La injusticia del ciclismo con Xavi Florencio

Hay ocasiones en las que el ciclismo es muy duro con ciclistas que no lo merecen. Lo hemos visto a lo largo de la historia y lo hemos vuelto a ver en el caso del catalán Xavi Florencio, un ciclista que, por cometer un error fácilmente evitable, probablemente haya marcado su carrera deportiva de por vida. De momento, ya lo está teniendo muy difícil para encontrar un equipo de cara a la temporada 2011.

Florencio empieza en el profesionalismo como stagiare del equipo Once-Eroski en la temporada 2000, aunque no compite en ninguna prueba. Casi lo mismo sucedería en 2001, donde compite en pruebas menores. El año en el que Xavi  empieza realmente su carrera como ciclista profesional es 2002, donde empieza a conseguir algunos buenos resultados en pruebas como la Volta a Catalunya o la Vuelta a Portugal. Al año siguiente gana su primera etapa, una crono en la Volta a Catalunya, aunque ésto no le sirve para mantenerse en el equipo -que pasaría a llamarse Liberty-Seguros- y encuentra acomodo en el Relax-Fuenlabrada, donde pasaría dos discretos años.

El Bouygues Telecom en 2006 lo repesca del Relax y allí pasa tres buenas temporadas, donde empieza a demostrar sus capacidades en la media montaña, destacando su victoria en la Clásica de San Sebastián en el año 2006, donde sorprendió a propios y extraños superando en un sprint reducido a Garzelli y Kashechkin. Gracias a esta victoria, su nombre empezó a tener fuerza en el pelotón internacional e incluso formó parte del equipo nacional español en Mundiales como el de Salzburgo o el de Stuttgart; él corroboraba las buenas palabras de los críticos con su combatividad y su buen hacer en las carreras. Pasaría a Cervelo en 2009 donde no conseguiría buenos resultados en las 2 temporadas que allí estuvo, ya que tuvo que adoptar el rol de gregario de corredores como Hushovd, al contrario de lo que sucedía en Bouygues, donde tenía mucha más libertad. En pruebas como la San Remo de este año, se demostró esto, puesto que Florencio fue el corredor que llevó a Hushovd hacia el sprint final. Precisamente en esta última temporada, en la previa del Tour, es cuando sucede lo que marcaría la carrera deportiva de Xavi.

Xavi Florencio Clásica de San Sebastián

Tras la Vuelta a Suiza, Xavi Florencio sufre un problema de hemorroides y utiliza Hemoal para solucionarlo. Sin consultar a nadie. Ese fue el error, ya que el Hemoal contiene una sustancia -efedrina- que puede dar positivo en un control antidopaje. Cuando el médico del equipo se enteró, lo puso en conocimiento de la UCI y Florencio fue apartado del 9 de Cervélo perdiéndose así el Tour de Francia y quedando su nombre manchado y relacionado con el dopaje sin haber dado positivo en su vida. Pese a eso, Florencio aceptó su exclusión momentánea del equipo, ya que estaba convencido de que no había hecho nada ilegal y de que todo iba a salir bien. Meses después, el ciclista sería exonerado y podría volver a competir, precisamente en la Clásica de San Sebastián, prueba que ya ganara en 2006.

Tras la desaparición del equipo Cervelo, que se fusionará con Garmin, el corredor catalán tiene graves problemas para encontrar equipo, ya que este incidente echa para atrás a los directores deportivos de los equipos para fichar a un corredor que ha violado el código interno de su anterior equipo. Para los directores deportivos es más importante este incidente, que la trayectoria profesional de un ciclista combativo que puede estar delante en los sprints reducidos y en las etapas de media montaña, además de haber demostrado en el equipo Cervelo ser un gran gregario para corredores del estilo de Thor Hushovd o Haussler.

A veces, las organizaciones deportivas -especialmente en el ciclismo- se olvidan de que la gente que está compitiendo y dejándose el tipo son personas. Lo hemos podido ver aquí, con el caso de Xavi Florencio, y lo pudimos ver también, por ejemplo, en el caso del director del equipo Garmin, y ex-ciclista, Jonathan Vaughters, que se vio obligado a abandonar el Tour de Francia de  2001 debido a que la UCI no le dejó medicarse con corticoides una picadura de avispa que había sufrido el día anterior y que le había hinchado el ojo de una manera espeluznante. Así pues, estas organizaciones ciclistas, como la UCI, siguen demostrando una psicosis antidopaje redundante. Actúan de una manera muy diligente en algunos casos y en otros, de una manera muy cuestionable, como es el caso de Florencio o lo fue el de Vaughters. Es por esto, en parte, que la imagen de estas instituciones está cada vez más dañada. Aunque en esta ocasión es la carrera deportiva de un ciclista y su futuro el que está en juego. Esperamos que Xavi Florencio encuentre hueco en un equipo y pueda tener más suerte de aquí en adelante.

Carlos Correa

Anuncios

3 Respuestas a “La injusticia del ciclismo con Xavi Florencio

  1. Totalmente de acuerdo con Carlos CORREA.
    Conozco personalmente a Xavi FLORENCIO, y me duele muchísimo esta situación deportiva por la que atraviesa.
    Asimismo estoy convencido que encontrará equipo.
    Joan-Enric MIQUEL i ROIG (Tarragona)

  2. Pingback: La trazabilidad de los ciclistas « El Tío del Mazo

  3. Post muy interesante, desconocía que el Hemoal es una de las sustancias prohibidas en el ciclismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s