Archivo mensual: julio 2010

Mercado Persa

Acabado el Tour de Francia, los rumores de cara a la próxima temporada empiezan a florecer casi tan deprisa como los criteriums veraniegos. Muchos de ellos son simples bulos, otros verdades a medias, algunos simples globos sonda, incluso algunos se confirman y todo. En Cobble & Hills nos hacemos eco de ellos, cual Manoletes.

El BMC ha sido el primer conjunto en moverse en el mercado y ya ha firmado a dos corredores para las próximas dos temporadas: Van Avermaet (Lotto) y Amaël Moinard (Cofidis). El mismo Andrea Tchmil afirmó durante el Tour de Francia que el corredor ruso del BBox Boygues Telecom, Yuri Trofimov, correrá durante 2011 en Katusha.

Este lunes, Stijn Devolder confirmo en la prensa belga que abandona Quick Step para firmar por Vacansoleil donde será la primera opción en las clásicas de Flandes. Dennis Menchov, reciente 3º en el Tour, abandonará Rabobank para firmar por Vacansoleil. Había muchos rumores sobre su posible fichaje por Katusha, pero finalmente parece que el proyecto holandés le ha resultado más atractivo.

Según De Telegraf, Matti Breschel sería nuevo corredor de Rabobank. Intentando dar un paso adelante en sus aspiraciones, sería el líder del equipo en Primavera. Duro revés para Riis. También es De Telegraf la que asegura que Marc de Maar volvería a correr en el circuito Pro Tour, exactamente en Quick Step tras su paso por UnitedHealthcare’s. Sport365.fr ha publicado que Remi Pauriol abandonará Cofidis para ir a FDJ.

La primera noticia bomba la conocíamos el lúnes. Según afirmó Dani Navarro en SER Asturias, el futuro de Alberto Contador estaría fuera de Astana. Suena con fuerza la opción del equipo de Riis debido a que Specialized, patrocinador personal de Contador, dejará de suministrar material a Astana y solo estaría con el danés. Otra opción barajada es el fichaje por la estructura de Eusebio Unzue, en caso de que el nuevo patrocinador fuese Telefónica o Banco Santander.

El nuevo equipo luxemburgués formado por Kim Andersen parece ser que contará con el patrocinio de Auchan. Los primeros nombres que se han vinculado con el danés serían los hermanos Schleck, Fuglsang, O’Grady desde Saxo, Bennatti de Liquigas y Linus Gerdemann de Milram.

Nuestro HIDOLO Andre Greipel parece decidido a abandonar Columbia para ser el sprinter titular de otro equipo y poder disputar aquellas carreras a las que le tienen vetado en su actual equipo. Lotto es el mejor colocado para el alemán. Gerald Ciolek podría volver a Columbia tras su desastroso paso por Milram. Vuelve a casa por Navidad.

Astana tiene varios corredores en el punto de mira. Horner podría volver a la escuadra asiática, mientras que Kreuziguer sería el sustituto de Contador si este finalmente saliese del equipo. Según la Gazzeta, Visconti habría fichado por Liquigas. Sin embargo, su equipo, ISD, ha desmentido dicha situación. Sky también está interesado en el italiano.

Además de los fichajes ya confirmados que dijimos anteriormente, BMC sigue moviendo el mercado. Albasini y Monfort podrían cambiar Columbia por los suizos, así como Quinziato y Kiserlovski desde el Liquigas. Sin embargo, el croata parece ser que tiene muy avanzadas sus negociaciones con Astana. Damiano Cunego podría abandonar Lampre. Sky o Garmin se barajan como posible destino del Piccolo Principe. Parece ser que las negociaciones de Euskaltel con Beñat Intxausti para su renovación están complicadas. Caisse, Saxo, Garmin y Lampre han sonado como posibilidad para el de Amorebieta.

Tras el gran Giro de David Arroyo, Liquigas estaría muy interesado en el fichaje del español para añadirlo a su temible nomina de gregarios en la alta montaña. Luis León Sánchez parece tener un acuerdo con Rabobank para las dos próximas temporadas. Pese a ello, el murciano también ha sido vinculado con RadioShack y Sky. Richie Porte podría tener encima de la mesa una oferta de Caisse para abandonar Saxo.

Cambios en FDJ. Sebastian Chavanel podría irse a Quick Step con su hermano, Sylvain. Mientras que los “loteros” podrían firmar a Chainel, Cedric Pineau, Jeanesson y Willie Bonnet. Este último también ha sido vinculado con Cervelo.

Y pese a su discreto Tour, Le Mevel podría tener muy avanzadas las negociaciones con Garmin de cara a la próxima temporada. Otro rumor, aunque este muy poco probable, es la oferta que podrían haber realizado los de Vaughters al Columbia Renshaw.

Por su parte, Tossato parece que abandonará Quick Step para fichar por Katusha. RadioShack estaría interesado en el fichaje de Leif Hoste para dar presencia al equipo en las clásicas de Flandes.

El 1×1 del Tour

Alberto Contador (Astana) – 1º 91h 58′ 48″

Campeón. El pinteño ha vuelto a subir a lo más alto del podio de París, aunque por primera vez sin llevarse ningún triunfo de etapa (Purito en Mende y Andy en el Tourmalet le relegaron a la segunda posición) y sin mostrar la superioridad del año pasado. De todos modos es más que digno merecedor del maillot amarillo en los Campos Elíseos y da toda la sensación de que no va a ser el último.

Andy Schleck (Team Saxo Bank) – 2º a 39″

Creciente. Ganador del maillot blanco como mejor joven sin ningún problema además de dos triunfos de etapa, en Morzine y en el Tourmalet. Su avería en el Port de Belès camino de Bagnères de Luchon  hizo que perdiese las pocas opciones de victoria final. Ha dado un paso adelante como corredor durante este mes de Julio. Le ha pesado la retirada de su hermano en la etapa con final a las puertas del bosque de Aremberg.

Denis Menchov (Rabobank) – 3º a 2’01”

Silencioso. Sin que nadie se haya dado cuenta que ha estado en carrera se ha llevado la tercera posición limitándose a no perder tiempo, aguantando en la alta montaña en el grupo de los outsiders y metiéndoles tiempo en la crono final, cosa que le sirvió para entrar por primera vez en el podio. Ni él ni Rabobank hicieron ningún intento para intentar apear de las dos primeras posiciones a Contador y Schleck.

Samuel Sánchez (Euskaltel – Euskadi) – 4º a 3’40”

Constante. Ha conseguido su mejor clasificación en el Tour dando muy buenas sensaciones y perdiendo su lucha frente a Menchov donde el ruso era suprior. Se mostró espléndido en los Alpes mientras que en Pirineos, aunque sin brillo, rayó a gran nivel. Un error infantil en Morzine frente a Schleck le privó de la que hubiera sido la primera victoria de su carrera en la Gran Bouclé.

Jurgen Van Den Broeck (Omega Pharma – Lotto) – 5º a 6’54”

Sólido. Si bien se esperaba que hiciese un buen papel nadie se imaginaba que podía llegar tan arriba. Además de su buena clasificación final se ha mostrado durante toda la prueba combativo en la medida que su puesto en la general se lo ha permitido. Ha sabido suplir perfectamente la ausencia de Cadel Evans en el equipo belga, que no es poco.

Robert Gesink (Rabobank) – 6º a 9’31”

Apagado. Al igual que su compañero Menchov no ha tenido demasiada incidencia en carrera, lejos del nivel de los dos mejores se limitó a perder el menor tiempo en la montaña antes que a ganárselo a alguno de sus rivales como hizo en Suiza; como se esperaba, en la crono le cayó una buena minutada. Como buen corredor de Rabobank que es sufrió caídas y percances a lo largo de la prueba.

Ryder Hesjedal (Garmin – Transitions) – 7º a 10’15”

Sorpresa. La factoría de Garmin sigue sacándose de la manga vueltómanos de la nada, ya que, si bien demostró en la pasada Vuelta a España un buen comportamiento en la montaña, nadie esperaba que llegase tan lejos. Algo peor que Wiggins el año pasado en clasificación y sensaciones en la montaña, se mostró agresivo siempre que tuvo la oportunidad.

Joaquim Rodríguez (Team Kathusa) – 8º a 11’37”

Novel. Purito ha despejado las dudas que Caisse d’Epargne siempre tuvo en cuenta a la conveniencia de llevarle al Tour o no. A sus 31 años, en su primera participación ha logrado un Top10 y una meritoria victoria de etapa en Mende mostrándose como un zorro ante Contador. En la crono final, como era de esperar perdió opciones de mejorar un magnífico puesto.

Roman Kreuziger (Liquigas – Doimo) – 9º a 11’54”

Estancado. Ha logrado un Top10 otra vez, aunque su presencia en carrera ha sido nula más allá del intento de fuga camino de Pau. No se le ha visto con iniciativa en la alta montaña y en la crono no ha conseguido un resultado destacable. Durante todo el año ha tenido en mente la carrera francesa y una vez aquí no ha dado, para nada, buenas sensaciones. Corre serio riesgo de pasar al Club de las Promesas Frustradas.

Christopher Horner (Team RadioShack) – 10º a 12’02”

Incansable. Con la mala actuación de Armstrong, el equipo de Bruyneel quedó huérfano de un líder claro, más cuando Leipheimer no es el de antaño. A sus casi cuarenta años, el actual campeón de la Itzulia ha demostrado que está acabando su carrera a un nivel excepcional con un Top10 que ha salvado los muebles al nuevo equipo americano.

Luis León Sánchez (Caisse d’Epargne) – 11º a 14’21”

Renovado. Con la inhabilitación de dos años a Alejandro Valverde, el de Mula quedaba como referente de la estructura navarra para la clasificación general. En este sentido ha dado un paso adelante logrando una buena posición, muy cerca del Top10, aunque por otro lado no ha mostrado la combatividad de otros años. Tuvo su opción de victoria, pero contra toda lógica se la jugó al sprint en grupo y Sandy Casar le arrebató el triunfo.

Rubén Plaza (Caisse d’Epargne) – 12º a 14’29”

Retornado. En el año que ha dejado de ser un apestado por la Operación Puerto ha hecho una notable carrera, aguantando hasta mucho más arriba de lo que se podía esperar quedando a muy pocos segundos de su jefe de filas. Tuvo su opción camino a Pau, pero en una llegada en grupo como aquella tenía muy pocas opciones.

Levi Leipheimer (Team RadioShack) – 13º a 14’40”

Mayor. Cuando empezaron los problemas para Armstrong se postuló como jefe de filas del nuevo equipo americano. Aguantó algunos días en las primeras posiciones, pero los últimos días se le hicieron excesivamente largos y sucumbió ante corredores más jóvenes que él.

Andreas Klöden (Team RadioShack) – 14º a 16’36”

Veterano. No queda ni rastro de aquel corredor vestido de magenta que subió al podio en París años atrás. Aún así, al contrario que Leipheimer ha acabado yendo a más, ya que si bien en los Alpes perdió algo de tiempo, en los Pirineos se ha mostrado bastante mejor acabando la carrera de forma bastante decente.

Nicolas Roche (AG2R La Mondiale) – 15º a 16’59”

Anclado. Otro que como Kreuziger, hace años mostraba un potencial que no parece estar confirmando. El irlandés lleva unos años cerca de los mejores aunque no recorta distancias con ellos y, lo que es peor, no da sensación de poder hacerlo, por lo que igual debería plantearse el rol que debería asumir de ahora en adelante.

Alexandre Vinokourov (Astana) – 16º a 17’46”

Rocoso. Era uno de los regresos más esperados este año y no ha defraudado. El kazajo, como viene siendo su seña de identidad, se ha mostrado muy combativo, y si en Mende, por un movimiento de Alberto Contador perdió su opción de triunfo, al día siguiente en Revel logró reencontrarse con el triunfo años después. En la montaña ayudó en la medida de lo posible a su líder. Notable reaparición.

Carlos Sastre (Cervélo Test Team) – 20º a 26’37”

Oxidado. Confirmó las sensaciones que ya había dado durante el Giro, ya no está para aguantar con los mejores, ni de lejos. Pese a ello, en lugar de venirse abajo y desistir buscó otras formas de brillar en carrera mediante fugas desde lejos que, aunque con poco futuro, siempre son de agradecer.

Lance Armstrong (Team RadioShack) – 23º a 39’20”

Desafortunado(?). Ya lo comentamos hace tiempo en una entrada titulada La fortuna de Armstrong, al tejano le han llegado todos los males cuando poco tenía a perder, y este año así ha vuelto a ser, con caídas que le han apartado de una lucha por la general, a la que ni él internamente pensaba que podía aspirar. De todos modos, Lance no se ha bajado de la bici, tenía cosas que hacer antes, después y durante las etapas, y en el durante, que es lo que nos ocupa, nos dejó una buena despedida camino de Pau con una combatividad digna de aplauso.

Bradley Wiggins (Team Sky) – 24º a 39’24”

Decepción. Como ya demsotró en el Giro, no ha sido el corredor que el año pasado sorprendió a propios y extraños, y ha estado siempre lejos de los mejores. Ha sido una de las grandes decepciones, ya que si bien era impensable que pudiese repetir la actuación de la edición 2009, sí que se esperaba que estuviese mucho más adelante.

Cadel Evans (BMC Racing Team) – 26º a 50’27”

Maldito. Pocos son los que se libran de la maldición del maillot arcobaleno, y el australiano no ha sido una excepción. Como ya le pasó dos veces en el Giro perdió el jersey de líder el día siguiente, y como la primera de las dos veces, de forma escandalosa. A partir de entonces salieron a la luz supuestas lesiones que le impedían rendir a alto nivel. No supo sobreponerse a las adversidades, y desde aquel día desconectó completamente.

Damiano Cunego (Lampre – Farnese) – 29º a 56’53”

Centrado. El Pequeño Príncipe, como ya demostró en el Giro ha asentado la cabeza. Ya no se obceca con clasificaciones generales a las que difícilmente volverá a optar y se ha dedicado a buscar triunfos parciales. Lo ha peleado pero no lo ha conseguido, es una lástima, pero por lo menos, ahora sí, tenemos la certeca de que, renovado, ha vuelto para quedarse.

Sylvain Chavanel (Quick Step) – 31º a 59’17”

Combativo. Este comentario podía estar escrito antes de empezar la prueba, ya que es de los que no fallan. Después de años y años buscando desesperadamente una victoria de etapa que no llegó hasta 2008, este ha sido su año, con dos etapas en la primera semana que le reportaron al día siguiente otro de sus grandes sueños, el maillot amarillo. Siempre una alegría verle correr, su segundo premio como corredor más combativo no es más que un pequeño reconocimiento a su grandeza.

Ivan Basso (Liquigas – Doimo) – 32º a 59’33”

Menguado. Primero fue la carretera la que le descartó de la lucha por la general y después una bronquitis cuando pocas opciones tenía ya. Ṕodría decirse que se ha marcado un año Menchov, ya que tras ganar el Giro parece que ya tiene la temporada hecha y no le volveremos a ver brillar hasta el año que viene, cuando no pueda vivir de esa renta.

Michael Rogers (Team Columbia – HTC) – 37º a 1h 10’11”

Desubicado. Bob Stapleton le señaló como el hombre del equipo para la general, pero se ha demostrado que no es un corredor para luchar por ella en carreras de tres semanas, ya que si la alta montaña se le resiste, más aún lo hace la tercera semana.

Christophe Le Mevel (La Françaisse de Jeux) – 42º a 1h 22’38”

Invisible. Ni rastro del corredor que el año pasado consiguió la décima posición teniendo gran presencia en carrera. Este año, ni ha aguantado con los mejores ni ha buscado fugas que pudieran reportarle opciones por victorias parciales.

Janez Brajkovic (Team RadioShack) – 43º a 1h 23’26”

Desaparecido. Tras su flamante victoria en el Critérium du Dauphiné se esperaba de él bastante más, con o sin Armstrong metido en carrera. Siempre de los primeros entre los importantes en descolgarse del grupo ha mostrado una apatía y un estado de forma que hacen que sea imposible pensar lo bien que estuvo un mes antes.

Anthony Charteau (BBox – Bouygues Telecom) – 44º a 1h 24’12”

Oportunista. Vio su oportunidad y se aferró a ella, una fuga le dio un buen número de puntos que le acercaron a Pineau en la clasificación de la montaña y pocos días después vistió de blanco a puntos rojos. A partir de entonces empezó una lucha con el corredor de Quick Step en la que salió claramente ganador. Mediante algunas fugas en Pirineos consolidó un maillot que nunca peligró.

Matthew Lloyd (Omega Pharma – Lotto) – 47º a 1h 30’02”

Intrascendente. Tras un buen Giro en el que se llevó la clasificación de la montaña se esperaba bien que estuviese mucho más cerca de Van Den Broeck de lo que finalmente ha estado, dejándolo excesivamente solo en momentos importantes, bien que volviese a luchar por la clasificación de la montaña. Ni una cosa ni la otra.

José Ivan Guitérrez (Caisse d’Epargne) – 48º a 1h 38’26”

Luchador. El campeón de España, como bien dijo antes de empezar, llegaba a la ronda francesa como nunca lo había hecho, tanto en cuanto a estado de forma como en cuanto a la falta de un líder claro por el que velar. Así pues se ha filtrado constantemente en fugas en busca de un triunfo de etapa que ni ha llegado ni ha estado cerca de llegar.

Daniel Navarro (Astana) – 49º a 1h 38’30”

Trabajador. Más dicreto en los Pirineos que en los Alpes, donde Astana llevó el peso de la carrera, tuvo un par de jornadas extraordinarias en las que fue el más fiel escudero de Alberto Contador llevándolo hasta donde el de Pinto le pedía. Podría decirse que ha conseguido un Top3 en la clasificación de gregarios.

Jakob Fuglsang (Team Saxo Bank) – 50º a 1h 38’32”

Irrelevante. Tras la baja de Fränk Schleck no ha asumido el rol que le correspondía al hermano mayor de estar junto a Andy en la alta montaña, y únicamente trabajó claramente para el pequeño de los luxemburgueses en la última subida al Tourmalet. El danés era una de las grandes promesas de Rijs, y aunque ha defraudado en las dos grandes que ha corrido, sigue teniendo margen de mejora.

Rafael Valls (Footon – Servetto) – 53º a 1h 42’27”

Revelación. El joven ciclista alicantino de la estructura de Matxín sorprendió a propios y extraños en su primera participación. Con mucha presencia en carrera se filtró en varias fugas llegando a conseguir un segundo puesto por detrás de Chavanel en la Station des Rousses. Además se mostró bien en la alta montaña. Como siempre le ocurre a Matxín, no se sabe qué será de él y sus equipos en el futuro, pero Rafael Valls tras estas tres semanas no tendrá problemas en mantenerse en la élite.

Pierrick Fédrigo (BBox – Bouygues Telecom) – 57º a 1h 46’37”

Killer. El francés como reconoció durante la prueba no llegaba en su mejor estado de forma, pero viendo como su estado de forma mejoraba día tras día se filtró en la escapada camino de Pau. Con toda la sangre fría del mundo, se plantó en inferioridad frente a RadioShack, Caisse d’Epargne y Quick Step en meta; su punta de velocidad y su clase hicieron el resto.

Sylvester Szmyd (Liquigas – Doimo) – 61º a 1h 48’02”

Huérfano. En la presentación que hicimos en Cobbles&Hills uno de los puntos que tratamos era el de los gregarios, y para la definición de éstos se necesitaba de un líder por quien velar que no ha encontrado ni en Basso ni en Kreuziger. Si bien es cierto es que su estado de forma no ha sido el del Giro, no es menos verdad que no ha mostrado el nivel de otras ocasiones.

Alexandr Kolobnev (Team Kathusa) – 65º a 1h 55’13”

Clasicómano. El flamante campeón ruso llegaba como una de las bazas de su equipo para la lucha por los triunfos parciales y no ha tenido nunca ninguna opción de conseguirlo, su lugar son las carreras de un día. Su jornada más destacable fue camino del Tourmalet cuando Schleck y Contador le atraparon muy lejos de meta. Acabadas ya la primera y segunda parte de la temporada, es difícil de pensar que este año pueda repetir la tercera de la anterior.

Jérôme Pineau (Quick Step) – 66º a 1h 57’58”

Cansado. Tras su gran primera semana en que fue portador del maillot de la montaña, no tuvo ninguna opción de luchar por él durante la tercera semana. Su gran desgaste durante el Giro y los primeros días hicieron que otros corredores más frescos que él se llevasen la victoria en la clasificación de los escaladores.

Jose Joaquín Rojas (Caisse d’Epargne) – 68º a 2h 1’58”

Obcecado. Durante la Vuelta a Suiza nos mostró su versión agresiva que culminó con la victoria de Rui Costa, pero durante estas tres semanas se ha dedicado simplemente a las batallas perdidas que representaban los sprints antes auténticos monstruos de la especialidad. Intentó un imposible y su cuarto puesto en la clasificación de la regularidad no lo compensa.

Thomas Voeckler (BBox – Bouygues Telecom) – 76º a 2h 16’07”
Artista. Y de los buenos. Al bueno de Thomas le gustan las cámaras, es innegable, ha alcanzado el punto de madurez en su carrera y sabe cuándo debe gastar fuerza y cuándo no. Así simplemente se ha dedicado a lucir su maillot tricolor y a rematar con una clase magnífica su fuga, coronando el Port de Balès en solitario con el plato grande.

Alessandro Ballan (BMC Racing Team) – 87º a 2h 42’38”

Inofensivo. El ex-campeón mundial era una de las esperanzas de BMC para la carrera, se esperaba de él alguna fuga que pudiese auparle a la victoria, ya que era uno de sus puntales. Fueron pocos los días en que lo intentó y con la pólvora muy mojada. Esperemos que al menos en este primer año en BMC haya mejorado su inglés.

Serge Pauwels (Team Sky) – 107º a 3h 8’48”

HÍDOLO. Cuando uno de los acuerdos con tu nuevo equipo es ir al Tour y éste te da la oportunidad de preparar el año a tu antojo para llegar allí en las mejores condiciones y rendir puedes estar todo el año disfrutando de paisajes idílicos sentado en tu bicicleta tranquilamente, pero debes llegar al Tour a tope. Serge lo más que hizo fue adelantarse veinte metros al pelotón en la etapa camino a Bruselas para saludar a familiares y amigos en un punto en el que la carrera pasaba a pocos kilómetros de su casa.

Thor Hushovd (Cervélo Test Team) – 111º a 3h 12’57”

Lento. Ya no es el de ediciones anteriores que podía disputar, y ganar, en las llegadas a cualquiera. Este año han sido muchos los que le han superado, y sólo su pundonor le ha hecho brillar. La victoria en la etapa de los pavés es de gran mérito y el llegar a la última etapa con opciones de ganar la clasificación de la regularidad algo digno de aplaudir.

Edvald Boasson Hagen (Team Sky) – 116º a 3h 14’57”

Desaprovechado. El gran talento noruego corre riesgo de cerrarse muchas puertas, con unas aptitudes innatas para brillar en cualquier terreno ha centrado sus esfuerzos en el sprint y sólo en la etapa con final en el Tourmalet, en la que menos opciones podía tener, intentó algo diferente. Un caso muy parecido al de JJ Rojas, aunque por potencial, mucho más sangrante.

Fabian Cancellara (Team Saxo Bank) – 121º a 3h 19’43”

Locomotora. Se ha llevado el prólogo y la crono final con algún problema más de los previstos a causa de Tony Martin. Las dos victorias y ser el portador del amarillo durante algunas jornadas es un buen botín, pero más allá poco se ha sabido de él. El equipo tenía que recomponerse tras la baja de Fränk y él debería haber apoyado algo más a Andy como hizo reventando al grupo en la subida al Tourmalet.

Lars Boom (Rabobank) – 130º a 3h 26’18”

Ausente. Tras haber estado creciendo constantemente durante los últimos años el ex-campeón de ciclo-cross ha demostrado bastante poco. Ni fugas, ni apoyo a Menchov y Gesink, ni resultados notables en las cronos. Ha sido un borrón en su progresión que puede solventar en el futuro.

Gerald Ciolek (Team Milram) – 133º a 3h 27’36”

Frustrado. Lejos quedan aquellos tiempos en que se discutía si debía ser él o Mark Cavendish la mejor baza de T-Mobile para los sprints en los años venideros. Sigue teniendo años para conseguir todo lo que tiempo atrás apuntó, pero es cierto que corre gran riesgo de entrar en el grupo de sprinters del montón.

Kevin Seeldrayers (Quick Step) – 134º a 3h 29’01”

Irreconocible. Si bien durante toda la temporada habían crecido dudas sobre el rendimiento del belga, parecía que quería cerrar las bocas que decían que no volvería al nivel del Giro del año pasado. Nada más lejos de la realidad, su Tour ha sido penoso, quedándose cortado en algunas ocasiones incluso antes que los sprinters.

Tony Martin (Team Columbia – HTC) – 137º a 3h 31’10”

Encorsetado. Si Boasson Hagen corre peligro de cerrarse puertas más allá de los sprints masivos, el alemán lo hace en la crono. Allí es muy bueno, nadie lo duda, pero su potencial le permite brillar en muchos más estadios que en la lucha contra el reloj.

Óscar Freire (Rabobank) – 141º a 3h 33’45”

Apartado. Cuando no es por H es por B, la cuestión es que nunca ha tenido opciones de victoria en los sprints masivos. La mala suerte aparece (y más aún corriendo en Rabobank) pero si la tientas, tienes más opciones de que venga a visitarte, si además ya no eres el de años antes, lo tienes crudo.

Alessandro Petacchi (Lampre – Farnese) – 150º a 3h 44’38”

Renacido. El italiano hacía años que no pisaba las carreteras francesas durante el mes de Julio. Este año ha vuelto, y ha sorprendido a todos. Si nadie pensaba que estuviese en condiciones de ganar una etapa, se hizo con dos, y si se pensaba que acabaría haciendo una espantada como en 2005, se llevó el maillot verde. Él sólo salvo el Tour de uno de los equipos más flojos.

Mark Cavendish (Team Columbia – HTC) –154º a 3h 51’23”

Dominador. Empezó mal lejos de Petacchi en las llegadas, lo que acrecentó las dudas que habían crecido en torno a él durante la temporada. Calló todas las bocas adjudicándose los cinco sprints que quedaban. Otro año más se queda sin la clasificación de la regularidad pero vuelve a dejar la sensación de que difícilmente alguien le hará sombra en muchos años.

Christian Vandevelde (Garmin – Transitions)

No sale en la 3ª etapa

Tras el año pasado en que Wiggins le arrebató el lideraje en el equipo este año debía ser el jefe de filas en Garmin, hasta que la húmeda carretera camino de Spa acabó con él. Suerte tuvo el equipo de Hejsedal que salvó los muebles.

Fränk Schleck (Team Saxo Bank)

Abandona en la 3ª etapa

Fue una de las imágenes de la primera semana, con su recién estrenado maillot de campeón de Luxemburgo retorciéndose sobre el pavé con la clavícula rota. Su ausencia fue muy acusada por su hermano, quién sabe qué hubiera pasado con Fränk en la carretera.

Amets Txurruka (Euskaltel – Euskadi)

No sale en la 5ª etapa

Parece que el idílio que vivía con la carrera francesa acabó el año pasado cuando después de una caída, dos días más tarde le eliminaron por fuera de control. Este año llegaba con ganas después de su lesión durante la Vuelta al País Vasco, y de nuevo una caída le apartó de una prueba a la que siempre se ha amoldado de manera excepcional.

Vladimir Karpets (Team Kathusa)

No sale en la 9ª etapa

El ruso partía como jefe de filas del equipo, aunque ya antes de su retirada Purito Rodríguez había mostrado en la carretera que no estaba de todo de acuerdo. Durante las etapas en que se mantuvo en carrera poco se supo de él.

Mark Renshaw (Team Columbia – HTC)

Descalificado en la 11ª etapa

Hasta el incidente de los cabezazos había hecho su trabajo de forma impecable, incluso después de que Cavendish sembrase dudas sobre su condición en las primeras etapas. Se puede discutir sobre si su exclusión era justa o no, pero mientras corrió fue la pieza del trenno que nunca falló.

Tyler Farrar (Garmin – Transitions)

Abandona en la 13ª etapa

Se vio envuelto en las caídas del día de Spa y resistió al máximo para ver si los dolores menguaban y podía disputar las victorias en el sprint. La persistencia de los dolores y la llegada de Cavendish hicieron que el americano tomase la decisión de volver a casa.

Rein Taaramae (Cofidis)

Abandona en la 13ª etapa

El impulsivo corredor estonio se dejó ver en alguna fuga durante la primera semana, pero a mitad de carrera acabó abandonando sin regalarnos ninguna opción real de victoria ni ninguna petada como la de Xorret de Catí de la Vuelta del año pasado.

Xavier Andrés

Resumen equipos del Tour (y II)

HTC – COLUMBIA: Pese a las dudas de la primera semana, la expulsión de Renshaw y que no haya sido el equipo tan dominante en los sprint que fue la temporada pasada, Mark Cavendish ha sumado 5 victorias de etapa, a los que habría que añadir los dos segundos puestos de Tony Martin en las dos cronos. Lo único negativo, además del affaire Renshaw, el mal Tour de Rogers (37º) y que Martin no haya terminado por un paso adelante como vueltómano en este 2010.

Nota: 9

BMC: Desastroso Tour para los de Evans. En Aremberg pasaron totalmente desapercibidos, y quitando alguna fuga con Kroon o Burghardt, el rendimiento del equipo ha sido lamentable. Lo único destacable, el amarillo de Evans durante un día, ya que el australiano con problemas en el codo solo pudo ser 26º en París.

Nota: 4

QUICK STEP: Con la baja de Boonen, poco se esperaba de ellos en este Tour. Lejos de ello, los belgas han realizado una muy buena carrera. Sylvain Chavanel ha sumado dos victorias, la de Spa con parón del pelotón mediante y la de Station des Rousses realizando una increíble etapa. Además, el corredor francés vistió dos días el maillot amarillo. A parte del francés, De Weert (18º), Barredo e incluso Pineau, que llevó el maillot de la montaña unos días, han dado mucha presencia al equipo en carrera.

Nota: 8

MILRAM: Si nos dicen que los alemanes no han corrido el Tour, nos lo creeríamos. Gerdemann desaparecido. Ciolek siendo 2º en Montargis y gracias, solo recordado por su sprint (¿¿??) de Pau. Fiasco total.

Nota: 2

BBOX BOYGUES TELECOM: Gran Tour para ellos. Dos victorias de etapa en los Pirineos. Thomas Voeckler, con su maillot de campeón de Francia, en Bagneres de Luchon y al día siguiente, Pierrick Fedrigo, en Pau, ante rivales de muchisima calidad como Cunego o Armstrong. Se llevaron también el maillot de la montaña, con Anthony Charteau. Mucho más de lo esperado, aunque se esperara más de Rolland.

Nota: 8

CAISSE D’ESPARGNE: La estructura española ha estado muy voluntariosa durante el Tour pero no ha conseguido premio alguno. Luis León Sánchez ha sido su mejor hombre, 11º en la clasificación final y 2º en Saint Jean de Maurienne. Destacar también a Rubén Plaza (12º) y a Moreau, Perget y Kiriyenka que han luchado por varias etapas pero sin suerte.

Nota: 6

COFIDIS: Ha sido el único equipo francés que no ha conseguido una victoria de etapa. Se les ha visto en varias etapas de montaña de la mano de Taaramae, Moinard o Pauriol. Destacar que El Fares ha sido el mejor joven francés del Tour.

Nota: 5

EUSKALTEL: Su baza era Samuel Sánchez y así lo han demostrado. 4º posición final (la mejor posición histórica del equipo) y 2º en la etapa de Morzine-Avoriaz. La baja de Amets Txurruka les ha restado combatividad, aunque Rubén Pérez e Iván Velasco han intentado que su ausencia no se notase.

Nota: 7

RABOBANK: Único equipo con dos corredores en el Top-10 final. Menchov con su 3ª plaza en París y Gesink 6º. Les ha faltado alguna victoria parcial para que su Tour hubiese sido prácticamente perfecto. Freire nunca tuvo opción en sprint alguno y a Boom prácticamente ni se le vio (en la primera fuga del Tour en tierras holandesas).

Nota: 8

LAMPRE: Dentro de las posibilidades de los italianos, su Tour ha sido magnifico. Dos victorias de etapa y maillot verde final para Petacchi. Con Damiano Cunego protagonista en prácticamente todas las etapas de montaña, pero sin conseguir levantar los brazos. Gran Tour para ellos.

Nota: 8

FOOTON – SERVETTO: Cuando muchísima gente pensaba que el equipo de debutantes haría un Tour similar al de Milram, nada más lejos de la realidad. Muy buenas dos primeras semanas de Rafa Valls, 2ª posición en Station des Rousses y mucha presencia en los Alpes. Destacables también, Aitor Pérez,  3º en Bagneres de Luchon y muy combativo durante el Tour, y alguna buena actuación de Eros Capecchi. La baja de Cardoso el primer día, el del prólogo, fue un varapalo, pero supieron reponserse con plenitud.

Nota: 6

Jorge Enrique

Resumen equipos del Tour (I)

ASTANA: Ha sido el equipo dominador en las etapas de montaña. Alberto Contador ganador del Tour. Vinokourov ganador de etapa y dando un gran apoyo al de Pinto en las etapas de montaña y sobretodo el día del pavés. Dani Navarro dando verdaderas exhibiciones en Alpes y Pirineos. Tiralongo siendo otro gran gregario en los Alpes. Un equipo que disipó las dudas que había en torno a él.

Nota: 9


TEAM SAXO: Tour agridulce para los de Riis. Ganadores de 4 etapas (2 Cancellara y 2 Andy Schleck). Llevaron el maillot amarillo durante 12 etapas (6 días Cancellara y otros tantos Andy Schleck). Maillot blanco para Andy Schleck. Pero fallaron estrepitosamente en el apoyo de Andy Schleck en la montaña. La baja de Frank Schleck en Aremberg condicionó mucho al equipo y los únicos que estuvieron a la altura fueron Cancellara el día del pavés y Nicki y Chris Anker Sorensen, dentro de sus posibilidades, en la montaña. La mayor decepción, Fuglsang, que no estuvo al nivel que se le esperaba.

Nota: 8

RADIOSHACK: Naufragio del equipo de Bruyneel. A priori venían a ganar el Tour y su mejor hombre ha sido Horner (10º). Armstrong (23º), Leipheimer (13º) o Kloden (14º) han hecho un Tour desastroso. Lo único que los salva, la victoria de Paulinho en Gap y la general por equipos.

Nota: 6

SKY: El nuevo equipo británico ha sido la mayor decepción del Tour. El 4º del año pasado, Wiggins, acabó 24º. Edvald Boasson Hagen solo ha conseguido dos 3ªs posiciones cuando venía por alguna victoria de etapa. Su mejor hombre ha sido Lövkvist (17º) y su corredor con más presencia en carrera Geraith Thomas con su gran etapa en Aremberg y vistiendo el maillot blanco varios días. A nuestro HIDOLAZO Pauwels sólo se le vio al pasar por su pueblo en terreno belga para saludar a la multitud… y nada más.

Nota: 4

LIQUIGAS: Tras su dominio aplastante en el Giro, se esperaba más de la escuadra italiana. Una enfermedad dejó fuera de la lucha por el Top-10 a Basso (32º) y Kreuziguer (9º) no consiguió dar el paso definitivo en su lucha por el Tour. o por avanzar dentro de ese top10 (ha calcado su posición de 2009). Szmyd no estuvo ni de lejos a la altura en esta carrera destacando tan sólo en la etapa de Pau, batiéndose el cobre contra el pelotón durante las primeras ascensiones.

Nota: 5

GARMIN: Muy castigados por las caídas durante la 1ª semana, que le hicieron perder a Vandevelde para la lucha por la general y Farrar quedó muy tocado para la lucha en los sprints. Hesjedal ha acabado siendo su hombre fuerte para la general con una meritoria 7ª posición, y Hunter y Dean han conseguido buenas posiciones en el sprint pero sin acercarse a la victoria.

Nota: 6

LA FRANÇAISE DES JEUX: Se esperaba mucho más de Le Mevel (42º) en este Tour. Sin embargo, la combatividad del conjunto francés no ha sido en balde y Sandy Casar sumó una gran victoria para su equipo en Saint Jean de Maurienne.

Nota: 7

KATUSHA: El siempre impredecible equipo ruso ha realizado un más que correcto Tour. Con presencia en varias fugas con Ivanov y Kolobnev, el momento álgido del conjunto fue en Mende, con la victoria de Joaquim Rodríguez. Además, el corredor catalán ha conseguido una meritoria 8ª posición final en su primera participación en la ronda gala.

Nota: 7

AG2R LA MONDIALE: Un buen Tour para el posiblemente mejor equipo francés. Una brillantísima victoria en Ax3 Domaines de la mano de Riblon y dos Top-20, Nicolas Roche (15º) y Gadret (19º y mejor francés). Ha sido un equipo con mucha presencia en las escapadas.

Nota: 7

CERVELO: Thor Hushovd con su victoria en Aremberg y luchando hasta el último día por el maillot verde ha sido lo único destacable en el Tour para los de Van Poppel. Carlos Sastre (20º) ha vuelto a naufragar, y quitando sus intentos desesperados junto a Konovalovas en los Pirineos, poco más se ha visto a Cerveló en carrera.

Nota: 6

OMEGA PHARMA – LOTTO: Pese a sus movimientos extraños, como los de la etapa de Pau, el conjunto belga ha realizado un buen Tour. No se esperaba que tuviesen tanta presencia en carrera pero Jurgen Van den Broeck (5º) ha sido la gran sorpresa de este Tour, siempre dando la cara hasta donde le han llegado las fuerzas. Les ha faltado alguna victoria de etapa como guinda final, pero tanto Dani Moreno como Lloyd han parecido acusar el durísimo Giro de Italia que ambos corrieron.

Nota: 7

Jorge Enrique

La redención de una generación

A principios de década el ciclismo francés pasa probablemente por el momento más bajo de su historia. Las secuelas del caso Festina son terribles y grandes figuras que no consiguieron culminar sus aspiraciones de vencer el Tour como Jalabert o Virenque son ya demasiado viejos para volver a intentarlo, caminan hacia su retirada buscando glorias menores que acaben de dar lustre a su gran palmarés. En la madurez practicamente nada, nadie. Solo un talentoso Moncoutié que no consigue trasladar su capacidad escaladora a las montañas del Tour, forjándose fama de taciturno según unos, de ciclista pulcro según otros, para la mayoría, otra eterna promesa. El panorama es desolador. Son ya más de quince años sin ganar el Tour y las perspectivas son peores que nunca, sin ningún candidato reconocible para ello. La opinión pública busca recuperar la fe, la credibilidad de un deporte muy tocado y el ciclismo francés opta por el borrón y cuenta nueva a partir de un valor por encima de todos, el juego limpio. Se dice que el dominio extranjero es producto del dopaje, se instaura la teoría de las dos velocidades en el pelotón, quizá tan cierta como indemostrable, pero creadora de un victimismo también perjudicial a la hora de evaluar las miserias de un país, que aunque seguía produciendo figuras, llevaba sin ganar su carrera desde que Hinault lo hiciera por quinta vez en 1985, trece años sin triunfos hasta el maldito 98.

Así, en 2001, cuando un veteranísimo François Simon consigue el maillot amarillo producto de una numerosísima fuga un dia lluvioso camino de Pontarlier, 35 minutos de diferencia con un pelotón de paseo, se celebra como un gran triunfo. Aunque Armstrong, que ha pasado de admirado por la superación del cáncer a apuntado por la supuesta ventaja deportiva que la medicación para su enfermedad le ha dado, impone su ley en todas las montañas hasta conquistar su tercer Tour. Simon corre en el Bonjour, un equipo nuevo y modesto, creado por Jean-René Bernaudeau, que busca representar el nuevo ciclismo francés y en la defensa de su liderato, llama la atención la presencia del ciclista más joven del Tour, Sylvain Chavanel, a quién se presenta como la gran esperanza de futuro…

El joven ciclista de la Vienne completa un Tour más que meritorio para su edad, trabajando para Simon y llegando hasta Paris en la 65ª posición de la general. Los dos años siguientes confirman su talento, con varias victorias y actuaciones destacadas principalmente en el calendario nacional y también en el Tour luchando en las fugas y terminando entre los 40 primeros de la general. Sin embargo, la progresión de Chavanel no es la esperada, pasan los años y no consigue brillar con los mejores en las montañas y se pierde en la indefinición como ciclista. El lucrativo fichaje por Cofidis, un equipo por entonces caótico, con múltiples clanes, fracturas internas y problemas con el doping de distinta índole, tampoco ayuda. El equipo y él tocan fondo en 2007, con la detención del italiano Moreni en la cima del Aubisque tras dar positivo por testosterona, el conjunto en pleno decide marcharse del Tour.

Chavanel se reencuentra con las ganas de bicicleta en la Vuelta (termina décimosexto en la general) y afronta 2008 como un hombre nuevo, el renacimiento del Chavanel ofensivo y valiente de sus inicios, pero en su madurez física. Su principio de temporada es brillante, con victorias de prestigio como el Tour del Mediterraneo, una etapa de la Paris-Niza (dónde también viste de amarillo) y las semiclásicas belgas Flecha Brabanzona y A través de Flandes. Un brillante todoterreno que confirma su reinvención en el Tour, fugado constantemente, finalmente ganador de etapa en Montluçon, elegido ciclista más combativo de la carrera. Fichaje por el todopoderoso Quick Step que confirma su cambio de mentalidad, brillante en las clásicas y en los inicios de temporada, siempre combativo en el Tour, dónde este año le ha llegado su mayor gloria con dos grandes victorias y sendos maillots amarillos, siempre al ataque, en solitario, sin mirar atrás. Sylvain Chavanel representa a la perfección la evolución, las luces y sombras de esta generación gala que por fin va encontando su redención, con sus grandes exponentes brillando en este Tour, totalizando seis victorias de etapa, algo que no sucedía desde 1997, un año antes de la caída del antiguo regimen.

Tour Chavanel

Aunque bastante diferentes cada uno de ellos, Fédrigo, Voeckler y Casar han tenido evoluciones similares. La excepción es Riblon, algo más joven, proveniente de la pista, routier tardío que sorprendentemente ha encontrado en la montaña su mejor terreno, como confirmó en Ax-3-Domaines.

Escondido tras una apariencia histriónica y algo excesiva en sus gestos hay un ciclista más que notable en Thomas Voeckler. Un alsaciano criado en Martinica, adónde su familia se trasladó para que su padre disfrutase de su pasión por la navegación antes de desaparecer con su barco en pleno océano, y que vive en Vendée, la tierra de su equipo de toda la vida en el profesionalismo en la que se proclamó campeón de Francia en ruta por segunda vez en su carrera el mes pasado. Voeckler era un corredor menos conocido en su amateurismo y llegó a los pros sin demasiada fama. Bernaudeau apostó por él y se lo llevó en su primer año de profesional al Giro y el joven “Titi” fue el único del equipo que terminó la carrera, eso sí, en penúltima posición, a casi tres horas de Simoni. Su gran salto llegó en 2004, ganando el campeonato nacional por primera vez y conquistando el maillot amarillo en una fuga en la primera semana, una prenda que conservó durante 10 días, tras una gran defensa en los Pirineos. Voeckler no es un escalador y nunca ha repetido esa 18ª posición en la general, tampoco es un sprinter, ni un rodador, pero ha sido capaz de aparecer en muchos terrenos, en muchas carreras. Dos victorias de etapa en los dos últimos Tours, este año brillando en el durísimo Balès, doble campeón nacional, múltiples victorias en el calendario francés, buenas actuaciones en el Giro, en las clásicas flamencas y ardenesas, en definitiva, un buen ciclista.

Casar es de todos el que ha estado más cerca de ser un hombre-Tour. Desde su revelación en la Paris-Niza de 2002, segundo con apenas 23 años detrás de un pletórico Vinokourov, fue la gran apuesta de Marc Madiot para la Grande Boucle. El ciclista de Mantes, en el extrarradio parisino, fue poco a poco progresando, ganando etapas de montaña en la Vuelta a Suiza y la Ruta del Sur y terminando décimotercero el Giro de 2003 y décimosexto el Tour de 2004. Pero su progresión no fue más allá. Casar es un ciclista muy luchador, regular y constante, pero no lo suficientemente brillante en la alta montaña para luchar por la general del Tour. Aun así consiguió terminar sexto el Giro de 2006 tras conseguir bastante ventaja en una escapada, en lo que se convirtió en su nuevo modus operandi. Así llegó su primera victoria de etapa en el Tour en 2007, tras caerse al cruzársele un perro cuando iba fugado, fue capaz de reengancharse a la cabeza, atacar y terminar ganando, un ejemplo perfecto de su constancia. Desde entonces, una madurez que le ha permitido firmar notables actuaciones en pruebas de una semana de gran nivel como País Vasco o Romandía y seguir brillando en las fugas de montaña en el Tour, llegando hasta la undécima posición en la general en 2009 y con el colofón de la gran victoria en Saint-Jean de Maurienne tras pasar la Madeleine.

Fédrigo, más escalador, más rápido en los metros finales, más irregular, más frío, despuntó en Crédit Agricole en los Tours del Porvenir, perdiendo en 2002 por apenas un segundo frente a Evgueni Petrov, ganando en el durísimo final de Mende en 2003, pero no consiguió trasladar ese rendimiento a la carrera grande. Finalmente ha encontrado su sitio como reputado cazaetapas en la estructura de Bernaudeau, ya van tres en el Tour, gran ciclista en días sueltos, ganando carreras cortas de mucho nivel como el Critérium Internacional o el Gran Premio de Plouay. Su victoria en Pau es un gran ejemplo de ello, fortísimo en los ascensos al Tourmalet y al Aubisque, sangre fría y mucha potencia para resolver en el final.

Ninguno de los cuatro ha logrado saciar la sed de victoria en el Tour que sigue aumentando para los franceses, pero todos ellos han contribuido a recuperar la autoestima perdida, a abandonar los complejos y poder ilusionarse con el futuro. Quizá los Sicard, Geniez o Pinot que ahora empiezan a despuntar sean los mesías esperados, o quizá no, todavía haya que esperar más. Mientras tanto, pueden seguir disfrutando de la plenitud de una generación de buenos ciclistas que nunca ganarán el Tour.

Jordi Martínez

Última parada: Champs-Élysées

Se acabó lo que se daba, en el día de ayer se bajó el telón del Tour. El tercer Tour de Contador, el Tour de las polémicas sobre las averías y caídas, el último Tour de Armstrong, el Tour en que Cavendish volvió a quedarse sin maillot verde, ¿el último Tour de Eusebio Unzué? El Tour de las seis etapas para corredores franceses, el Tour de Francia 2010.

Como cada vez que la ronda francesa llega a su fin, etapa plácida que tuvo uno de sus momentos destacados durante el recorrido neutralizado, donde el equipo RadioShack se presentó con una equipación diferente a la habitual en la que se sumaba a la fundación de Armstrong en su lucha contra el cáncer. Tras haber conseguido la notoriedad que buscaban, y al verse obligados por la dirección de carrera, volvieron al maillot rojo y gris que les ha acompañado desde su creación.

Los primeros kilómetros transcurrieron entre posados ante las cámaras, homenajes varios y bromas entre los corredores hasta que se llegó a París y su circuito final. El primer paso por línea de meta, como de costumbre, lo encabezó el equipo del líder, Astana, que al final ha despejado las dudas sobre su potencial que se crearon a principio de temporada. A partir de entonces, zafarrancho.

Muchos fueron los que intentaron marcharse, aunque un pelotón liderado por Columbia intentó evitar un gran grupo de fugados, aunque sin luchar por el maillot verde. Al final fueron once los que se escaparon, con Tony Martin a cola haciendo de freno. Las vueltas al circuito fueron transcurriendo con una ventaja siempre inferior a los 30”, y las hostilidades no se destaparon hasta que Kaster Kroon, Nicki Sorensen y Christian Knees se marcharon solos hacia adelante en un intento condenado al fracaso por el trabajo de los hombres de Columbia para Cavendish, Cervélo para Hushovd y Katusha para McEwen, qué valor el de los rusos.

Cazados los fugados, se entró en la parte final, Columbia había perdido presencia, Sky parecía comandar, y de la última curva salió Hushovd precedido por un compañero, y a su rueda Pettachi y Cavendish. Los tres lanzaron el sprint al mismo tiempo, aunque la superioridad del de la Isla de Man fue incontestable. Segundo Pettachi, que se alzó con el maillot de la regularidad, y tercero Julian Dean.

Tras la llegada, el podio final, con Cav’s alzando el trofeo como ganador en París otra vez, Pettachi de verde, Charteau como ganador del premio de montaña, Sylvain Chavanel que por segunda vez se hacía con el premio a la combatividad, Andy Schleck como mejor joven, RadioShack (de negro) como mejor equipo, y el podio con un Alberto Contador enfundado con el maillot amarillo flanqueado por Andy Schleck y Denis Menchov, quien por fin sube al podio final del Tour.

Tour 2010 podium Contador Schleck Menchov

Y tras el podio, el paseo por las calles de París para todos los que han acabado la prueba. Por nuestra parte el Tour no acaba aquí, en la medida de lo posible, durante los próximos días intentaremos hacer un resumen detallado de todo lo acontecido desde que el 3 de Julio (¡qué lejos queda!) el Tour echase a andar en Rotterdam.

Xavier Andrés

La sorpresa se desvanece a medio camino

La última contrarreloj del Tour – que coincide con la primera en esta edición – está marcada por los tópicos. Esos que sugieren que los especialistas no lo son tanto, que las diferencias las definen las fuerzas que quedan y que, por tanto, los hombres de la general marcarán los mejores tiempos. Quizás por aquello de ser también la primera contrarreloj los especialistas de la modalidad (Martin y Cancellara) han marcado la pauta, quizás el viento también haya tenido que ver.

Contador

A las diez y cuarto de la mañana salía de Bordeaux hacía Pauillac el alemán Bert Grabsch del conjunto HTC-Columbia dispuesto a disputar la contrarreloj y hacer así de guía a Tony Martin que saldría cuarenta minutos más tarde. Los alemanes, primero uno y luego otro, marcarían los mejores tiempos en meta hasta que llegó Fabian Cancellara. El suizo, que en el primer parcial perdía 9 segundos con Martin, fue recuperando tiempo hasta dejar 17 segundos detrás a Martin y un minuto y 48 segundos a Grabsch y recorría los 52 Km de recorrido en una hora y 56 segundos.

En la línea de meta se sucedían las llegadas de ciclistas sin que nadie llegase a inquietar al suizo y la atención de los aficionados estaba dirigida a los duelos que se iniciarían alrededor de las cuatro de la tarde. A las tres de la tarde se sucedían las salidas de Wiggins – que hizo un intento de disputar la contrarreloj pero se fue desinflando y acabó noveno a más de tres minutos y medio de Cancellara -, Lance Armstrong, Moreau y Carlos Sastre, ciclistas ilustres que se contentaron con acabar con la máxima dignidad posible sin acercarse lo más mínimo a las posiciones cabeceras.

Se acercaba la hora del desenlace final. A las 16:53 saldría Menchov, tres minutos más tarde el asturiano Samuel Sánchez: la lucha por el tercer cajón del podio. Un minuto antes de las cuatro haría lo propio el luxemburgués Andy Schleck y tras los tres minutos de rigor Alberto Contador, ocho segundos de diferencia en la general a favor del madrileño y ¿una contrarreloj a su favor?.

El ruso del Rabobank cumplía las previsiones y en el primer parcial alejaba las esperanzas del corredor de Euskaltel Euskadi de mantener la tercera plaza – Menchov pasaba con unos 40 segundos de retraso sobre Cancellara y Samuel con aproximadamente un minuto más. La sorpresa estaba detrás. El GPS anunciaba entonces que Andy venía marcando mejor tiempo que Contador y la breve distancia del Pinteño en la general se iba evaporando. En el primer parcial Andy marcaba mejor tiempo que Contador – ambos lejos de las primeras posiciones. La lucha por el amarillo iba a ser más intensa de lo que muchos esperaban.

Mientras Menchov seguía ampliando las diferencias con Samuel la lucha por el amarillo cambiaba poco a poco de signo. Contador recuperaba el tiempo perdido con Andy y conforme avanzaban los kilómetros iba añadiendo segundos a su favor. El sueño de Andy se desvanecía.

En meta Menchov marcaría el onceavo mejor tiempo – el mejor entre los hombres de la general – con tres minutos y cincuenta segundos de retraso sobre Cancellara. Alberto Contador sería trigésimo quinto cinco minutos y cuarenta-y-tres segundos por detrás del suizo. Samuel Sánchez marcaría un registro unos diez segundos por detrás del maillot amarillo del Tour. Andy finalmente haría seis minutos y catorce segundos más que su compañero de equipo.

El Saxo Bank se lleva una etapa más, la segunda de Cancellara y la decepción de alejarse del amarillo tras haber estado tan cerca – contra todo pronostico. Mañana en París cierra la Grand Boucle con la general cerrada. ¿Será tan emocionante la lucha por el vert?

Toni Rota