de los sub23 que fueron al Mundial: Herrada se va al Movistar, Lobato, a Andalucía, Landa se va al Euskaltel, Hignio, a Caja Rural, otro corredor con proyección, Jon Izagirre, también va a Euskaltel,… Si eres bueno en el ciclismo, vas hacia adelante, no es como en fútbol, donde tienes que tener la suerte de que te cojan. El ciclismo es un deporte muy duro, la carretera manda y no hay sitio para las recomendaciones; si vales, vales, y si no, te quedas en el camino.

P: El dopaje es uno de los asuntos que está haciendo que los patrocinadores pongan cada vez menos dinero en el ciclismo, al menos en España.

R: Todos estos casos que han pasado afectan. Han desaparecido muchos equipos a causa de ello, para la sponsorización ha sido muy negativo. También afecta mucho, a nivel de escuelas y de niños, el tráfico de las ciudades: dejar a un niño en la carretera siempre es más peligroso que dejarlo en un pabellón o en un campo de fútbol. Pero aun así, todavía hay un buen nivel en cadetes y juveniles.

P: En ese sentido, ¿cree que también influye que en otros países de Europa se dan más facilidades para circular con la bici por las calles?

R: Sí, y eso que ahora en Madrid hay unos carriles-bici muy buenos, como el de Colmenar Viejo. Pero está claro que en Holanda, Bélgica, Dinamarca, donde he estado ahora, todo el mundo va en bici. Hay unos carriles impresionantes y los automovilistas tienen un gran respeto al conducir. Es otra filosofía, otro sentido del ciclismo que no tenemos.

P: El ‘caso Contador’ es el tema de moda en el ciclismo en los últimos meses. Usted, como seleccionador, ¿cuenta con él a medio plazo? Ha dicho que si le sancionan, es posible que se retire definitivamente.

R: Yo hablé con él para darle ánimos, porque es un corredor muy noble y que siempre pasa cuantos más controles mejor. Por eso es una situación muy rara. Le di muchos ánimos, le dije que ojalá se solucionara todo para bien, por él y por el ciclismo. Esperemos que así sea, porque es un gran campeón y sería una pena para nosotros que fuera sancionado.

David Vilares

Disfrutas en cada momento. De ciclista te apasiona entrenar y competir. Disfrutas de estar con corredores como Indurain o Pedro Delgado, del hecho de correr Vuelta a España o Giro de Italia. Pero luego disfrutas de todo. También disfruté mucho en Segovia, llevando a equipos juveniles y cadetes a las carreras. La ilusión que te transmiten ellos y la enseñanza que tú les transmites a ellos era bonito, porque además lo hacías simplemente porque te gustaba. Y luego ya, de seleccionador, tanto en categorías inferiores como ahora, también disfrutas del ciclismo, porque tenemos suerte de que hemos pillado una época muy buena de grandes ciclistas. Son corredores que tienen una gran categoría como ciclistas y también como personas.

GB-MG Maglificio (II)

Con la llegada de la temporada de 1994 se avecinaron grandes cambios tanto en el área técnica como en los componentes de la formación italiana. Giancarlo Ferretti entró a formar parte de la dirección deportiva, mientras que corredores de la importancia de Chioccioli, Cipollini, Jaskula, Ballerini o Tchmil abandonaron la disciplina del GB-MG Maglificio. A rey muerto, rey puesto. La llegada de hombres como Pascal Richard, Maximilian Sciandri, Rolf Sorensen o Alberto Elli hizo caer en el olvido las bajas del equipo. Un gran movimiento en los despachos que reforzó aún más a la escuadra transalpina. Y es que consigo llegó el último vencedor del Giro de Lombardia y de la Lieja-Bastogne-Lieja, ciclistas acostumbrados a sumar triunfos de calidad.

Con todo ello la temporada comenzó como en años anteriores. Davide Cassani sorprendió en el Tour del Mediterráneo al hacerse con dos etapas –incluida el final en Mont Faron- y llevarse la general por delante de Evgueni Berzin. Tras la marcha de Cipollini, Fabio Baldato se convirtió en el hombre rápido del equipo, puesto que resultó más debilitado, dado que la sombra de Mario era difícil de cubrir. Muestra de ello fue el escaso bagaje de victorias al sprint. El propio Baldato sumó en la París-Niza sus únicas dos victorias de la temporada, batiendo en Nevers a un Cipollini vestido con los colores del Mercatone-Uno.

En las clásicas los buenos resultados continuaron una temporada más. En Italia, Rolf Sorensen se adjudicó el Trofeo Laigueglia, Johan Museeuw continuó con la Kuurne-Bruselas-Kuurne y Carlo Bomans venció en la Dwars door Vlaanderen. Tras una discreta Milán-San Remo, el Tour de Flandes se caracterizó por una vibrante emoción. El ídolo local, Museew, se tuvo que contentar con la segunda plaza tras un apretadísimo sprint en el que Gianni Bugno a punto estuvo de perder la victoria por levantar los brazos antes de tiempo. Tras diez minutos de deliberación y con la foto finish como testigo, los jueces dieron la victoria al italiano. Entre semana, Wilfried Peeters batió a su ex compañero Franco Ballerini para hacerse con la Gante-Wevelgem completando Museeuw el podio. La cosa parecía relacionarse con los ex y en la siguiente cita, la París-Roubaix, fue Andrei Tchmil quien alzó los brazos en el velódromo galo. Después del corredor del Lotto, Fabio Baldato superó a Ballerini en la lucha por el segundo puesto.

Después de las piedras llegó la asignatura pendiente, las colinas. En la Doyenne y en la Flecha Valona las cosas no fueron bien y el séptimo puesto de Max Sciandri y el octavo de Cassani fueron los mejores resultados del equipo. Entonces llegó la Amstel Gold Race donde la victoria de Museeuw sacó la espina que tenía clavada el GB-MG Maglificio con las colinas. A la victoria del León de Flandes se sumó el tercer puesto de Marco Saligari y el quinto de Davide Rebellin, un gran resultado para cerrar la temporada de clásicas.

Se acercaba el mes de Mayo y con ello la llegada del Giro de Italia. Ultimando la preparación, Pascal Richard se llevó la victoria en casa, ganando el Tour de Romandía por delante de Armand de las Cuevas al que sumó, además, dos victorias de etapa. Bolonia y su doble sector fue el escenario de partida de la corsa rosa, un Giro de Italia que se salvó para los hombres del GB-MG gracias a las victorias de etapa, ya que en la clasificación general estuvieron totalmente ausentes. Saligari, Sciandri y Pascal Richard se llevaron el gato al agua y lograron imponerse en Caserta, Stradella y Sestriere. El suizo redondeó su actuación con la victoria en la general de la montaña obteniendo, de esta forma, la maglia verde.

De camino al Tour de Francia de nuevo Pascal Richard logró ser profeta en su tierra y de adjudicó el Tour de Suiza, logrando así, vencer en las dos grandes vueltas del país helvético. A su logro su sumó las victorias parciales de Museeuw, Saligari y la del propio Richard. De nuevo en el Tour el equipo consiguió la victoria en la CRE aupando hasta el primer puesto a un Museeuw que conservó el liderato durante tres jornadas, mientas que su compañero Flavio Vanzella lo hizo en dos. En Montpellier, Rolf Sorensen ganó la partida a Neil Stephens para llevarse el triunfo, cerrando así la lista de éxitos. En la clasificación general, Alberto Elli consiguió un meritorio séptimo puesto, lejos del primero, Miguel Indurain.

Como solía acostumbrar, en la segunda parte de la temporada el bagaje del equipo bajó respecto al resto de la temporada, pero aún así los triunfos siguieron llegando. Saligari en el GP Industria & Commercio di Prato y Sorensen en la París-Bruselas dieron las últimas victorias de la temporada de 1994. En Lombardia, Richard no pudo repetir el triunfo de la temporada anterior y se tuvo que contentar con un tercer puesto tras Vladislav Bobrik y Claudio Chiapucci.

El final de la temporada no llevó la tranquilidad a las filas de la escuadra italiana. El primer patrocinador del equipo, GB, partía junto a Patrick Lefevere a un nuevo proyecto, entrando a formar parte del equipo de Giorgio Squinzi para formar el Mapei-GB. Junto a ellos, Museew, Bomans, Peeters y Williems cambiaron un equipo por otro. Tras la marcha de Lefevere, Giancarlo Ferretti se convirtió en amo y señor del MG Maglifio-Technogym, nombre con que se le denominó a la nueva etapa del conjunto transalpino. Los refuerzos fueron pocos, pero entre ellos se encontraba Gianni Bugno, uno de los mejores ciclistas de la época.

De nuevo el Tour del Mediterráneo fue el escenario donde comenzaron los triunfos. Si en la temporada pasada fue Davide Cassani quien se hizo con el triunfo final, el último en llegar, Gianni Bugno, sucedió al ciclista de Faenza. A la victoria en la general, Bugno aportó dos victorias parciales y Baldato sumó una más. Una etapa en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, el Tour de Haut-Var y el Giro della Provincia Di Reggio Calabria fueron los siguientes éxitos del equipos de mano de Baldato, Marco Lietti y Pascal Richard. La temporada de las grandes clásicas de primavera no fue tan prolifera como en años anteriores y los segundos puestos de Baldato en Flandes y Bugno en la Lieja fueron los mejores resultados del equipo. En cambio, el equipo arrasó literalmente en el calendario de clásicas italianas. La Coppa Agostini, GP Cittá di Camaiore, Trofeo Melinda, Trofeo Matteoti, Giro del Veneto, Coppa Sabatini, Giro dell´Emilia, Giro della Romagna o el Giro del Lazio fueron conquistados por los corredores del MG Maglificio-Technogym.

Pero antes, en La Panne Baldato y Sciandri sumaron sendas victorias, mientras que Rolf Sorensen se quedó a las puertas de la victoria al finalizar segunda tras Michele Bartoli. Con el único objetivo de sumar victorias de etapa acudía el equipo de Ferretti a una nueva edición del Giro de Italia. Richard en dos ocasiones y Sorensen en otra cumplieron el objetivo inicial, sin embargo pudo ser mayor merced a los dos segundos puestos de Sorensen en la CRI de Assisi y en Tortoreto Lido. En el Tour de Francia fue turno para Baldato y Sciandri quienes sumaron dos victorias a falta de tener un corredor para la clasificación general, único punto negro para el equipo.

El GP Plouay, Leed Classic y el GP Fourmies fueron los últimos triunfos del equipo de una temporada que destacó por la cantidad de victorias, pero que no superó la calidad de años anteriores.

Miguel Hermosilla

A vueltas con el criterio de la UCI

Nótese el chascarrillo en el titular, porque lo de la UCI es una broma de mal gusto. Y lleva siendo así varios años desde que marean con un criterio, el cambio de éste por otro, la restauración del anterior con criterios de más allá y así hasta que unos entran con 4 años de licencia mientras que otros con muchos años en el ciclismo tienen menos años, y otros ni entran. Así son las cosas por las que paga el deporte de las dos ruedas, que tiene en su organismo máximo a uno de los que más desorganiza. Pese a quien pese y guste a quien guste, la UCI no tiene criterio y de aquellos polvos… llegan estas clasificaciones y las posteriores quejas.

Los 18 equipos que serán ProTour en 2011, AG2R, Garmin-Cervélo. Katusha, Lampre-ISD, Omega Pharma-Lotto, Quick Step Cycling Team, Rabobank Cycling Team, Saxo Bank SunGard, Sky ProCycling, Team RadioShack, BMC Racing Team, Euskaltel-Euskadi, HTC-Highroad, Liquigas-Cannondale, Luxembourg Pro Cycling Project, Movistar Team, Pro Team Astana y Vacansoleil-DCM Pro Cycling Team, tendrán derecho a correr finalmente las 3 grandes vueltas del calendario internacional, Giro, Tour y Vuelta, además de otras tantas carreras históricas y de nuevo cuño que por derecho les corresponderá tener en su programa para 2011 gracias al enésimo sucedáneo que saca la UCI como clasificación oficial.

Tour Down Under
Paris – Nice
Tirreno-Adriatico
Milano-Sanremo
Volta Ciclista a Catalunya
Gent – Wevelgem
Ronde van Vlaanderen / Tour des Flandres
Vuelta Ciclista al Pais Vasco
Paris – Roubaix
Amstel Gold Race
La Flèche Wallonne
Liège – Bastogne – Liège
Tour de Romandie
Giro d’Italia
Critérium du Dauphiné Libéré
Tour de Suisse
Tour de France
Clasica Ciclista San Sebastian – San Sebastian
Tour de Pologne
Eneco Tour
Vuelta a España
Vattenfall Cyclassics
GP Ouest France – Plouay
Grand Prix Cycliste de Québec
Grand Prix Cycliste de Montréal
Tour of Beijing
Giro di Lombardia

Y así quedan equipos que protestan, como el Geox-TMC de Matxín y Gianetti (que dice no conocer los criterios de la UCI), y otros que se resignan, como el Pegasus Sport australiano o el Cofidis francés, a esperar al otoño que viene para la revisión de licencias, que se hará según criterios deportivos, éticos… y los propios de la UCI también.

El equipo con base en Cantabria y la nueva escuadra de Luis Ángel Maté, además de estos Androni Giocattoli, Bretagne – Schuller, Caja Rural (estupendísima noticia para el ciclismo español), Colnago – CSF Inox, Europcar, Farnese Vini – Neri Sottoli, FDJ, Landbouwkrediet, Saur – Sojasun, Skil – Shimano, Team Type 1, Topsport Vlaanderen – Mercator y Unitedhealthcare Pro Cycling, serán las escuadras Profesionales Continentales que podrán ser invitadas a las carreras de más arriba según la decisión de los propios organizadores de las carreras, que estarán obligados a inscribir a los 18 equipos Pro Tour en cada una de esas citas del calendario. También están pendientes Pegasus Sports (que aspiraba a la categoría Pro Tour y no tiene ni asegurada la Pro Conti), Acqua e Sapone (que no debería tener problemas después de los fichajes de Napolitano o Betancourt y las renovaciones de Garzelli, aunque han perdido a Masciarelli y posiblemente a Paolini), Veranda’s Willems-Accent, CCC Polsat Polkowice, Team Netapp, Team SpiderTech powered by C10, Colombia Es Pasión (que sería una gran noticia de ser confirmado como equipo Pro Conti), De Rosa-Flaminia y Andalucía – Caja Granada, que se están ganando a pulso el bajar de categoría viendo la política de fichajes y gestión deportiva de su manager Antonio Cabello.

Así queda el ciclismo patrio, con dos equipos en la máxima categoría, Euskaltel – Euskadi y Team Movistar, y otros dos, a expensas de lo que suceda con los andaluces, quedando como Pro Contis con acceso a las grandes carreras del calendario no obstante. Aunque ello no por decreto, que es lo que supone formar parte de este otro nuevo Pro Tour de la Unión Ciclista Internacional, y los que vendrán.

Javier Cepedano

Previa Japan Cup

-La prueba-

La Japan Cup  es la última prueba de la temporada ciclista profesional de la temporada. Estamos, ante la que posiblemente sea la carrera ciclista más importante del continente asiático, llegando en 1996 a formar parte de la extinta Copa del Mundo.

Como suele ser habitual, contará con la participación de varios equipos Pro Tour (Katusha, Garmin, Saxo, Milram y Garmin), dos Continentales Profesionales (BBox Telecom y Da Rosa) y 8 equipos Continentales (6 japoneses, 1 coreano y 1 Australiano) todos ellos con equipos de 5 ciclistas.

-Historia-

Disputándose desde 1992, cuyo primer ganador fue Hendrik Redant (Lotto), históricamente ha sido una prueba dominada por los corredores italianos, los cuales la han vencido en 12 de las 18 ediciones.

La prueba japonesa, pese a su escasa tradición y lo exótico de su emplazamiento cuenta con grandes nombres en su palmarés: Mauro Gianetti (1998), Gilberto Simoni (2001), Patrick Sinkewitz (2004), Ricardo Ricco (2006), Damiano Cunego (2008) o Claudio Chiappucci (1993, 1994 y 1995), el corredor con más victorias en la prueba junto a Sergio Barbero.

Destacar, que el único corredor local que pasó la línea de meta en primer lugar fue Youshiyuki Abe (Mapei) en 1997.

-Recorrido-

La prueba se disputa en el circuito de Utsunomiya, en el llamado Forest Park Circuit. Un circuito de 14 kms, que se acortará en las primeras vueltas a 10 kms para hacer un total de 151,3 kms.  Un circuito muy similar a los circuitos mundialistas de los últimos años.

Tras la salida, ascendemos el duro Kogashi, entre el 8%-9%, de 950 metros en el km 2. Un descenso de 3 kms para llegar a una zona llana de 7 kms con algún repecho no muy duro antes de llegar a la 2ª ascensión, no demasiado dura, de algo más de un km sobre el 4% a poco más de 1 km de meta. Un último km con la carretera muy favorable al picar hacia abajo.

-Favoritos-

Gustav Larson (Team Saxo): El sueco intentará devolver el triunfo a su equipo tras la victoria del año pasado de Sorensen. La pasada edición ya fue Top-10 y puede intentar sorprender antes del último repecho.

Daniel Martin (Garmin): Posiblemente el mejor escalador en la línea de salida. Si consigue llegar a la última cota en el grupo de favoritos, debería de llevarse la victoria. Viene en buen estado de forma tras su 2º puesto en el Giro d’Emillia.

Johan Van Summeren (Garmin): El belga puede ser la carta tapada de Garmin en el caso de que hubiese excesivo control sobre Dan Martin. Pese a que lleva un fin de año muy tranquilo, tendrá una buena opción de conseguir una victoria, que se le resiste de hace tres años.

Cyril Gautier (BBox Boygues Telecom): El joven corredor francés intentará imponer sus dotes de escalador en la prueba japonesa. Pese a que lleva parado desde el Campeonato del Mundo, confiamos en las cualidades innatas para la ascensión de Gautier para intentar romper la carrera.

Yukiya Arashiro (BBox Boygues Telecom): Lleva varios años intentando suceder a Youshiyuki Abe, como vencedor de la prueba, siendo el 5º puesto de 2007 su mejor actuación hasta la fecha. Las opciones de Arashiro pasan porque no se rompa en exceso la carrera y que halla un sprint reducido donde poder disputar la victoria.

Shinri Suzuki (Shimano): El japonés del conjunto continental local con su 9ª posición es el mejor clasificado de la edición del 2009 de los que vuelven a disputar la prueba. El veterano corredor suele realizar buenas actuaciones en la Japan Cup y este año no querrá ser menos.

La apuesta de Cobbles & Hills: Daniel Martin (Garmin)

El éxito en la continuidad de Caja Rural (I)

Tras veinte años fuera del profesionalismo, a finales de 2009 los responsables de la estructura amateur Caja Rural decidieron dar un paso adelante en su proyecto y volver a la época donde, cogiendo como base el equipo Orbea de los Cabestany, Lejarreta, Mújika y Hermans, y donde corrió también Pedro Delgado, con un trabajo de base excelente derivado de la estructura de Pely Egaña, competían contra equipos potentísimos en varias de las mejores carreras del calendario internacional. Entrando como co-patrocinador en 1987 tras la retirada de Seat, el equipo que lideraban desde el coche Txomin Perurena y Francisco Giner no encontraría en la Caja el apoyo necesario hasta casi empezada la Vuelta a España, que en aquel año todavía seguía corriéndose en abril. El futuro se auguraba esperanzador con Orbea dando estructura al equipo, que contaba con los mencionados Cabestany -quien ya había pasado en el 84 a profesionales con el equipo-, Mújika y Hermans, como jóvenes valores para presente y futuro, además de Marino Lejarreta. El de Bérriz, que había llegado al Orbea-Seat el año anterior proveniente de Italia, capitaneó con éxito al equipo cosechando victorias de importancia como la Clásica de San Sebastián, Vuelta a Burgos o las extintas Euskal Bizikleta y la Subida a Urkiola. Buenos resultados a los que se sumaron las victorias de Mújika en la Vuelta a Galicia, Cabestany en Murcia o Llodio y del sprinter neerlandés en la París-Camembert o la Vuelta a la Comunidad Valenciana. Un gran año, como todos en los que estuvo Caja Rural como patrocinador, que vería como en los dos años siguientes la base del equipo se mantendría también en el objetivo final de todo deporte; ganar.

La categoría del equipo le había permitido correr las grandes carreras del calendario durante esos años. En el 87 Lejarreta lideró al equipo en Giro y Tour, quedando 4º y 10º respectivamente. En la Vuelta a España sería Cabestany quien tratara de liderar al equipo. Dos años antes, en el 85 –el año del amarillo de Indurain y de la escapada de Recio y Delgado– y con 24 años, había conseguido quedar 4º, además de haber conseguido un triunfo de etapa en la crono final de Alcalá de Henares y haber portado el maillot de líder durante varios días. Nunca conseguiría superar esa posición. En este año en concreto, abandonaría. No obstante, la imagen del Caja Rural – Seat sería dignificada por las victorias de Antonio Esparza (2) y de Jaime Vilamajó (1).

 

 

Caja Rural 1988

El equipo Caja Rural - Orbea en 1988

 

El año 1988 dio con el final del patrocinio de Seat. El equipo volvería a ver a Orbea como co-patrocinador en el maillot pasándose a llamar Caja Rural – Orbea en un año donde la baja más sensible vino de parte de Peio Ruiz Cabestany. Ese año fue Mathieu Hermans quien más rendimiento en número de victorias diera a los de Perurena en las carreteras; 19 triunfos totales (Vuelta Ciclista a la Communidad Valenciana, Vuelta a Murcia, Setmana Catalana,…) adornan la mejor temporada del sprinter holandés, que disfrutó en la Vuelta a España de un dominio casi definitivo en las volatas al conseguir llegar a 6 victorias en la Vuelta del comienzo en las Islas Canarias y de la única victoria en una GT de ese inmenso corredor que fue Sean Kelly (KAS).

No se quedaron huérfanos de liderazgo por parte de Lejarreta, no obstante, que repetiría triunfo en Urkiola y se adjudicaría las vueltas a Burgos y Galicia, además de la –otra extinta- Escalada de Montjuic y la Clásica Villafranca-Ordizia. En cualquier caso, un año tan exitoso en victorias parciales no tuvo su extensión en las generales de las Grandes Vueltas. Mújika terminó 19º en el Giro y el beriztarra 16º en el Tour, abandonando meses antes en la Vuelta a España.

El último año de Caja Rural en su primera fase como patrocinador de un equipo profesional, 1989, terminó con un sabor agridulce. Un equipo formado años antes, de base y con cantera, la que representaban en 1984 Peio Ruiz Cabestany o Jokin Mújika, entre otros, que había conseguido piezas importantes como Pedro Delgado (aunque no con Caja Rural como patrocinador), Lejarreta o el mencionado Hermans, que terminaron conformando un puzle excelente y que ese año terminaría obteniendo sus mejores y más importantes victorias, y que paradójicamente encontraría muchísimas dificultades para encontrar sponsor toda vez que a mediados del año, en junio, Caja Rural anunció su intención de no seguir patrocinando al equipo profesional nacido unos años antes.

 

 

Lejarreta y Hermans en su época en Caja Rural

 

La excelente Volta a Catalunya, ganada por Lejarreta y donde el extranjero más prolífico del equipo, Hermans, consiguió una victoria de etapa, y la victoria de éste en la etapa del Tour de Francia con final en Blagnac –además del 5º puesto en la general de Marino y los triunfos parciales en la Vuelta– fueron las victorias más sonadas del equipo. Curiosamente, éstas no tuvieron el mismo “apellido” ya que a finales de junio y antes del Tour, Caja Rural había tomado la firme decisión de no continuar patrocinando al equipo. Paternina entraría a hacerlo desde ese mismo momento y hasta final de temporada. De hecho, el acuerdo de patrocinio tenía una temporalidad de 100 días, que es lo que quedaba hasta final de temporada.

Tras tres años Caja Rural dejaba definitivamente el patrocinio del equipo, que tras muchos dimes y diretes conseguiría la continuidad en 1990. No sin esfuerzo y sufrimiento por parte de Pely Egaña, alma máter del Club Ciclista Danena – Orbea, que consiguió que una campaña publicitaria, Alimentos de España, consiguiera darle continuidad al equipo pasándolo a llamar Artiach con 1990 ya empezado –en enero de ese mismo año aún no sabían nada al respecto del patrocinador definitivo- y habiendo perdido a Marino Lejarreta (que contaba con ofertas de Carrera, Fagor o la Once) y Jokin Mújika (que marchó a Banesto), pero que había conseguido retener a Mathieu Hermans o Neil Stephens, que aunque tuvo un 89 discreto, ya había apuntado maneras durante los años anteriores, y que había hecho neos a corredores como Aitor Garmendia o Dani Clavero.

Tras dos años de parón, Caja Rural volvería al ciclismo para formar promesas en el campo amateur. Desde 1992 y hasta ahora, de manera ininterrumpida, ha conseguido llevar a decenas de jóvenes ciclistas con el cuidado que la categoría exige. Entre ellos, nombres conocidos como Txente García Acosta, Aitor González, Alberto Losada, Juanjo Oroz o Egoi Martínez, que ya tienen relevo en el profesionalismo desde el Caja Rural amateur. Jesús Herrada (que pasa a Movistar), Victor de la Parte, Viktor Ryabkin e Igor Romero (camino del Caja Rural Pro) pasarán a profesionales –además de los que pasaron en 2010 con el salto que dio la estructura de Juan Manuel Hernández Eskisabel; Michał Kwiatkowski, Rubén García, Garikoitz Bravo, David de la Cruz, Higinio Fernández, Fabricio Ferrari, Egoitz García, Guillermo Lana, Rubén Martínez y Arturo Mora– en 2011 tras haber formado parte de una estructura que desde hace 17 años trabaja con la base del ciclismo, dando oportunidades a los jóvenes en el mundo del ciclismo, y que ahora busca asentarse en el profesionalismo buscando la categoría  Continental Profesional de los Vacansoleil, Andalucía Cajasur o Androni Giocattoli, la categoría que represente el éxito en una continuidad tan digna como necesaria para el mundo del ciclismo.

Javier Cepedano

* Próximamente El éxito en el continuidad de Caja Rural (II), con un repaso a la experiencia de Kaiku, al salto a la categoría profesional en 2010, el excepcional año del equipo o los fichajes para 2011.