GB-MG Maglificio (II)

Con la llegada de la temporada de 1994 se avecinaron grandes cambios tanto en el área técnica como en los componentes de la formación italiana. Giancarlo Ferretti entró a formar parte de la dirección deportiva, mientras que corredores de la importancia de Chioccioli, Cipollini, Jaskula, Ballerini o Tchmil abandonaron la disciplina del GB-MG Maglificio. A rey muerto, rey puesto. La llegada de hombres como Pascal Richard, Maximilian Sciandri, Rolf Sorensen o Alberto Elli hizo caer en el olvido las bajas del equipo. Un gran movimiento en los despachos que reforzó aún más a la escuadra transalpina. Y es que consigo llegó el último vencedor del Giro de Lombardia y de la Lieja-Bastogne-Lieja, ciclistas acostumbrados a sumar triunfos de calidad.

Con todo ello la temporada comenzó como en años anteriores. Davide Cassani sorprendió en el Tour del Mediterráneo al hacerse con dos etapas –incluida el final en Mont Faron- y llevarse la general por delante de Evgueni Berzin. Tras la marcha de Cipollini, Fabio Baldato se convirtió en el hombre rápido del equipo, puesto que resultó más debilitado, dado que la sombra de Mario era difícil de cubrir. Muestra de ello fue el escaso bagaje de victorias al sprint. El propio Baldato sumó en la París-Niza sus únicas dos victorias de la temporada, batiendo en Nevers a un Cipollini vestido con los colores del Mercatone-Uno.

En las clásicas los buenos resultados continuaron una temporada más. En Italia, Rolf Sorensen se adjudicó el Trofeo Laigueglia, Johan Museeuw continuó con la Kuurne-Bruselas-Kuurne y Carlo Bomans venció en la Dwars door Vlaanderen. Tras una discreta Milán-San Remo, el Tour de Flandes se caracterizó por una vibrante emoción. El ídolo local, Museew, se tuvo que contentar con la segunda plaza tras un apretadísimo sprint en el que Gianni Bugno a punto estuvo de perder la victoria por levantar los brazos antes de tiempo. Tras diez minutos de deliberación y con la foto finish como testigo, los jueces dieron la victoria al italiano. Entre semana, Wilfried Peeters batió a su ex compañero Franco Ballerini para hacerse con la Gante-Wevelgem completando Museeuw el podio. La cosa parecía relacionarse con los ex y en la siguiente cita, la París-Roubaix, fue Andrei Tchmil quien alzó los brazos en el velódromo galo. Después del corredor del Lotto, Fabio Baldato superó a Ballerini en la lucha por el segundo puesto.

Después de las piedras llegó la asignatura pendiente, las colinas. En la Doyenne y en la Flecha Valona las cosas no fueron bien y el séptimo puesto de Max Sciandri y el octavo de Cassani fueron los mejores resultados del equipo. Entonces llegó la Amstel Gold Race donde la victoria de Museeuw sacó la espina que tenía clavada el GB-MG Maglificio con las colinas. A la victoria del León de Flandes se sumó el tercer puesto de Marco Saligari y el quinto de Davide Rebellin, un gran resultado para cerrar la temporada de clásicas.

Se acercaba el mes de Mayo y con ello la llegada del Giro de Italia. Ultimando la preparación, Pascal Richard se llevó la victoria en casa, ganando el Tour de Romandía por delante de Armand de las Cuevas al que sumó, además, dos victorias de etapa. Bolonia y su doble sector fue el escenario de partida de la corsa rosa, un Giro de Italia que se salvó para los hombres del GB-MG gracias a las victorias de etapa, ya que en la clasificación general estuvieron totalmente ausentes. Saligari, Sciandri y Pascal Richard se llevaron el gato al agua y lograron imponerse en Caserta, Stradella y Sestriere. El suizo redondeó su actuación con la victoria en la general de la montaña obteniendo, de esta forma, la maglia verde.

De camino al Tour de Francia de nuevo Pascal Richard logró ser profeta en su tierra y de adjudicó el Tour de Suiza, logrando así, vencer en las dos grandes vueltas del país helvético. A su logro su sumó las victorias parciales de Museeuw, Saligari y la del propio Richard. De nuevo en el Tour el equipo consiguió la victoria en la CRE aupando hasta el primer puesto a un Museeuw que conservó el liderato durante tres jornadas, mientas que su compañero Flavio Vanzella lo hizo en dos. En Montpellier, Rolf Sorensen ganó la partida a Neil Stephens para llevarse el triunfo, cerrando así la lista de éxitos. En la clasificación general, Alberto Elli consiguió un meritorio séptimo puesto, lejos del primero, Miguel Indurain.

Como solía acostumbrar, en la segunda parte de la temporada el bagaje del equipo bajó respecto al resto de la temporada, pero aún así los triunfos siguieron llegando. Saligari en el GP Industria & Commercio di Prato y Sorensen en la París-Bruselas dieron las últimas victorias de la temporada de 1994. En Lombardia, Richard no pudo repetir el triunfo de la temporada anterior y se tuvo que contentar con un tercer puesto tras Vladislav Bobrik y Claudio Chiapucci.

El final de la temporada no llevó la tranquilidad a las filas de la escuadra italiana. El primer patrocinador del equipo, GB, partía junto a Patrick Lefevere a un nuevo proyecto, entrando a formar parte del equipo de Giorgio Squinzi para formar el Mapei-GB. Junto a ellos, Museew, Bomans, Peeters y Williems cambiaron un equipo por otro. Tras la marcha de Lefevere, Giancarlo Ferretti se convirtió en amo y señor del MG Maglifio-Technogym, nombre con que se le denominó a la nueva etapa del conjunto transalpino. Los refuerzos fueron pocos, pero entre ellos se encontraba Gianni Bugno, uno de los mejores ciclistas de la época.

De nuevo el Tour del Mediterráneo fue el escenario donde comenzaron los triunfos. Si en la temporada pasada fue Davide Cassani quien se hizo con el triunfo final, el último en llegar, Gianni Bugno, sucedió al ciclista de Faenza. A la victoria en la general, Bugno aportó dos victorias parciales y Baldato sumó una más. Una etapa en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, el Tour de Haut-Var y el Giro della Provincia Di Reggio Calabria fueron los siguientes éxitos del equipos de mano de Baldato, Marco Lietti y Pascal Richard. La temporada de las grandes clásicas de primavera no fue tan prolifera como en años anteriores y los segundos puestos de Baldato en Flandes y Bugno en la Lieja fueron los mejores resultados del equipo. En cambio, el equipo arrasó literalmente en el calendario de clásicas italianas. La Coppa Agostini, GP Cittá di Camaiore, Trofeo Melinda, Trofeo Matteoti, Giro del Veneto, Coppa Sabatini, Giro dell´Emilia, Giro della Romagna o el Giro del Lazio fueron conquistados por los corredores del MG Maglificio-Technogym.

Pero antes, en La Panne Baldato y Sciandri sumaron sendas victorias, mientras que Rolf Sorensen se quedó a las puertas de la victoria al finalizar segunda tras Michele Bartoli. Con el único objetivo de sumar victorias de etapa acudía el equipo de Ferretti a una nueva edición del Giro de Italia. Richard en dos ocasiones y Sorensen en otra cumplieron el objetivo inicial, sin embargo pudo ser mayor merced a los dos segundos puestos de Sorensen en la CRI de Assisi y en Tortoreto Lido. En el Tour de Francia fue turno para Baldato y Sciandri quienes sumaron dos victorias a falta de tener un corredor para la clasificación general, único punto negro para el equipo.

El GP Plouay, Leed Classic y el GP Fourmies fueron los últimos triunfos del equipo de una temporada que destacó por la cantidad de victorias, pero que no superó la calidad de años anteriores.

Miguel Hermosilla

Anuncios

2 Respuestas a “GB-MG Maglificio (II)

  1. Pingback: Tweets that mention GB-MG Maglificio (II) | Cobbles & Hills -- Topsy.com

  2. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s