Archivo de la etiqueta: BMC

BMC Racing Team: haciéndose fuertes en los adoquines

Tras un año de asentamiento en el pelotón, el BMC encara la temporada 2011 con optimismo y con metas más importantes de cara a hacerse un equipo fuerte dentro del pelotón internacional. Para ello el objetivo primordial, el cual han conseguido, era conseguir entrar dentro de los 18 equipos ProTour para la nueva temporada. Así pues, tras un 2010 aceptable, el BMC ha dado un salto de calidad, especialmente en la especialidad en la que están centrándose más, el pavé.  Para ello ha fichado a especialistas en esta disciplina como Greg Van Avermaet -además de ser un sprinter que pasa bien la media montaña- o Manuel Quinziato, que deja Liquigas para enrolarse en un equipo más acorde a sus características. Para ayudar a Evans en la montaña, han fichado a dos corredores de segunda fila, que no destacan especialmente pero que pueden desempeñar bien esa labor, Amael Moinard y Johann Tschopp. Por último, quizás el fichaje más sonado de la campaña ha sido el del americano Taylor Phinney, corredor que ha deslumbrado a todo el mundo dentro del circuito sub-23 y que dará mucho que hablar.

Piezas clave

De nuevo el corredor sobre el que están centradas todas las miradas es el ya ex-campeón del mundo Cadel Evans. El australiano tendrá que tomar las riendas del equipo en las grandes vueltas para darle presencia a la escuadra suiza. Si está al nivel del Giro del año pasado, sin duda que nos dará horas de espectáculo, aunque 33 años quizás sean ya demasiado para exigirle que esté con los mejores. En cualquier caso, Cadel es capaz de lo mejor y de lo peor, por lo que no habrá que perderle de vista.

El equipo no cuenta con otros corredores de relumbrón que puedan acompañar a Evans en la montaña, ya que los outsiders del equipo están especializados en el pavé. Un ya decadente Alessandro Ballan que no hizo un buen 2010 será uno de los principales encargados de darle notoriedad al equipo en los adoquines. Junto a él, George Hincapie o Marcus Burghardt. Ellos serán los encargados de llevar al equipo a lo más alto en la primavera de 2011.

La posible explosión de… Taylor Phinney

El joven corredor americano ganador de la prueba de contrarreloj en el Mundial de Geelong ha sido el fichaje más sonado de la pretemporada. Y como para no serlo. Un chaval que igual te puede conseguir un triunfo en la contrarreloj del mundial sub-23 como ganar la París-Roubaix sub-23. Es por esto que tanto se rumoreó con su fichaje. Aunque en un principio pareciera que lo tenía hecho con el RadioShack, la no seguridad de tener un patrocinador para 2012 hizo que Phinney se decantara por el BMC, un equipo que le ayudará a progresar en las piedras. Puede empezar a ganar en el año de su debut. Ya ha conseguido cosas muy importantes, por lo que se espera todo de él.

¿Hasta dónde podría llegar el BMC?

El equipo está hecho para dominar las pruebas de pavé, aunque siempre sujeto a lo que Cancellara decida hacer, pero sin duda son el equipo con más ciclistas de calidad en esta especialidad junto con el Garmin-Cervelo, que con la fusión han quedado muy reforzados. Es por esto que se tienen las expectativas muy altas en cuanto a sus resultados en los adoquines. Ballan, Burghardt, Hincapie, Van Avermaet, Quinziato o Phinney deben dejarse ver y conseguir alguna victoria en este tipo de pruebas. En las grandes vueltas, depende del rendimiento y del estado físico de Evans, pero no parece que vayan a tener mucha presencia en estas pruebas.

Primer año decepcionante para el BMC

El equipo BMC Racing Team nació de la mano del suizo Andy Rihs, dueño de la marca de bicicletas BMC, y de Jim Ochowicz, fundador del legendario equipo americano 7-Eleven, con un capital importante y con la clara premisa de establecerse cuanto antes en la élite del pelotón actual. Disputó su primer año en la categoría Continental, por lo que deberían ganarse sus presencia en las carreras más importantes, pero no parecía que fuesen a tener muchos problemas para ello contando en sus filas con el actual campeón del mundo y dos veces segundo en el Tour de Francia Cadel Evans.

Cuando se empezaron a perfilar los fichajes más importantes para esta temporada, parecía claro que el equipo buscaba ser uno de los equipos más fuertes en la campaña del norte con las incorporaciones de Ballan, Hincapie, Burghardt y Kroon; y por otro lado el ya nombrado Cadel Evans debería buscarse sus opciones en las grandes vueltas sin contar con unos gregarios que fuesen a priori a aguantar con el australiano en los grandes puertos de montaña (una constante en la carrera del aussie). El resto del equipo lo conformaban en su mayoría corredores suizos y estadounidenses de bajo nivel en principio.

La temporada para el equipo comenzaba en Australia con al disputa del Tour Down Under, donde iban a ser liderados por Evans, que a pesar de estar fuera de forma en este momento de la temporada se implicó bastante en carrera, acabando sexto en la general y escapándose con Valverde, Luisle y la revelación de la temporada Peter Sagan en la etapa con final en Willunga. Posteriormente pasaron sin pena ni gloria por diversas carreras, y la primera decepción de la temporada llegó poco después, al no ser invitados a una de las grandes clásicas del pavés, la Omloop Het Volk.

En Marzo llegaron buenos resultados de las manos de, cómo no, Cadel Evans: un tercer puesto en la Tirreno-Adriático y un sexto en el Critérium Internacional. El resto del equipo sin embargo parecía seguir de vacaciones, y en el primer monumento de la temporada, la Milán San Remo, el mejor resultado fue obra de Marcus Burghardt, vigésimo segundo llegando en el mismo tiempo del vencedor. La siguiente gran cita con el pavés fue la E3 Harelbeke, y esta vez el equipo si estaba invitado, pero el resultado fue decepcionante. La cosa mejoró en la Gent-Wevelgem, donde el veterano Hincapie se quedó fuera del podio por muy poco. Y con esto llegamos a Abril, el mes por excelencia de las clásicas. En Flandes, Hincapie volvió a conseguir un buen resultado para su equipo, quedando sexto, pero sin ningún BMC teniendo en algún momento la sensación de poder haber optado a la victoria. El resultado en Roubaix volvió a ser malo, siendo George nuevamente el mejor de su equipo, a un mundo de los mejores. Se había acabado la temporada pedruscómana sin ningún podio para el equipo, siendo especialmente sangrante el caso de Ballan, ganador hace 3 años de de Ronde Van Vlaanderen y que se había arrastrado en todas las carreras.

Sólo quedaban las Ardenas para evitar que el BMC se fuese de vacío de las clásicas, y el campeón del mundo Cadel Evans respondió de maravilla, ganando la Flecha Valona y quedando cuarto en Lieja. El próximo gran objetivo del equipo sería el Giro, con Evans de líder. El Giro nos deparó uno de los mejores momentos de la temporada, con Evans ganando en Montalcino con el maillot arcoiris embarrado, pero el australiano se tuvo que conformar con esa etapa y el maillot de la regularidad, amén de vestir la maglia rossa durante una etapa, ya que una fuga bidón camino de L’Aquila y una terrible petada en el Mortirolo le privaron de poder hacer podio en la ronda italiana.

Cadel Evans Montalcino Giro

En Julio la única nota positiva fueron las dos grandes victorias de Burghardt en el Tour de Suiza, y el cuarto puesto de Steve Morabito en la general. Con esto se llegaba al siguiente gran objetivo del equipo, el Tour de Francia. Evans volvía a partir como el líder del equipo, y las cosas empezaron bien, pudiéndose vestir de amarillo después de la etapa con final en Morzine-Avoriaz. Pero al día siguiente, en la Madeleinne, sufrió un desfallecimiento fruto de una fisura en el codo y de los grandes esfuerzos realizados en el Giro. En meta nos dejó uno de los momentos emotivos de la temporada, llorando en brazos de uno de sus compañeros por haber vuelto a fallar en la gran ronda gala.

Cadel Evans Tour

El resto del equipo pasó grismente a lo largo del Tour, y después de él las cosas no fueron a mejor: los únicos resultados destacables fueron un par de buenos puestos de Kristoff, Ballan y Santambrogio en las semiclásicas de Agosto y Septiembre. El equipo no fue invitado a la vuelta, por lo que la última gran carrera fue el Giro de Lombardía, culminado con un buen octavo puesto de Santambrogio. Entre medias se disputó el mundial, en el que el vigente campeón, Evans, lo dio todo para poder revalidar su título antes sus paisanos, pero finalmente el pelotón acabó cazando a todos los fugados, siendo la victoria para el noruego Hushovd.

Con esto acaba la temporada, no pudiendo ser calificada de otra cosa que de decepcionante: cuatro victorias, dos de ellas de Evans y dos de Burghardt. El equipo falló especialmente en las clásicas, y para tal fin se han fichado a varios corredores para ayudar al equipo en ellas (Van Avermaet, Quinziato y el prometedor Phinney, además de a Tschopp o Moinard), aunque el pez gordo del mercado se ha escapado, ya que parece casi seguro que Cancellara se irá al nuevo equipo de los Schleck. Evans ha realizado una gran temporada, y se han visto buenos destellos de Santambrogio, Morabito, Kristoff o Bookwalter, pero el resto del equipo ha fallado, sobre todo el ex campeón del mundo Alessandro Ballan. Mucho tiene que mejorar el equipo el año que viene si verdaderamente quiere establecerse entre los mejores equipos del pelotón.

Nikolas Bordallo

Licencia ProTour, un regalo divino

Dieciocho plazas Pro Tour para veinticuatro equipos, comienza un baile en la que la UCI será de nuevo el juez que determine que equipos se queden fuera dentro de este circo en el que cada día que pasa parece tener menos sentido. De esta decisión dependerá, ni más ni menos, el futuro de alguno de los equipos que se queden fuera del circuito, quizá alguno no sobreviva a un segundo rechazo.

De esas dieciocho plazas diez son fijas, diez equipos no tendrán que preocuparse por su futuro la próxima temporada. Ellos son AG2R, Garmin-Transitions, Lampre-Farnese Vini, Omega Pharma-Lotto, Quick Step, Rabobank, Sky, Team Katusha, Team RadioShack y Team Saxo Bank.

Además, ocho equipos han solicitado la renovación de la licencia: Astana, Euskaltel-Euskadi,  Velocity, FDJ, Geox, Liquigas-Doimo, Team HTC-Columbia y Telefónica Movistar- Abarca Sports.

De estos ocho equipos nos encontramos con potencias como por ejemplo el HTC-Columbia que debería ser un fijo, así como estructuras históricas como FDJ, Abarca Sports y Liquigas Doimo. Tanto Euskaltel como Astana por el momento tienen su presencia en Tour, Giro y Vuelta por estar clasificados dentro de los diecisiete primeros equipos del Ránking Mundial. Así pues de este grupo nos quedarían Geox y Velocity, pero estos últimos tendrían que encontrar los recursos necesarios en forma de patrocinadores.

Las seis solicitudes corresponden a Bbox Bouygues Télécom, BMC Racing Team, Cofidis, le crédit en ligne, Pegasus Sports, The Luxembourg Pro Cycling Project y Vacansoleil ProCycling Team. De estos seis los dos equipos franceses son los que tienen menos posibilidades se ocupar alguna de las plazas. El caso del proyecto australiano Pegasus Sport sigue el mismo camino que el Velocity alemán. De seis nos quedamos en tres.

Ahora bien, partiendo de la base que tanto Astana, Liquigas, FDJ, HTC-Columbia y Telefónica Movistar conseguirán renovar su licencia nos quedarían sólo tres plazas en juego para seis equipos con posibilidades reales. Ellos son:

Geox: la nueva estructura de Matxi y Gianetti entra fuerte en el ciclismo con un proyecto a largo plazo en el que ya han anunciado su primer gran fichaje, Carlos Sastre.

BMC Racing Team: cumplirá su segundo año dentro del pelotón sin haber conseguido las metas previstas, pero económicamente es un equipo fuerte.

The Luxembourg Pro Cycling Project: el hecho de contar con los hermanos Schleck sirve de baluarte para obtener una plaza.


Vacansoleil PorCycling Team:
después del esfuerzo económico realizado la pasada temporada se quedaron fuera, pero en vez de venirse abajo aumentaron su presupuesto y tienen firmados a Devolder y a Riccó para la próxima temporada.

Euskaltel-Euskadi: quizá sea el proyecto con menos viabilidad de los que aspiran a las plazas, pero su buena temporada unida a las renovaciones de los hombres importantes de la plantilla hace que opte con garantías.

Astana: pese a la marcha de Contador se está moviendo bien en el mercado, además de contar con un fuerte presupuesto que busque equilibrar su plantilla.

¿Una predicción personal? The Luxembourg Pro Cycling Project, Vacansoleil PorCycling Team y Astana.

La selección real no se conocerá hasta el 20 de noviembre cuando se conozca la lista provisional y esta sea definitiva el 10 de diciembre. Hasta entonces no conoceremos si la predicción fue acertada o no.

Miguel Hermosilla

Resumen equipos del Tour (y II)

HTC – COLUMBIA: Pese a las dudas de la primera semana, la expulsión de Renshaw y que no haya sido el equipo tan dominante en los sprint que fue la temporada pasada, Mark Cavendish ha sumado 5 victorias de etapa, a los que habría que añadir los dos segundos puestos de Tony Martin en las dos cronos. Lo único negativo, además del affaire Renshaw, el mal Tour de Rogers (37º) y que Martin no haya terminado por un paso adelante como vueltómano en este 2010.

Nota: 9

BMC: Desastroso Tour para los de Evans. En Aremberg pasaron totalmente desapercibidos, y quitando alguna fuga con Kroon o Burghardt, el rendimiento del equipo ha sido lamentable. Lo único destacable, el amarillo de Evans durante un día, ya que el australiano con problemas en el codo solo pudo ser 26º en París.

Nota: 4

QUICK STEP: Con la baja de Boonen, poco se esperaba de ellos en este Tour. Lejos de ello, los belgas han realizado una muy buena carrera. Sylvain Chavanel ha sumado dos victorias, la de Spa con parón del pelotón mediante y la de Station des Rousses realizando una increíble etapa. Además, el corredor francés vistió dos días el maillot amarillo. A parte del francés, De Weert (18º), Barredo e incluso Pineau, que llevó el maillot de la montaña unos días, han dado mucha presencia al equipo en carrera.

Nota: 8

MILRAM: Si nos dicen que los alemanes no han corrido el Tour, nos lo creeríamos. Gerdemann desaparecido. Ciolek siendo 2º en Montargis y gracias, solo recordado por su sprint (¿¿??) de Pau. Fiasco total.

Nota: 2

BBOX BOYGUES TELECOM: Gran Tour para ellos. Dos victorias de etapa en los Pirineos. Thomas Voeckler, con su maillot de campeón de Francia, en Bagneres de Luchon y al día siguiente, Pierrick Fedrigo, en Pau, ante rivales de muchisima calidad como Cunego o Armstrong. Se llevaron también el maillot de la montaña, con Anthony Charteau. Mucho más de lo esperado, aunque se esperara más de Rolland.

Nota: 8

CAISSE D’ESPARGNE: La estructura española ha estado muy voluntariosa durante el Tour pero no ha conseguido premio alguno. Luis León Sánchez ha sido su mejor hombre, 11º en la clasificación final y 2º en Saint Jean de Maurienne. Destacar también a Rubén Plaza (12º) y a Moreau, Perget y Kiriyenka que han luchado por varias etapas pero sin suerte.

Nota: 6

COFIDIS: Ha sido el único equipo francés que no ha conseguido una victoria de etapa. Se les ha visto en varias etapas de montaña de la mano de Taaramae, Moinard o Pauriol. Destacar que El Fares ha sido el mejor joven francés del Tour.

Nota: 5

EUSKALTEL: Su baza era Samuel Sánchez y así lo han demostrado. 4º posición final (la mejor posición histórica del equipo) y 2º en la etapa de Morzine-Avoriaz. La baja de Amets Txurruka les ha restado combatividad, aunque Rubén Pérez e Iván Velasco han intentado que su ausencia no se notase.

Nota: 7

RABOBANK: Único equipo con dos corredores en el Top-10 final. Menchov con su 3ª plaza en París y Gesink 6º. Les ha faltado alguna victoria parcial para que su Tour hubiese sido prácticamente perfecto. Freire nunca tuvo opción en sprint alguno y a Boom prácticamente ni se le vio (en la primera fuga del Tour en tierras holandesas).

Nota: 8

LAMPRE: Dentro de las posibilidades de los italianos, su Tour ha sido magnifico. Dos victorias de etapa y maillot verde final para Petacchi. Con Damiano Cunego protagonista en prácticamente todas las etapas de montaña, pero sin conseguir levantar los brazos. Gran Tour para ellos.

Nota: 8

FOOTON – SERVETTO: Cuando muchísima gente pensaba que el equipo de debutantes haría un Tour similar al de Milram, nada más lejos de la realidad. Muy buenas dos primeras semanas de Rafa Valls, 2ª posición en Station des Rousses y mucha presencia en los Alpes. Destacables también, Aitor Pérez,  3º en Bagneres de Luchon y muy combativo durante el Tour, y alguna buena actuación de Eros Capecchi. La baja de Cardoso el primer día, el del prólogo, fue un varapalo, pero supieron reponserse con plenitud.

Nota: 6

Jorge Enrique

Los primeros meses de BMC

Fue la sorpresa de la pretemporada, apoyándose en una estructura previa un tanto débil, y con una buena inyección económica, el conjunto BMC iniciaba una nueva etapa que les tenía que llevar, a corto plazo, a pelear de tú a tú con todos los grandes colosos del pelotón.

A principio de temporada, en la presentación de cada uno de los equipos decíamos lo siguiente en relación al equipo BMC Racing Team:

“La composición del conjunto parece óptima para brillar sobre la adoquinada primavera rodeando a los ya mencionados Ballan e Hincapie con ciclistas de la talla de Kroon o Burghardt. Con un bloque algo corto para el asalto a carreras de tres semanas el fichaje de un lobo solitario como Evans parece más que acertado para, cuanto menos, dejarse ver en los podios.”

Pasadas ya unas cuantas semanas desde aquella entrada, la situación para el equipo no podría ser más desoladora. Tanto en la adoquinada primavera como en las carreras por etapas. Desde que con la disputa de la Omloop Het Nieuwsblad jace dos meseses atrás empezasen las clásicas sobre pavés, el conjunto no ha tenido la menor presencia. Poco a poco han dejado pasar oportunidades como la Kuurne-Bruselas-Kuurne, la A través de Flandes, la E3, los tres días de la Panne, de Ronde, Scheldeprijs o París-Roubaix. Ahora, en medio del tríptico en Holanda y Bélgica, siguen igual (el campeón mundial, Cadel Evans, se dejó ver ayer un poco, pero sin resultado alguno).

No fue hasta finales de Marzo cuando por fin, el veterano George Hincapie apareció en carrera, en la Gante-Wevelgem, enganchándose al grupo cabecero a falta de 40km a meta y llegando en un grupo de seis en el que a la hora de jugarse la carrera al sprint cometió un error impropio de un corredor con su experiencia, pues pareció haber olvidado que ya no es integrante del Team Columbia – HTC, y ejerció a la perfección la labor de lanzador de Bernard Eisel. Pero al menos se le pudo ver en carrera, que ya es un avance.

No se puede decir lo mismo de Alessandro Ballan, un caso bastante más sangrante, ya que si bien el año pasado no pudo lucir su maillot de campeón mundial por los caminos adoquinados flamencos por una mononucleosis, este año no ha contado con ningún contratiempo con el que excusarse por su pésima temporada de piedras. Ni presencia en carrera ni puestos de honor ni mucho menos victorias. Y no se le encuentra explicación a no ser que sus progresos en el habla inglesa no estén siendo tan rápidos como él desearía o que se oliese que el affair de dóping en Italia relacionado con Lampre iba a destaparse (ahora se encuentra apartado junto a Mauro Santambrogio).

Salvando la importante diferencia del rol que tiene cada cual en el seno del equipo, el italiano se encuentra en la misma situación que Marcus Burghardt y Kastern Kroon, corredores de contrastada experiencia que tampoco se están dejando ver, ni en busca de sus propias opciones en carrera ni sirviendo de apoyo para sus jefes de filas.

Tras la primera fase de clásicas, los cuatro se encontraron a mitad del mes de marzo para correr la Tirreno-Adriático formando un equipo más que decente junto a Cadel Evans, en el que al final sólamente el australiano brilló con un tercer puesto en la general.

Evans, que está durante este inicio de temporada compitiendo en las carreras de una semana, además del mencionado tercer puesto en la general de Tirreno-Adriático, acumula dos sextas posiciones en las clasificaciones finales del Tour Down Under y del Critérium Internacional, dando guerra y compitiendo en todas las carreras que ha disputado, pero bastante alejado de las victorias. Vamos, lo de casi siempre.

Junto a él, corrió en Australia y Córcega, Mauro Santambrogio, que llegó al equipo de la mano de Ballan proveniente de Lampre. Sus resultados hablan por sí mismos. El resto de la plantilla, lo que se presumía, nada de nada, cosa que está suponiendo un grave problema al equipo suizo-americano, que se ha visto excluído de carreras a las que no acuden sus mejores corredores.

El esperpento final de la temporada de piedras llegó en los dos Monumentos sobre adoquines. Si bien este año ha habido dos monstruos muy por encima del resto de mortales, el Tour de Flandes y la París-Roubaix deben tener dudas acerca de la participación de BMC. En De Ronde estaban los cuatro especialistas, mientras que en el Infierno del Norte sólo Hincapie y Burghardt, pero ni el primero ni el segundo domingo de Abril se les vio en carrera más allá de la sexta posición de Hincapie al vencer un sprint masivo. A destacar que el americano, el corredor al que más opciones se le intuían de cara a la París-Roubaix, no sufrió ni una de sus conocidas mil y una desdichas en esta carrera y pese a no tener opciones reales frente a Boonen o Cancellara, tampoco dio guerra en ningún momento llegando al  Velódromo a más de 7 minutos del suizo.

Cerrado el capítulo de las piedras, las opciones se centrarán en Cadel Evans, tanto de cara a las Árdenas como al Giro de Italia, donde parte como uno de los principales favoritos para hacerse con la maglia rosa.

Y aunque finalmente el Tour de Francia haya anunciado los 22 equipos, o más bien haya adjudicado las invitaciones que quedaban pendientes, con el conjunto BMC entre los elegidos, son más de uno y de dos los que piensan que tener a Evans con el maillot arcobaleno no debería ser, por el bien del ciclismo, aval suficiente para recibir una invitación, cosa que, por otra parte, podría haber provocado una muerte prematura del nuevo proyecto BMC. Ahora, con la invitación bajo el brazo, podrán respirar bastante más aliviados y sin la presión que ejercía el fantasma de no verse invitados a la ronda gala, el equipo tiene una ocasión perfecta para cambiar de rumbo y volver a ilusionar a los aficionados como lo hizo meses atrás cuando casi de la nada nació una alternativa real a los dominadores del ciclismo en algunos de sus escenarios, aunque ya haya perdido una oportunidad, la oportunidad que más nos gusta en C&H.

Xavier Andrés