Archivo de la categoría: Clásicas

GB-MG Maglificio (II)

Con la llegada de la temporada de 1994 se avecinaron grandes cambios tanto en el área técnica como en los componentes de la formación italiana. Giancarlo Ferretti entró a formar parte de la dirección deportiva, mientras que corredores de la importancia de Chioccioli, Cipollini, Jaskula, Ballerini o Tchmil abandonaron la disciplina del GB-MG Maglificio. A rey muerto, rey puesto. La llegada de hombres como Pascal Richard, Maximilian Sciandri, Rolf Sorensen o Alberto Elli hizo caer en el olvido las bajas del equipo. Un gran movimiento en los despachos que reforzó aún más a la escuadra transalpina. Y es que consigo llegó el último vencedor del Giro de Lombardia y de la Lieja-Bastogne-Lieja, ciclistas acostumbrados a sumar triunfos de calidad.

Con todo ello la temporada comenzó como en años anteriores. Davide Cassani sorprendió en el Tour del Mediterráneo al hacerse con dos etapas –incluida el final en Mont Faron- y llevarse la general por delante de Evgueni Berzin. Tras la marcha de Cipollini, Fabio Baldato se convirtió en el hombre rápido del equipo, puesto que resultó más debilitado, dado que la sombra de Mario era difícil de cubrir. Muestra de ello fue el escaso bagaje de victorias al sprint. El propio Baldato sumó en la París-Niza sus únicas dos victorias de la temporada, batiendo en Nevers a un Cipollini vestido con los colores del Mercatone-Uno.

En las clásicas los buenos resultados continuaron una temporada más. En Italia, Rolf Sorensen se adjudicó el Trofeo Laigueglia, Johan Museeuw continuó con la Kuurne-Bruselas-Kuurne y Carlo Bomans venció en la Dwars door Vlaanderen. Tras una discreta Milán-San Remo, el Tour de Flandes se caracterizó por una vibrante emoción. El ídolo local, Museew, se tuvo que contentar con la segunda plaza tras un apretadísimo sprint en el que Gianni Bugno a punto estuvo de perder la victoria por levantar los brazos antes de tiempo. Tras diez minutos de deliberación y con la foto finish como testigo, los jueces dieron la victoria al italiano. Entre semana, Wilfried Peeters batió a su ex compañero Franco Ballerini para hacerse con la Gante-Wevelgem completando Museeuw el podio. La cosa parecía relacionarse con los ex y en la siguiente cita, la París-Roubaix, fue Andrei Tchmil quien alzó los brazos en el velódromo galo. Después del corredor del Lotto, Fabio Baldato superó a Ballerini en la lucha por el segundo puesto.

Después de las piedras llegó la asignatura pendiente, las colinas. En la Doyenne y en la Flecha Valona las cosas no fueron bien y el séptimo puesto de Max Sciandri y el octavo de Cassani fueron los mejores resultados del equipo. Entonces llegó la Amstel Gold Race donde la victoria de Museeuw sacó la espina que tenía clavada el GB-MG Maglificio con las colinas. A la victoria del León de Flandes se sumó el tercer puesto de Marco Saligari y el quinto de Davide Rebellin, un gran resultado para cerrar la temporada de clásicas.

Se acercaba el mes de Mayo y con ello la llegada del Giro de Italia. Ultimando la preparación, Pascal Richard se llevó la victoria en casa, ganando el Tour de Romandía por delante de Armand de las Cuevas al que sumó, además, dos victorias de etapa. Bolonia y su doble sector fue el escenario de partida de la corsa rosa, un Giro de Italia que se salvó para los hombres del GB-MG gracias a las victorias de etapa, ya que en la clasificación general estuvieron totalmente ausentes. Saligari, Sciandri y Pascal Richard se llevaron el gato al agua y lograron imponerse en Caserta, Stradella y Sestriere. El suizo redondeó su actuación con la victoria en la general de la montaña obteniendo, de esta forma, la maglia verde.

De camino al Tour de Francia de nuevo Pascal Richard logró ser profeta en su tierra y de adjudicó el Tour de Suiza, logrando así, vencer en las dos grandes vueltas del país helvético. A su logro su sumó las victorias parciales de Museeuw, Saligari y la del propio Richard. De nuevo en el Tour el equipo consiguió la victoria en la CRE aupando hasta el primer puesto a un Museeuw que conservó el liderato durante tres jornadas, mientas que su compañero Flavio Vanzella lo hizo en dos. En Montpellier, Rolf Sorensen ganó la partida a Neil Stephens para llevarse el triunfo, cerrando así la lista de éxitos. En la clasificación general, Alberto Elli consiguió un meritorio séptimo puesto, lejos del primero, Miguel Indurain.

Como solía acostumbrar, en la segunda parte de la temporada el bagaje del equipo bajó respecto al resto de la temporada, pero aún así los triunfos siguieron llegando. Saligari en el GP Industria & Commercio di Prato y Sorensen en la París-Bruselas dieron las últimas victorias de la temporada de 1994. En Lombardia, Richard no pudo repetir el triunfo de la temporada anterior y se tuvo que contentar con un tercer puesto tras Vladislav Bobrik y Claudio Chiapucci.

El final de la temporada no llevó la tranquilidad a las filas de la escuadra italiana. El primer patrocinador del equipo, GB, partía junto a Patrick Lefevere a un nuevo proyecto, entrando a formar parte del equipo de Giorgio Squinzi para formar el Mapei-GB. Junto a ellos, Museew, Bomans, Peeters y Williems cambiaron un equipo por otro. Tras la marcha de Lefevere, Giancarlo Ferretti se convirtió en amo y señor del MG Maglifio-Technogym, nombre con que se le denominó a la nueva etapa del conjunto transalpino. Los refuerzos fueron pocos, pero entre ellos se encontraba Gianni Bugno, uno de los mejores ciclistas de la época.

De nuevo el Tour del Mediterráneo fue el escenario donde comenzaron los triunfos. Si en la temporada pasada fue Davide Cassani quien se hizo con el triunfo final, el último en llegar, Gianni Bugno, sucedió al ciclista de Faenza. A la victoria en la general, Bugno aportó dos victorias parciales y Baldato sumó una más. Una etapa en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, el Tour de Haut-Var y el Giro della Provincia Di Reggio Calabria fueron los siguientes éxitos del equipos de mano de Baldato, Marco Lietti y Pascal Richard. La temporada de las grandes clásicas de primavera no fue tan prolifera como en años anteriores y los segundos puestos de Baldato en Flandes y Bugno en la Lieja fueron los mejores resultados del equipo. En cambio, el equipo arrasó literalmente en el calendario de clásicas italianas. La Coppa Agostini, GP Cittá di Camaiore, Trofeo Melinda, Trofeo Matteoti, Giro del Veneto, Coppa Sabatini, Giro dell´Emilia, Giro della Romagna o el Giro del Lazio fueron conquistados por los corredores del MG Maglificio-Technogym.

Pero antes, en La Panne Baldato y Sciandri sumaron sendas victorias, mientras que Rolf Sorensen se quedó a las puertas de la victoria al finalizar segunda tras Michele Bartoli. Con el único objetivo de sumar victorias de etapa acudía el equipo de Ferretti a una nueva edición del Giro de Italia. Richard en dos ocasiones y Sorensen en otra cumplieron el objetivo inicial, sin embargo pudo ser mayor merced a los dos segundos puestos de Sorensen en la CRI de Assisi y en Tortoreto Lido. En el Tour de Francia fue turno para Baldato y Sciandri quienes sumaron dos victorias a falta de tener un corredor para la clasificación general, único punto negro para el equipo.

El GP Plouay, Leed Classic y el GP Fourmies fueron los últimos triunfos del equipo de una temporada que destacó por la cantidad de victorias, pero que no superó la calidad de años anteriores.

Miguel Hermosilla

Anuncios

Previa del Giro del Piemonte

-La prueba-

Giro Piemonte

Una de las clásicas pruebas del mes de octubre, aperitivo y preparación para el último de los Monumentos en correrse, la última gran carrera del año; el Giro de Lombardía. El Giro del Piemonte, de categoría 1.HC desde 2005, supone una preparación interesante para los corredores que quieran disputar la prueba lombarda y una última oportunidad para otros muchos ciclistas que no han tenido resultados en las semi-clásicas italianas previas.

Como nota curiosa, Piemonte es una de las carreras con más posibilidades de disfrutar por primera vez del nuevo Campeón del Mundo. Este año Thor Hushovd eligió la carrera piamontesa para vestirlo por primera vez.

-Historia-

Se corre desde 1906 y con ésta llegará a su edición número 95. Tras los intervalos tristemente típicos en varias pruebas debido a la Segunda Guerra Mundial, han sido otros los años en los que la carrera se ha quedado sin tener lugar. Los últimos casos, en 2000 y 2007, debido a la inundación que arrasó el norte de Italia y por problemas de sponsor respectivamente.

El dominio italiano es absoluto. Hasta 1961 no hubo un extranjero en el podium, Joseph Hoevenaers (Bélgica), y hasta tres años después, en 1964, el primer ganador no italiano; Willy Bocklant, también belga. Tras esto ya serían varios los extranjeros que inscribieran su nombre en la prubea piemontesi; Rudy Altig tras Bocklant, Eddy Merckx, Roger de Vlaeminck, Djamolidine Abdoujaparov y más recientemente Allan Davis, Nico Mattan o Philippe Gilbert. Los únicos españoles en puestos de honor han sido Faustino Rupérez (1º en 1982) y Dani Moreno (2º en 2009).

Siendo los italianos los que más victorias cosechan, lógicamente también son los  ciclistas transalpinos los que poseen el récor de victorias totales; Fiorenzo Magni, Costante Girardengo, Gino Bartali, Aldo Bini y Giovanni Gerbi -en sus tres primeras ediciones- son quienes poseen dicho honor con una terna de victorias cada uno.

-Recorrido-

La prueba tendrá lugar entre Cossato y Cherasco. Separadas por 194km, tras unos primeros 120 primeros casi llanos y en dirección hacia el norte dejando a un lado la ciudad de Turín, es en la provincia de Cuneo cuando las dificultades, a las faldas de los Alpes, comienzan hasta sucederse hasta llegar hasta las inmediaciones de Cherasco. Aún siendo los últimos 500 metros lisos, previamente los ciclistas tendrán que afrontar una dificultad cercana a los 1.000 metros que dejará el grupo más reducido aún de lo que haya quedado tras los 193 kilómetros previos. En estas condiciones, un passita veloce como Gilbert o Visconti se encontrarán ante la oportunidad perfecta de dejar atrás a los ciclistas más rápidos y optar a la victoria final en le vía Vittorio Emanuele.

-Favoritos-

Philippe Gilbert (Omega Pharma – Lotto): actual vencedor de la prueba piemontesa, es el máximo favorito otra vez a la victoria, esta vez en Cherasco. Afinó en la Vuelta tras una primavera más que notable, consiguió dos victorias de etapa y fue el más fuerte en Geelong. Ahora, tras unos días de reposo activo, suponemos que afrontará estas dos pruebas igual que el año pasado, con la firme intención de llevarse la victoria tanto hoy como el sábado.

Filippo Pozzato (Katusha): ¿se habrá sentido aludido -es para ello- por las declaraciones de Gilbert y querrá demostrar que no sólo sabe chupar rueda? Buena ocasión para demostrarlo en una prueba que le puede venir mejor que Lombardía, con mayor dureza con cotas más largas.

Luca Paolini (Acqua e Sappone): Paolini es uno de aquellos ciclistas que tendrán bastantes más posibilidades de rendir en Piemonte que en Lombardía. De hecho, ya ha conseguido ganar esta prueba -2004- y nunca ha conseguido entrar en el podium de Lombardía. Además tiene ante sí una bonita oportunidad de conseguir su primera victoria del año. De no hacerlo sería la primera temporada que se fuera de vacio desde que pasó al profesionalismo.

Giovanni Visconti (ISD-Neri): Lleva 6 victorias en 2010, pero ninguna de gran renombre, además del nazionale italiano. Para un passista veloce como él, Piemonte es una prueba ajustada a sus características. Una carrera dura le beneficice, el espíritu ofensivo de Gilbert, también. Y ahí deberá estar para poder optar a la victoria.

Francesco Gavazzi (Lampre – Farnese Vini): Su punta de velocidad está fuera de toda duda. En un grupo reducido aumentan sus posibilidades de victoria. Ya lo ha demostrado este año en la Itzulia, el Giro di Sardegna y en la Coppa Agostoni.

Daniele Bennati (Liquigas): vencedor en 2006 y 2008, Bennati, tras no acudir al Mundial y haber demostrado en la Vuelta que no está ya en sus mejores momentos, tendrá la ocasión hoy de alcanzar a los grandes corredores italianos con tres victorias en la carrera.

Otros corredores que podrán optar a la victoria y que por una u otra razón darán que hablar serán Gasparotto, Evans, Breschel -que viene de hacer un papel discreto en la Paris-Tours-, Urán -que buscará la victoria seguramente con más ahinco el sábado-, la tropa de Stapleton representada por los Velits, Monfort o Albasini, Barredo, Scarponi -afinando para Lombardía-, Appollonio, Pozzovivo y Belleti de Colngao o el lugarteniente del máximo favorito, Gibert, Jan Bakelandts, que podría obtener réditos del marcaje que seguramente sufrirá su jefe de filas.

La apuesta de Cobbles & Hills: Franceso Gavazzi (Lampre – Farnese Vini).

Previa Giro de Lombardía: historia

La classica delle foglie morte” nombre por el cual se le conoce al último Monumento de la temporada tuvo su origen en 1905 bajo el nombre de Milán-Milán. La Gazetta dello Sport, periódico deportivo de referencia en el país transalpino, fue quien tuvo la idea de la celebración de la prueba a raíz de la derrota del lombardo Pierino Albini ante Giovanni Cuniolo en la Copa del Rey. El máximo significado de la palabra vendetta fue el origen de la celebración de la carrera en la capital lombarda, Milán. Finalmente no se consumó la venganza, puesto que el diavolo rosso Giovanni Gerbi se alzó con la victoria.

En 1907 después de que la Gazzetta se hiciera totalmente con el control de la carrera, la Milán-Milán pasó a denominarse tal y como se la conoce hoy en día, el Giro de Lombardia. Tanto la localidad de salida como la de llegada no variaron, permaneciendo hasta 1964, aunque el recorrido sufrió grandes cambios. Al contrario que otras muchas carreras de la época, la Primera Guerra Mundial no se interpuso en el transcurso de la clásica lombarda. Después del tratado de La Paz de París, uno de los grandes de la época, Henri Pélissier contaba con tres triunfos.

En los años 20 llegó la principal novedad a la clásica. La Madonna del Ghisallo entraba a escena en el recorrido. El santuario situado en la cima se convirtió en centro de culto para el aficionado, siendo proclamada por el Papa Pío XII Patrona universal del ciclismo en 1948 creándose en el lugar un museo del ciclismo. La introducción de la ascensión al Ghisallo propició un aumento de la dureza del recorrido, haciéndolo más propio para escaladores.

Después de que Constante Girardengo igualase a triunfos a Pélissier, uno de los grandes campeones italianos entraba en escena. No era otro que el gran Alfredo Binda, sumando tres triunfos consecutivos entre 1925 y 1927 y añadiendo uno más en 1931, consiguiendo así el récord de victorias de la prueba. El testigo de Binda lo recogió otro genio como Gino Bartali, pero el ciclista de Firenze no pudo igualar el récord, conquistando tres victorias entre 1936 y 1940.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la entrada a escena de la Italia de Mussolini en la contienda, la carrera paró en 1943 y 1944, volviendo a disputarse tras la resolución de la contienda en Europa en 1945. Tras este parón, llegó el grande entre los grandes del Giro de Lombardia. Fausto Coppi dominó la prueba con total tiranía, consiguiendo cuatro triunfos consecutivos entre 1946 y 1949, que junto con el posterior de 1954, logró superar el récord de Alfredo Binda.

 

Fausto Coppi Giro Lombardía

Coppi en una de sus victorias en el Giro de Lombardía

 

Fue en 1958 cuando el ciclismo español se dio a conocer entre los primeros puestos, hasta entonces, las actuaciones habían pasado más que desapercibidas. Miguel Poblet finalizó segundo tras ser superado por Nino Defilippis, bajando un escalón en la temporada siguiente. En 1960 llegó el primer cambio en las ciudades de salida y meta. Si hasta esta fecha Milán era la ciudad donde comenzaba y finalizaba, a partir de 1961, la capital lombarda seguiría siendo el punto de partida pero siendo Como el punto final. Además, para hacer aún más selectiva la carrera, Vincenzo Torriani, patrón de la carrera, introdujo la ascensión al Muro di Sormano.

Dicho cambio se prodigó hasta 1984, momento en que se invertiría el recorrido, pasando a finalizar en Milán hasta 1989. De 1990 a 1994 partió de Milán para finalizar en el circuito de Monza. De 1995 a 2001 el recorrido fue de Varese a Bérgamo tras pasar por el adoquinado de la ciudad alta. En 2002 y 2003 Bérgamo siguió siendo la meta, pero Cantú y Como se convirtieron en salida respectivamente. Entre 2004 y 2006 el recorrido fue de la ciudad suiza de Mendrisio a Como y entre 2007 y 2009 de Varese a Como.

Volviendo la vista atrás, con la entrada en los 60, otro genio apareció en Lombardia. “El Caníbal” comenzó a conseguir puestos de honor antes de conseguir sendas victorias en 1971 y 1972. La primera de ellas lo hizo vestido con el arcobaleno. Era uno de los alicientes de la carrera. Con la proximidad de las fechas al Campeonato del Mundo en Ruta eran muchos los ciclistas que estrenaban su maillot en la “clásica de las hojas muertas”. Alfredo Binda, Tom Simpson, el propio Eddy Merckx, Felice Gimondi, Giuseppe Saronni, Oscar Camenzind y Paolo Bettini han sido los únicos en conseguir el triunfo vestido de arcoíris.

Las dobles victorias de Merckx, De Vlaeminck y Moser en los 70,dieron paso al dominio del irlandés Sean Kelly en la década de los 80. Dos triunfos y un segundo puesto a los que luego añadió otro triunfo en 1991. Otro grande como Bernard Hinault sumó dos triunfos, mientras que el ciclismo español seguía en sus trece y tras 29 años, Marino Lejarreta con su tercer puesto en 1988 sumaba otro podio. En los 90, Tony Rominguer sumaba su segundo triunfo y clásicomanos como Andrea Tafi o Mirko Celestino saborearon las mieles del triunfo. En 1997, el francés Laurent Jalabert consiguió la victoria para un equipo español, cuando formaba parte del conjunto ONCE.

La primera década del año 2000 ha estado dominada por el ciclismo italiano. Los ciclistas transalpinos han sumando ocho triunfos consecutivos de la mano de Danilo Di Luca, Michele Bartoli, Paolo Bettini, con dos triunfos cada uno, y del último dominador del Giro de Lombardia, Damiano Cunego con sus tres victorias. Bajo estas victorias, el ciclismo español ha conocido al ciclista con mejores resultados en el último Monumento de la temporada. Samuel Sánchez sumó un segundo puesto en 2006, un tercero en 2007 y en 2009 fue superado en el sprint final por Philippe Gilbert.

 

Paolo Bettini Giro de Lombardía

Bettini el día de su emocionante victoria tras la muerte de su hermano Sauro en 2006

 

Miguel Hermosilla

Giro Dell´Emilia

-Previa-

El Santuario della Madonna di San Luca situado en el Colle de la Guardia será de nuevo el juez del Giro Dell´Emilia, una de las grandes clásicas del calendario italiano.

De nuevo, una gran participación que hará las delicias de los aficionados, y en la que, Robert Gesink, se dispondrá a defender la victoria de la temporada pasada.

Uno de los grandes alicientes será ver el estreno del actual arcoíris, Thor Hushovd vestirá el maillot acreditativo de su victoria en el Mundial por las calles de Bolonia.

-Historia-

El Gruppo Sportivo Emilia di Adriano Amici organiza el Giro dell´Emilia que en 2010 celebra su 93ª edición desde que vio la luz en 1909.
Hasta 1962 la prueba no conoció un ciclista internacional en su podio, cuando el español Antonio Suarez finalizó tercero. Hasta entonces, el ciclismo italiano había copado todos los puestos de honor. Las victorias de Coppi y Bartali sumaron el prestigio.

El Caníbal, Eddy Merckx, fue el primer foráneo en adjudicarse el triunfo en 1972 por delante del español Santiago Lazcano.

La única victoria para el ciclismo español la consiguió José Iván Gutiérrez en 2003 al superar al ruso Alexander Kolbnev y al italiano Davide Rebellin.
Costante Girardengo es el ciclista que ostenta el récord de victorias con cinco triunfos conseguidos entre 1918 y 1925, sumando, además, dos segundos puestos y tres terceros.

-Recorrido-

Los algo más de 195 kilómetros que comprenden el Giro dell´Emilia tienene su cúspide en San Luca, en la que, como hemos dicho, está situada la meta tras completar los últimos cuarenta kilómetros en un circuito en torno al monte de Bolonia.

Antes de llegar enfrentarse a la ascensión al muro de San Luca, los ciclistas se encontrarán en el camino a la cota de Mongardino con su pendiente media del 7% en sus dos kilómetros de ascensión y al monte Monzuno, que en sus 8,8 kilómetros goza de rampas que alcanzan el 12%.

Ya en Bolonia y con un circuito ideal para el aficionado, el 10% de pendiente media de San Luca con picos del 18% serán quien dictaminará el vencedor de la prueba.

-Favoritos-

Un total de veinticuatros equipos estarán en la línea de salida, de los cuales doce son equipos Pro Tour. Estarán acompañados por algunos de los mejores equipos continentales como lo pueden ser el Cervélo, Vacansoleil, Androni-Giocattoli, Aqua&Sapone o el ISD Neri con el líder del circuito europeo en sus filas, Giovanni Visconti.

Robert Gesink (Rabobank): el espigado ciclista holandés defenderá el triunfo cosechado la temporada anterior llegando en óptimas condiciones a las últimas tres semanas de competición de la temporada después de haber brillado en las dos citas de Canadá.

Vincenzo Nibali (Liquigas): Il Squalo conserva el punto de forma después de adjudicarse la Vuelta a España y haciendo buena muestra en el Mundial en Ruta. La única pega, su punta de velocidad.

Michael Albasini (Team HTC-Columbia): vencedor del pasado Tour of Britain, llega a Bolonia encabezando al conjunto americano que contará con las presencia de los hermanos Velits.

Jan Bakelandts (Omega Pharma): el joven belga está siendo una de las jóvenes promesas de la temporada. Tiene ante sí una buena oportunidad para reivindicarse ante un circuito acorde a sus características.

Rinaldo Nocentini (AG2R): una victoria para olvidar la mala temporada es lo que estará pensando el italiano. Para ello contará con la presencia de compañeros como el esloveno Tadej Valjavec o el ruso Alexander Efimkin.

Daniel Martin (Garmin Transitions): el irlandés, tras un exuberante mes de agosto, paró su programación para preparar las clásicas del mes de octubre. Llegados a la fecha, toca comprobar su vuelta a la competición.

Carlos Barredo (Quick Step): llega fuerte como se pudo comprobar en el Mundial, aunque quizás se le haga demasiado duro el circuito de San Luca.

Giovanni Visconti (ISD-Neri): el alma mater del ISD tiene ante sí otra buena oportunidad de sumar un nuevo triunfo a su palmarés en una prueba que le viene como anillo al dedo.

Michele Scarponi (Androni Giocattoli): comienza el mes de octubre clave para el conjunto de Gianni Savio en busca de conseguir una de las plazas que dan derecho a disputar las tres GT de la temporada. Para ello, Michele es la gran esperanza para conseguir los puntos necesarios.

Riccardo Riccó (Vacansoleil): la Cobra buscará rehacerse después de una semana movida en una supuesta trama de dopaje que finalmente no era.

Como podemos comprobar una gran participación se dará cita en San Luca. Además de los principales favoritos, tendremos que estar atentos a otros nombres que pueden brillar con luz propia como Maxim Iglinski, David de la Fuente, Andrey Kashechkin, Giampaolo Caruso, Maxime Monfort, Kanstantin Siutsou, Jurgen Van den Broeck, Daniel Moreno, Jean Christophe Peraud, Eros Capecchi, Andy Schleck, Fredik Kessiakoff, Branislau Samoilau, Dries Devenyns, Kevin Seeldrayers, Emanuele Sella, Jerome Cpel, Jonathan Hivert, Francesco Gianni, Luca Paolini, Francesco Masciarelli, Domenico Pozzovivo, Davide Appollonio, Xavi Tondo, Matteo Carrara, Johnny Hoogerland, Stefan Schumacher o Przemyslaw Niemec.

En definitiva, una carrera abierta con un gran abanico de candidatos a la victoria. Por ello, seguro, tendremos ante nuestros ojos otra gran jornada de ciclismo.

La apuesta de C&H: Giovanni Visconti (ISD-Neri)

Previa: París-Tours

-La prueba-

Situada la semana posterior al Mundial, aunque como ya ocurriera el año pasado con Cadel Evans, el nuevo portador del maillot arcoiris Thor Hushovd no será de la partida al no estar el equipo Cervélo entre los que tomarán la salida el domingo, la París-Tours se presenta como una de las últimas opciones para los sprinters de acabar la temporada con un buen sabor de boca.

-Historia-

Comenzada a disputarse el año 1896 en amateurs, no vuelve a correrse hasta 1901, ya con profesionales, aunque no es hasta que vuelve a arrancar en 1906 que una de las más antiguas clásicas empieza a ganar en popularidad, en gran medida gracias a grandes ciclistas como François Faber u Octave Lapize que en los primeros años escriben su nombre en el palmarés de la prueba.

Hasta los años 60 la carrera fue dominada al 50% por ciclistas franceses y belgas, cuando los holandeses van ganando fuerza desplazando a los franceses, y no es hasta medidados de los 80 que la carrera abre más las fronteras siendo muy distintas las nacionalidades de los ciclistas que se alzan con la victoria.

Entre los más laureados encontramos a Gustave Danneels, Paul Maye, Guido Reybroeck y Erik Zabel con tres triunfos cada uno, cifra que puede igualar este año Philippe Gilbert tras haber ganado las dos últimas ediciones. Otros ganadores ilustres son Virenque, Museeuw, Kelly, Jean-Luc Vandenbroucke o Van Looy.

Como nota curiosa, ésta fue una de las pocas carreras que el gran Eddie Merckx no ganó a lo largo de su carrera.

-Recorrido-

Pese a lo que su nombre indica, la carrera sale de la localidad de La Loupe, situada a 100km al suroeste de la capital francesa. Desde allí la carrera se dirigirá hacia el sur, entre Orleans y Le Mans, hasta encontrar 233km después la linea de meta en Tours.

El perfil de la prueba no presenta excesivas dificultades, por lo que los sprinters pueden adaptarse a él perfectamente, aunque los repechos situados en los últimos quince kilómetros pueden hacer que, como ya ha ocurrido alguna vez durante los últimos años, el grupo de corredores que se jueguen la victoria se muy reducido.

-Favoritos-

Filippo Pozzato (Team Katusha): tras la decepción que supuso quedarse a las puertas de las medallas en Geelong después de una carrera aceptable, el italiano querrá maquillar un palmarés de esta temporada 2010, que no está acorde a la clase que atesora.

Peter Sagan (Liquigas – Doimo): el joven talento eslovaco, tras descubrir la cara más amarga del Mundial busca encontrar sensaciones de cara al Giro de Lombardía y acabar una inmejorable temporada con un buen sabor de boca. Junto a él Bennati o Chicchi tendrán sus opciones en caso de una llegada al sprint.

Philippe Gilbert (Omega Pharma – Lotto): tras la exhibición de fuerza sin recompensa que nos regaló el pasado domingo y la superioridad mostrada, el valón querrá seguro resarcirse ganando una prueba a la que le tiene tomada la medida, y sabiendo cómo es, querrá hacerlo a lo grande.

Tom Boonen (Quick Step): superados sus problemas de rodilla, Tommeke volvió a la competición en el circuito Franco-Belga con resultados discretos en busca de cojer un punto de forma que le permita acabar fuerte el año. El año pasado acabó segundo, y la prueba se adapta muy bien a sus características.

Óscar Freire (Rabobank): otro de los que tras el Mundial no les queda demasiado donde llevarse una alegría. Sin estar en el mejor momento de su carrera a estas alturas de temporada, el elevado kilometraje es su mejor arma.

Gerald Ciolek (Milram): una vez anunciado su fichaje por Quick Step el alemán querrá dar una última alegría a un cojunto Milram que vive sus últimos días.

Borut Bozic (Vacansoleil): el esloveno se quedó el año pasado con la miel en los labios, cuando tras un excelente final llegó a meta con dos grandes como Gilbert y Boonen, donde las fuerzas le fallaron. Será una de las opciones del equipo holandés, que se presenta a la cita con un equipazo donde se encuentran también otros potenciales ganadores como Romain Feillu, Marcato, Leukemans y nuestro Hídolo Johnny Hoogerland.

La apuesta de C&H: Sylvain Chavanel (Quick Step)

Previa: Coppa Sabatini

-La prueba-

La pequeña ciudad toscana de Peccioli alberga la primera de las clásicas italianas del mes de octubre, sirviendo como preparación de cara al último Monumento de la temporada, el Giro de Lombardia.

Con un trazado sobre dos circuitos, el repecho de la vía Risorgimiento conocerá al sucesor de Philippe Gilbert.

-Historia-

Tras la pronta muerte del ciclista Guiseppe Sabatini en 1951, su ciudad creo la Coppa Sabatini como homenaje y tributo a una persona que paseo el nombre de su localidad de origen.

El primer vencedor fue Primo Volpi, el cual también se hizo con la segunda edición, poseyendo junto a Rino Benedetti, Dino Bruni, Franco Bitossi, Moreno Argentin, Maurizio Fondriest, Dmitri Konyshev y Giovannni Visconti el récord de victorias con dos en su haber.

Sin ser una prueba destacada en el calendario internacional, la Coppa Sabatini goza de grandes nombres en su palmarés como Francesco Moser, Gianni Bugno, Claudio Chiappucci, Bjarne Riis, Jan Ullrich, Paolo Bettini o Philiphe Gilbert, último vencedor en 2009 al superar a Giovanni Visconti, impidiendo al italiano como el único ciclista en lograr tres victorias.

-Recorrido-

Los alrededores de Peccioli son el escenario donde transcurre la Coppa Sabatini. Dos circuitos son los encargados de dar forma a los casi 200 kilómetros del recorrido para finalizar en una pequeña cota de poco más de un kilómetro de longitud que hará las delicias de los aficionados italianos, enamorados de este tipo de finales.

-Favortios-

Riccardo Riccó (Vacansoleil): apurando la forma para las clásicas italianas, tiene en Peccioli una buena oportunidad para estrenar su palmarés con el equipo holandés.

Stefan Schumacher (Miche): junto a Przemyslaw Niemec serán las cabezas visibles del conjunto italiano. El alemán parece haber vuelto con las pilas cargadas después de la sanción.

Patrick Sinkewitz (ISD-Neri): sin Visconti, el alemán partirá como jefe de filas para optar al triunfo.

Oscar Pujol (Cervélo TT): tras su reciente fichaje por el Omega Pharma tiene una buena oportunidad para despedirse de su actual equipo sumando un triunfo y redondeando una buena temporada pasa sus intereses.

Domenico Pozzovivo (Colnago CSF): siempre que la carretera pique hacia arriba hay que contar el menudo escalador de Policoro.

Luca Paolini (Aqua&Sapone): el veterano ciclista italiano se desenvuelve como pez en el agua en estos recorridos y ante la falta de grandes estrellas puede tener sus opciones al triunfo.

Michele Scarponi (Androni Giocattoli): el final picando hacia arriba le viene como anillo al dedo, aunque deberá romper la carrera antes para no tener que jugarse sus opciones en un hipotético sprint.

Jurgen Van den Broeck (Omega Pharma): desde que cuajara una gran actuación en el pasado Tour de Francia apenas ha competido, por lo que su verdadero estado es una incógnita. Su calidad le avala.

La apuesta de C&H: Riccardo Riccó (Vacansoleil)

Mémorial Frank Vandenbroucke

-La prueba-

Poco antes de que se cumpla el primer aniversario de la desgraciada pérdida de Frank Vandenbrocuke, su tío, Jean Luc Vandenbrocuke, recupera para el calendario ciclista una de las clásicas más antiguas, la Binche – Tournai – Binche, convirtiéndola en el memorial de su sobrino. Un total de veintitrés equipos de los cuales once son Pro Tour serán de la partida.

La clásica belga creada en 1911 y de la cual se han disputado 22 ediciones, todas ellas intenrrumpidas en varios momentos (celebrada en 1911-12, 1922-27, 1930 y de 1984 hasta 1996) tuvo como último vencedor al malogrado ciclista en el 96, su primer año en la estructura de Mapei y en la que se consolidaba como una de las grandes promesas del ciclismo mundial. El Memorial, además de servir como homenaje a Frank, será una excelente preparación de cara a las clásicas de final de temporada, especialmente para la París-Tours, son sólo cinco días los que separan una prueba de otra.

-Recorrido-

El pavé de la Grand Place de Binche será el escenario donde está ubicada la meta, a la cual, llegarán después de un circuito urbano al que los ciclistas deberán dar cuatro vueltas completas para luego finalizar en la citada plaza. Serán 200 kilómetros los que tendrán que cubrir, exigentes, sobretodo, una vez entrado en el circuito de Binche.

-Favoritos-

Incertidumbre sobre quien recaerá la figura del vencedor, aunque una cosa parece clara, los ciclistas venidos del Circuito Franco-Belga parten con cierta ventaja sobre el resto.

Wouter Weylandt (Quick Step): vencedor de la última etapa del Circuito Franco-Belga y jefe de filas del equipo de Patrick Lefevere. Goza de una buena oportunidad de sumar un nuevo triunfo.

Adam Blyth (Omega Pharma): el británico ha sido la gran sorpresa del Circuito Franco-Belga al adjudicarse dos etapas y la general final.

Lloyd Mondory (AG2R): será la apuesta del equipo galo. Su punta de velocidad de hace ganar enteros.

Gerald Ciolek (Milram): no acaba de coger el punto a los sprint, tan pronto se queda cerca de la victoria como es relegado a puestos que no concuerdan con su calidad.

Francesco Chicchi (Liquigas): el equipo está en racha, poco más hay que decir. Junto a él, Sabatini, Guarnieri o Viviani cuenta con opciones al triunfo.

Alessandro Ballan (BMC): gris temporada para el italiano. Vendrá de cara a preparar las últimas clásicas de la temporada y buscar algún triunfo que enmende su actuación.

La apuesta de C&H: Adam Blyth (Omega Pharma – Lotto).