Archivo de la categoría: Crónicas

Euskaltel-Euskadi reabre la puerta de Iparralde.

Hace 16 años, cuando nació el equipo ciclista Euskadi, el conjunto contaba con tan solo 15 corredores. Era un equipo pequeño, con Petronor como único patrocinador, lo que le llevó a pasar verdaderas penurias económicas. En aquél año, 1994, uno de los objetivos del conjunto era dar salida a las jóvenes promesas vascas. Entre ellos, estaban Cesar Soláun, el hoy en día comentarista de EITB Xabier Usabiaga, Robeto Laiseka, Iñigo González Heredi o el incombustible Iñigo Cuesta. Sin embargo, aquello no era el único objetivo. Una de las condiciones primordiales que se pusieron para que la estructura ciclista saliera adelante era que tenía que dar cobijo a aquellos corredores vascos que se habían quedado sin agrupación donde correr, gente importante como Peio Ruiz Cabestany, Juan Carlos González-Salvador, Javier Murguialdai o Thierry Elissalde. Centrémonos en éste último corredor, ya que es el punto de partida de éste artículo.

Thierry Elissalde
, nació en en el año 1969 en Baiona (a escasos kms de Irun, tan de moda durante estos días), lugar donde el honor de ser el deporte rey se lo discuten el rugby y el fútbol. El ciclismo no está muy arraigado en Iparralde, pese a estar a pocos kilómetros de los Pirineos y cerca de otras zonas francesas que sí tienen una gran afición a la bicicleta. Elissalde, un corredor rocoso, destacó en amateurs, donde ganó el Circuito Montañés (1993) entre otras pruebas. En cambio, durante su corto periodo en profesionales (1994-1995), no pudo levantar los brazos en ninguna ocasión. Se retiró después de dos años en el Euskadi. Hoy en día, es el ojo del Euskaltel en Iparralde.


Durante quince años, desde 1995 hasta 2010, no ha habido ningún corredor de Iparralde que haya lucido el maillot naranja.

El año pasado, surgió una esperanza dentro del entramado de la Fundación Euskadi, concretamente en el Orbea. Un tímido chaval llamado Romain Sicard, empezaba a destacar en el equipo continental. Un diamante en bruto en la cantera menos explotada por el ciclismo vasco, el del más allá del Bidasoa. Sicard, oriundo de Hazparne, después de rayar a buen nivel en juveniles y destacar como pistard, recaló en un centro de alto rendimiento de Toulouse. Allí es donde muchas de las promesas galas se forman tanto deportiva como académicamente. Durante la etapa de aficionado, continuó en Toulouse, hasta que en 2009, se abrió la puerta del equipo continental Orbea. Despuntó a las primeras de cambio. En ese mismo año, ganó la Subida al Naranco, una etapa en la Ronde de l’Isard, el Tour del Porvenir y se proclamó nada más y nada menos que campeón del mundo sub23 en la modalidad de ruta. Junto a otra gran promesa como Jonathan Castroviejo, en 2010 ha subido al primer equipo, el equipo con licencia Pro Tour, Euskaltel-Euskadi. Este mismo año ha dado buenas señas de su calidad, como lo hizo en la Dauphine Libere.

Con Romain, el Euskaltel ha retomado una nueva vía, donde parece que los corredores originarios del país vasco-francés tendrán más lugar que nunca. Es en este momento donde entra el tercer corredor de Iparralde en escena, Pierre Cazaux. Éste último, natural de Donapaleu, pasó a profesionales con 23 años, en el equipo Roubaix-Lille Metropole. Después de dos buenos años en el equipo continental, y a pesar de que no logró ninguna victoria, uno de los equipos más famosos de Francia, el Française des Jeux, se interesó en él. Éste año, ha corrido con el equipo galo pruebas importantes como la Vuelta a España, donde participó en más de una escapada. Este corredor trabajador y combativo, ha tenído el contrato de renovación en la mesa, a falta de su firma. Sin embargo, el Euskaltel-Euskadi le ha propuesto un contrato de dos años de duración, que al parecer le ha seducido más, ya que ha sido el que ha terminado firmándolo. Por tanto, se ha convertido (desde 2011) en el tercer corredor vasco-francés en la historia del conjunto naranja.

Estos tres ciclistas, con diferentes recorridos en sus vidas deportivas han terminado por correr en el Euskaltel-Euskadi. Madariaga, González de Galdeano y compañía, han ampliado sus miras, y parece que en los años venideros pueden recalar más corredores de más allá de Biriatou. Justamente, al termino de este artículo ha saltado la noticia  de que la Fundación Euskadi ha contratado a Loic Chetout, de Baiona y junior de segundo año y al espigado Karl Baudron, juvenil y natural de Pau para reforzar al equipo Naturgas Energia, el primer eslabón de la Fundación por detrás de Orbea y Euskaltel-Euskadi. Por último, más de una vez ha salido el nombre de Mickael Queiroz de 20 años, que corre en el Blagnac de Toulose, equipo donde también corrió Sicard, pero parece que por ahora no va a dar el salto en el equipo naranja. Estos tres últimos ciclistas parecen tener un futuro realmente prometedor, por lo que solo nos falta esperar como evolucionan.

Iñigo Igarza

Anuncios

Un gran campeón en un gran Mundial

(Foto: © Riccardo Scanferla)

Uno de los fenómenos más maravillosos del ciclismo ha vuelto a suceder este año. El maillot arcoíris y su carrera, el Mundial de fondo en carretera, han conseguido que esta fiesta del deporte haya brillado con más luz que nunca en una de las semanas más turbulentas de los últimos tiempos. La carrera de Geelong ha tenido todo lo que se le puede pedir a esta competición, además del colofón de un campeón del máximo nivel y a la altura de la historia de esta carrera legendaria. No es arriesgado decir que este Campeonato del Mundo es el reencuentro del ciclismo consigo mismo, la conjunción de todo lo bueno que este deporte, con tantas maravillas como pesadillas, ofrece a su aficionado.

Como es menester en un Mundial, muy pronto se formó la fuga que lideraría la carrera durante la mayor parte de  su recorrido. Eran Diego Tamayo (Colombia), Brammeier (Irlanda), Jackson Rodriguez (Venezuela), Kvachuk (Ucrania)  y Mohammed Said Jelammoury (Marruecos), con el serbio Esad Hasanovic sin poder conectar por detrás, desterrado en tierra de nadie. La escapada fue ganando terreno con facilidad durante el camino entre Melbourne y Geelong, antes del recorrido urbano final, hasta que llegaron a los 23 minutos de ventaja justo en la primera vuelta en Geelong. En ese momento estuvo a punto de producirse una circunstancia insospechada: los escapados se quedaron a dos minutos de doblar al pelotón. La selección belga se puso a tirar a tiempo y salvó a la carrera del surrealismo.

La ventaja fue disminuyendo paso a paso hasta que a falta de cinco vueltas para el final se iba a producir un movimiento importante: en la subida al segundo repecho del circuito, los italianos aceleraron la carrera y formaron un corte en el pelotón. Por delante se quedaron 32 corredores, entre los que estaban Pozzato, Gilbert, Evans, Boasson Hagen, Nibali, Greipel o Roche, además con abundante compañía de gregarios. Por detrás se había quedado Freire, pero también Samuel y Luis León Sánchez; eran Barredo, Plaza y Zubeldia, ciclistas sin peso para pensar en la victoria, los filtrados. Eran problemas para España.

La ventaja llegó muy pronto al minuto y no quedó más remedio que sacrificar a Samuel y Luis León. Mientras que el ovetense apenas duró en la cabeza del grupo, el trabajo del murciano fue más notorio y acercó algo al pelotón, aunque estaba claro que no era suficiente. Durante un par de vueltas se mantuvieron las diferencias, hasta que a dos y media del final, Nibali, siguiendo la estrategia pirotécnica del debutante Bettini, se fue en cabeza de carrera, ya cazado el superviviente Kvachuk. El movimiento del ganador de la Vuelta redujo el grupo a unas diez unidades, pero no se conformó con eso y volvió a atacar en la siguiente subida.

Esta vez Il Squalo se fue solo hasta que vio que quedaba mucho camino y que sería mejor esperar. Llegaron hasta él Anker Sörensen, Serpa, Visconti y Moerenhout y por detrás se quedó un grupo liderado por Gilbert y sin la presencia de los tres españoles. ¿Dónde estaban? Por fin, detrás. Con la ayuda de rusos y eslovenos, Barredo empezó a recortar drásticamente diferencias. Su trabajo fue espectacular, pero parece imposible que hubiera tenido los mismos efectos si el grupo de 32 se hubiera mantenido compacto. Italia, que había provocado el corte y conseguido su objetivo de endurecer la prueba, fallaba por regodearse en su lucimiento. A vuelta y media del final, la carrera se reagrupaba.

Bélgica lo volvió a intentar y Leukemans hizo saltar por los aires al pelotón lanzando a Gilbert. Les siguieron Pozzato, Evans y Kolobnev. No se entendieron y el pelotón los volvió a absorber antes de que sonase la campana de la última vuelta. Después de tantas cosas, se llegaba a los últimos 15 kilómetros con un grupo de 40 ciclistas para jugarse la victoria. Quedaban dos subidas y estaba claro que Philippe Gilbert, la viva imagen de la valentía sobre la bicicleta, atacaría.

(Foto: © Graham Watson)

Lo hizo en la penúltima subida. Por sus ataques lo reconocerás: Gilbert soltó una arrancada terrible que le lanzó en solitario y que enseguida le abrió un hueco prometedor. Por detrás reaccionó Evans, gigante en la defensa en casa de su arcoíris, junto a Kolobnev, Schleck, Sörensen, Leukemans y Martens. Pozzato lo intentó pero fue incapaz. Mientras el valón alcanzaba los veinte segundos de ventaja, sus perseguidores se movían en la última subida del Mundial. Gilbert mantenía las distancias: su forma de pedalear, absolutamente poderosa, apestaba a ganador.

Pero aún quedaban seis kilómetros llanos hasta la meta y ya eran 260 los que tenían en las piernas. De repente, Gilbert empezó a acusar toda la fatiga y a ver cómo su ventaja iba descendiendo. A la vez el pelotón -es un decir: habría unos veinte ciclistas- renacía y neutralizaba primero al grupo perseguidor y después al que había sido el ciclista más fuerte de la prueba. Iba a haber sprint. Y Óscar Freire estaba en el grupo, como tantas veces.

El tricampeón no había aparecido por los puestos delanteros en ninguna de las muchas subidas, lo que no dejaba de ser una mala señal. Pero ahí estaba, avanzando posiciones al olor de la meta. Gusev, Brajkovic y Terpstra protagonizaron los intentos de romper el sprint, pero ninguno de ellos era Fabian Cancellara, que perdió contacto con el grupo en el penúltimo giro. Chris Anker Sörensen lideraba el grupo como hiciera en Varese y, a 200 metros de meta, Van Avermaet lanzó el sprint.

Freire inició la volata sobre la décima posición, a rueda de Gilbert. No era ni la rueda ni la posición, probablemente porque no era el día del cántabro. Hushovd y Breschel le tenían cogida la rueda a Van Avermaet y cada uno se abrió hacia un lado del flamenco. Mientras que inicialmente Breschel salió más rápido por la derecha, Hushovd remontó por la izquierda, pegado a la valla, y batió a todos sus rivales en un sprint de genio de este deporte.

(Foto: © Luca Bettini)

La plata fue para Breschel, su segunda medalla mundialista, y el bronce para el local Allan Davis, que lo aguantó sobre la línea ante la progresión de Pozzato, mal colocado. Freire fue sexto, avanzando en los últimos metros. La gloria se iba hasta Noruega, un país sin tradición ciclista -aunque sí deportiva- que ha dado a un gran campeón. Thor Hushovd corría sin el apoyo de una selección  potente en Geelong, como lo hacía en sus tiempos en el Crédit Agricole, cuando era cabeza, corazón y piernas de este modesto equipo francés.

La victoria de Hushovd es justa por su olfato, por su magestuoso sprint y porque culmina la carrera de uno de esos ciclistas que dignifican su profesión cuando se montan en la bicicleta. En ese sentido, es un magnífico sucesor para Cadel Evans, que esta temporada ha protagonizado la mejor defensa del arcoíris de los últimos tiempos. Hushovd también paseará con el orgullo de un héroe de este deporte el maillot más especial que existe, y hoy mismo ha anunciado que su gran objetivo como campeón del mundo es ganar en Roubaix. Lo consiga o no, desde aquí nos ponemos en pie con Hushovd, con Gilbert y con el espectáculo que nos ha dado el Mundial de Geelong, inolvidable para los aficionados.  ¡Viva el ciclismo!

David Vilares

Cancellara gana y entra en la historia

Por primera vez desde que empezase la disputa del Mundial de Ciclismo, éste viajaba al hemisferio sur. A las 5 de la mañana hora peninsular tomaba la salida el primer corredor, James Weekes, de Saint Kitts & Nevis, en un primer grupo de corredores entre los que se encontraba el cántabro José Iván Gutiérrez, quien se colocaría en primera posición al acabar todos los integrantes de dicho grupo en el que como nombres importantes figuraba también el del eslovaco Martin Veltis. El segundo grupo era abierto por Reginald Douglas, también de Saint Kitts & Nevis y cerrado por un Sylvain Chavanel que ha acabado extremadamente lejos de los mejores de la prueba. Entre uno y otro, corredores como Gusev, Fofonov o Grivko no pudieron hacerse con el mejor tiempo, pues el ciclista polaco del equipo Liquigas Maciej Bodnar marcó el mejor tiempo hasta ese momento.

Se abría el tercero de los grupos, y los nombres ya empezaban a ser de un peso relevante, por lo que muchos han sido los que han cambiado las habituales noticias matinales por el Mundial, mientras que otros han perdido alguna hora de sueño para poder ver la prueba. Van Garderen y Peter Velits, procedentes de la Vuelta, llegaban como outsiders a las medallas, y han acabado marcándose una crono desastrosa, mientras que Luis León Sánchez y Michael Rogers han iniciado una lucha por marcar el mejor tiempo que ha durado hasta la misma linea de meta, en que el australiano ha hecho buenos los tiempos parciales en que iba por delante que el de Mula.

Y por fin, a las ocho de la mañana, salían los grandes favoritos. Tuft y Brajkovic decepcionando, mientras que Grabsch, Larsson, Moerenhout y Zabriskie algo por debajo de sus posibilidades no pudieron poner en jaque a los que han acabdo luchando por las medallas. El primero de ellos, David Millar había llegado a Geelong sin hacer demasiado ruido, tras una Vuelta bastante discreta, pero comenzó el mejor tiempo en el primer paso intermedio. A partir de entonces iría perdiendo tiempo progresivamente con Cancellara, quién comenzó regulando durante la primera vuelta en vista de los muros que debían afrontar los corredores por hasta cuatro veces, hasta conseguir una segunda posición que ha visto peligrar por el excelente final de Tony Martin. Y es que el alemán, pese a sufrir un pinchazo que le ha hecho despedirse de las pocas opciones que tenía de conseguir el oro, ha acabado haciendo una segunda parte extraordinaria que le ha hecho acabar a escasos 9” de Millar y que le ha permitido superar el tiempo de Richie Porte. El australiano ha hecho una crono muy seria, demostrando que es un gran corredor de la especialidad,  muy constante durante los 45,8km de los que constaba la prueba; durante muchos minutos, de hecho, se ha visto en el podio, y más con el pinchazo de Martin, pero al final la teórica superioridad del alemán ha quedado plasmada, relegando al de Tasmania a una excelente cuarta plaza.

foto: Graham Watson - biciciclismo.com

Por encima de todos, y no siendo ya noticia, ha estado Fabian Cancellara, que aunque no ha dado la exhibición del año pasado en Mendrisio, superó a sus rivales con una autoridad aplastante, gestionando muy bien los repechos moviendo muy poco desarrollo, guardando fuerzas para los sectores de descenso y llanos, en que la Locomotora de Berna ha vuelto a demostrar que es casi invencible. Acabó la prueba con más de un minuto de diferencia sobre David Millar, pasando a la historia por ser el primer ciclista en carretera en ganar cuatro Mundiales, esta vez en contrarreloj, y conviertiéndose, paso a paso, en uno de los mejores especialistas de la historia.

El domingo afrontará la prueba de fuego definitiva, la ruta, donde podrá dar fin a un año donde los resultados le vuelven a levantar como uno de los mejores corredores del año gracias a sus victorias en Flandes, Roubaix y los parciales contra el crono del Tour.

foto: Graham Watson - biciciclismo.com

Xavier Andrés

Resumen de los equipos presentes en la Vuelta 2010

LIQUIGAS – DOIMO: El equipo italiano ha conseguido el triunfo final de la mano del siciliano Vincenzo Nibali, dominador de la prueba tras la desafortunada caída de Igor Antón. Pese a tener un equipo bastante limitado, han conseguido mantener el maillot rojo de la mano de Olivier Zaugg y especialmente de Roman Kreuziger. La nota negativa, la poca presencia de Bennati en los sprints.

NOTA: 9

XACOBEO GALICIA: Sorprendente actuación de la escuadra de Álvaro Pino que ha mostrado una solidez inesperada. Además de la gran Vuelta de su líder, Ezequiel Mosquera, corredores como David García Dapena o Gonzalo Rabuñal se han destapado como grandes gregarios en la montaña. Mención especial para Serafín Martínez, que luchó hasta el final por el maillot de la montaña.

NOTA: 9

TEAM HTC – COLUMBIA: Impresionante, sorprendente, espectacular, extraordinaria, sorpresiva… todos esos adjetivos sirven para calificar la actuación del esloveno Peter Velits en esta Vuelta. Un podio totalmente inesperado y una victoria de etapa en la CRI de Peñafiel. Además, Mark Cavendish ha conseguido el maillot verde y tres victorias de etapa y Tejay Van Garderen empieza a demostrar su calidad. Excelente Vuelta para los hombres de Stapleton.

NOTA: 9

TEAM KATUSHA: Sólida, pero no brillante Vuelta del equipo ruso que ha terminado con el cuarto puesto en la general de Joaquim Rodríguez. Vladimir Karpets deslumbró como gregario del catalán en la primera semana y Alexandr Kolobnev y, en menor medida Vladimir Gusev, mostraron un gran nivel durante toda la prueba. La presencia de la joven promesa rusa Galimzyanov en los sprints también es algo a mencionar.

NOTA: 8

TEAM SAXO BANK: Luces y sombras en la presencia del Saxo Bank en esta Vuelta. Por una parte, destaca la buenaactuación de Frank Schleck, peleando en todo momento por la general, pero por otra parte, destaca por encima de todo la polémica que acabó con la exclusión de Andy Schleck y de O’Grady de la Vuelta, además de la discretísima actuación de Cancellara y de Haedo en los sprints. Todo ello empaña completamente la actuación de los hombres de Riis.

NOTA: 4,5

CERVELO TEST TEAM: El buen sexto puesto de Xavier Tondo es lo más destacable de la participación del equipo en la Vuelta, además del triunfo de etapa de Hushovd en Murcia. Carlos Sastre se ha mostrado un tanto más discreto pero no se puede negar que lo ha intentado. Mala actuación de Deignan tras su top 10 del año pasado. Las dos grandes perlas del equipo, Denifl y Pujol, no se han dejado ver prácticamente.

NOTA: 7

AG2R: Nicolas Roche ha hecho una gran actuación en esta Vuelta a España. Siempre con los mejores y manteniendo ese 7º en la general final. El resto del equipo bastante discreto. Rescatar a Biel Kadri que se ha mostrado muy combativo durante toda la Vuelta y ha dejado buenas sensaciones, pero ni Nocentini ni Riblon han estado a la altura.

NOTA: 6

GARMIN – TRANSITIONS: Aceptable Vuelta a España del equipo de Vaughters. El corredor americano Tom Danielson ha estado bastante bien, pero tampoco brillante. En los sprints, Tyler Farrar estuvo a punto de hacerse con el maillot de la regularidad, ganando enla última etapa con final en Madrid, pero no pudo ser. Vandevelde y Millar han completado una Vuelta para olvidar.

NOTA: 7

CAISSE D’EPARGNE: Decepcionante Vuelta a España del equipo español. Pese a los triunfos de etapa de Erviti y de David López, no tuvieron opciones en ningún momento de pelear por el podio. Muy afectados por las caídas de Urán y de Bruseghin, fue Luisle el que tomó las riendas del equipo. Aún así, han terminado segundos en la clasificación por equipos.

NOTA: 6.5

EUSKALTEL – EUSKADI: Las carreras de tres semanas no acaban hasta el último día, y nunca se sabe lo que podía haber pasado, pero Igor Antón era el máximo favorito a la victoria antes de su caída en Peña Cabarga. La Vuelta le espera. Pese a la decepción que ello conlleva, el equipo fue capaz de reponerse y trabajar para conseguir la victoria de Mikel Nieve. Espectacular Vuelta del equipo de Madariaga.

NOTA: 9

COFIDIS: Moncoutié. El incansable corredor francés es el único que ha salvado la actuación de los franceses en esta Vuelta. Dumoulin ha conseguido algún puesto de honor en los sprints, pero el maillot de la montaña de Moncoutié y su victoria en Xorret de Catí, le sirve al equipo para haber firmado una aceptable Vuelta.

NOTA: 7

FDJ: Rompe un poco con el mito de que los franceses vienen a España a pasearse. Victoria de Hutarovich por delante de Cavendish en Marbella y buena presencia de Le Mevel y en mayor medida de Di Gregorio en la montaña.  Cherel (futuro corredor de AG2R) se ha dejado ver también en las fugas.

NOTA: 6

LAMPRE – FARNESE VINI: Se esperaba una mejor actuación de los italianos, sobre todo en los sprints.  La victoria de Petacchi en Orihuela es lo único destacable de un equipo en el que Kashechkin no se ha dejado ver prácticamente nada y Grega Bole ha decepcionado bastante en los sprints.

NOTA: 5

OMEGA PHARMA – LOTTO: Muy buena actuación del equipo belga en el que ha destacado por encima de todos Philippe Gilbert. Las victorias en Málaga y Toledo han demostrado que Gilbert es el máximo favorito a llevarse el maillot arcoiris en Australia si la carrera se endurece un poco. De resto, bien Peraud, al que se le ha hecho larga la Vuelta y bien Bakelandts.

NOTA: 7,5

ASTANÁ: Decepcionante Vuelta del equipo kazajo que se ajusta al equipo que trajeron a la carrera. Fofonov lo intentó bastante y Davis consiguió buenos puestos en algunos sprints, pero no es suficiente para calificar su Vuelta de aprobado.

NOTA: 4

TEAM MILRAM: No se podía esperar mucho de ellos en esta Vuelta. Se pone así, punto y final a su participación en las grandes vueltas tras su futuro abandono del pelotón. Buena actuación de Terpstra y Roels en las fugas, pero poco más. El positivo de Sentjens mancha aún más la actuación del equipo.

NOTA: 3,5

RABOBANK: Se tenían muchas esperanzas puestas en lo que pudiera hacer Menchov siendo el mejor contrarrelojista de los candidatos a la victoria, pero quedó eliminado muy pronto. El resto del equipo, completamente desaparecido. Un desastre de Vuelta.

NOTA: 3

ANDALUCÍA CAJA-SUR: Han cumplido las expectativas. Casi todos los días, tenían un corredor en la fuga y pese a que su teórico líder, Gómez Marchante, no se ha dejado ver en toda la Vuelta, han dejado buenas sensaciones.

NOTA: 5

FOOTON – SERVETTO: Lo mismo que pasa con Andalucía Caja-Sur se puede aplicar al equipo de Matxín. El tempranero abandono de Durán y la baja antes de comenzar de Valls, con una mononucleosis, dejó al equipo sin su única posibilidad de colocar a un corredor en los puestos altos de la clasificación general. Destaca la buena carrera de Johnnie Walker, que ha dado mucho que hablar y la presencia en algunos sprints de Cardoso.

NOTA: 5

BBOX BOUYGUES TELECOM: No se han dejado ver prácticamente nada. Solamente Johann Tschopp ha puesto algo de combatividad a la participación de los franceses en esta Vuelta. Bonnet, muy mal en los sprints.

NOTA: 4

TEAM SKY: El triste fallecimiento de Txema González hizo que el equipo decidiera abandonar la carrera. Unido a una infección alimenticia que afectó a gran parte de los corredores, no se pudo ver lo que podía haber hecho el Sky en esta Vuelta.

NOTA: SC

Nibali y Mosquera regalan espectáculo en la Bola del Mundo

Desde hacía meses que se sabía que toda la estrategia de Unipublic, empresa organizadora de la Vuelta a España, en la edición de 2010 giraría en torno al último día de carrera, al que se tendría que ascender una cumbre esperada y soñada por el fallecido Enrique Franco y que no consiguió como gerente de la carrera llevar allí a la ronda española; la Bola del Mundo.

Sólo la crono de Peñafiel podía amenazar el ansiado deseo de Javier Guillén, el ahora máximo dirigente de la carrera, de dejar que la carrera se decidiese en el hormigón, duro y rasgado, de la cumbre madrileña. Y lo consiguió. Una excelsa crono de Ezequiel Mosquera (Xacobeo Galicia) conseguiría dejar la distancia entre él y Vincenzo Nibali (Liquigas) reducida a segundos que podrían ser recuperados en este casi imposible acople a Navacerrada que ha terminado por deparar un duelo maravilloso, de tú a tú, a cuchillo y dejando a ambos protagonistas exhaustos y felices por lo derrochado y lo conseguido. Nibali y Mosquera, al final, han conseguido hacer que la Bola del Mundo vaya a quedar en el recuerdo de los aficionados por haber ofrecido uno de los grandes espectáculos en el ciclismo en este 2010.

El día comenzó rápido. La fuga, esta vez formada por 18 corredores, muchos de ellos de calidad contrastada como Gilbert, Arroyo, Plaza, Tschopp, Siutsou, Cuesta o Veloso, obligó al pelotón, comandado por Liquigas en primer lugar y Xacobeo tras la subida y posterior bajada al Puerto de Navacerrada, a no dejarles renta suficiente para que pudieran disputar la etapa en la cima madrileña. Hoy las bonificaciones se antojaban claves para la resolución de la general final de la Vuelta a España 2010. Así consiguieron mantener a los fugados durante muchos kilómetros y con nunca más de 3 minutos de renta. En la ascensión final, a 8 kilómetros de meta, la aventura de los valientes llegó a su final.

Tras ello, Fränck Schleck (Team Saxo Bank), en búsqueda de un triunfo de etapa y de, quizás, las cosquillas del tercer clasificado, Peter Velits (Team HTC – Columbia), fue el primero de los líderes en arrancar. Tras el luxemburgués, Mosquera buscando hacer la distancia suficiente para hacer historia. Tras unos intensos primeros metros de estirón consiguió romper la cuerda con Nibali. El italiano, sin demostrar la edad que tiene, corrió como un auténtico veterano no cayendo en la trampa del ritmo del gallego, circunstancia que si sufrió en Pal. Gestionó los metros finales de la subida a Navacerrada con tranquilidad y cadencia para poder entrar en el hormigón de la Bola del Mundo con apenas unos segundos de retraso sobre Mosquera, que ya, con sus cartas descubiertas, lo único que podía hacer era tirar con todo hasta los 2.365 metros de altura, donde estaba situada la meta. Por medio, las rampas imposibles de cemento, la niebla y miles de personas alentando a los corredores que hicieron de este final un momento intenso de ciclismo, de los mejores del año.

Nibali Bola del Mundo Vuelta

Nibali ascendiendo por el hormigón de la Bola del Mundo

Hasta los 20 segundos consiguió estirar el pupilo de Álvaro Pino la distancia con Lo Squalo, que de rojo y por detrás siempre de Mosquera se marcó la referencia de las motos para que, retorciéndose sobre la bicicleta no se le escapara el que se convertiría en el triunfo de su vida; su primera Gran Vuelta. Extenuado y roto, en el último kilómetro Mosquera perdió ventaja y las esperanzas de un triunfo antológico en la Bola del Mundo que le diera en mano el maillot rojo se iban esfumando tras haber balanceado una diferencia siempre en torno a los 15 segundos. Al final, un último empujón (casi perdido por la -otra vez- penosa retransmisión de RTVE, que quizás haya sido la única que no ha estado a la altura) propició que, al menos, pudiera escribir su nombre en la cima madrileña y así pasar a la historia como el primer ganador en la Bola del Mundo. Por detrás, Joaquim Rodríguez (Katusha) distanciaba a Velits y Schleck, aunque sin consecuencias para la clasificación general final, que deja a Vincenzo Nibali como virtual vencedor de la Vuelta 2010, a Ezequiel Mosquera como segundo en el que es su primer podium -más que merecido- en una GT y a Peter Velits, sorprendete y esperanzador por lo que su figura pueda deparar de aquí en adelante, como tercero.

Sensaciones placenteras y emoción desbordada en el entorno de Liquigas, que consigue su segunda GT del año tras la victoria de Basso en el Giro. Tranquilidad por el deber cumplido por parte de los gallegos, que con honor han planteado un pulso a priori imposible a una de las escuadras más potentes a nivel mundial. Ambos, Nibali y Mosquera, han estado a la altura en este capítulo final de la Vuelta 2010 que dejará en el recuerdo esta primera ascensión a la Bola del Mundo y a sus ganadores; el de la general y el de la etapa.

Javier Cepedano

Gilbert repite en Toledo

Se presentaba la etapa más larga de las que las que se compone la Vuelta, 231km que unían Pedrahita con Toledo, y el guión previsto se cumplió. Fuga poco numerosa de cuatro corredores y el pelotón controlando por detrás, y es que Jufré, Roels, Ortega y Florencio nunca tuvieron la más mínima opción de llegar a Toledo para jugarse entre ellos la victoria de etapa.

De este modo, un pelotón comandado por Columbia, Quick Step y Garmin, y con un Caisse d’Epargne siempre atento por si aparecía un viento lateral que nunca hizo acto de presencia, los fugados fueron cazados antes de llegar a los últimos 10km. Tras unos kilómetros tranquilos se llegó a la base de la colina sobre la que se asientan Toledo y su imponente Alcázar.

A partir de entonces una sucesión de ataques entre los que destacó el de Luis León Sánchez, que a falta de 3km consiguió abrir un pequeño hueco con los favoritos. Eran momentos algo caóticos, y en este escenario, un imán de los percances como Fränk Schleck pinchó dentro de la zona de protección.

Cazado Luis León el pelotón entró en el último kilómetro cortado en varios pedazos, Philippe Gilbert no dio opción a Tyler Farrar en el uphill sprint, mientras que Pozzato entró a 1”. Junto al italiano entraron Velits y Nibali, mientras que Joaquim Rodríguez lo hizo a 7” y Mosquera, el más perjudicado, se dejó 13”;  a Fränk Schleck al final le picaron 15″.

foto: Graham Watson - biciciclismo.com

Ciertamente fue un final bonito con varias batallas. La de la etapa y el Mundial donde algunos de los grandes favoritos demostraron que llegarán muy bien de forma a Melbourne, y la de la general, donde Nibali demuestra que pese a su juventud tiene la experiencia suficiente para saber cuándo no se debe perder la rueda buena, mientras que Mosquera pese a su veteranía hizo una de pardillo y aumenta hasta los 50” la diferencia que deberá recuperar en la Bola del Mundo.

Xavier Andrés

Todo por decidirse en la Bola del Mundo

Después del día descanso, llegaba la esperada crono de Peñafiel, 46km en que los corredores debían empezar a clarificar la clasificación general final.

A las 13:41 salía el primer corredor, Valentin Iglinskiy, seguido de multitud de rodadores y hombres rápidos que durante la Vuelta han ido perdiendo tiempo día sí día también. Entre ellos Fabian Cancellara, que como era previsible marcó el mejor tiempo en meta superando a otros croners como Zabriskie, Millar o Ignatiev. Fueron pasando corredores por meta hasta que un sorprendente Menchov superó a Cancellara después de  ir perdiendo bastante tiempo en los puntos intermedios, y es que el viento estaba empezando a soplar de favorablemente en la segunda parte del recorrido.

Entonces salieron los grandes favoritos a la victoria final, y uno tras otro se iba cumpliendo el guión previsto, con Peter Velits siendo el mejor de los diez primeros, Fränk Schleck perdiendo tiempo, Joaquim Rodríguez dejándose sus opciones de victoria, y Vincenzo Nibali sacándole 20” a Mosquera… hasta que sufrió un pinchazo. De una tacada perdió toda la ventaja conseguida, y de ahí en adelante le fue mucho más difícil hacer diferencia con el gallego.

El viento seguía creciendo en intensidad, y los menos dados a esta especialidad como Fränk Schleck o Joaquim Rodríguez lo pagaban, Nibali y Mosquera aún se defendían y Peter Velits volaba. En meta, victoria de Peter Velits, que se sitúa en tercera posición a dos minutos de Nibali; Mosquera asciende a la segunda posición a poco más de medio minuto del italiano, y Fränk, Joaquim, Tondo, Danielson y Sastre se sitúan con una pérdida de tiempo alrededor de los cuatro minutos.

foto: Graham Watson – biciciclismo.com

Salvo sorpresa mayúscula en forma de caídas o abanicos, la carrera se decidirá en un final soñado por Unipublic en la Bola del Mundo, donde Mosquera se enfrentará a la oportunidad de su vida y esperamos se pueda ver un buen espectáculo.

Xavier Andrés