Archivo mensual: junio 2010

Le Tour de France – Equipos (I)

Cervélo Test Team

Carlos Sastre, Thor Hushovd, Heinrich Haussler, Xavier Florencio, Volodimir Gustov, Jeremy Hunt, Andreas Klier, Ignatas Konovalovas y Brett Lancaster.

El equipo suizo afronta su segunda participación en el Tour con la intención de repetir los éxitos que en la edición anterior consiguieron mediante triunfos de etapa Hushovd en Barcelona y Haussler en Colmar, además del maillot verde de la regularidad por parte del noruego. Además vuelven a contar con la presencia de Carlos Sastre, que después de llegar a la edición 2009 tras haber hecho Tour2008-Vuelta2008-Giro2009, en esta edición no se puede decir que llegue al Tour extremadamente fatigado debido a su participación únicamente en Catalunya y Lieja-Bastogne-Lieja además del Giro d’Italia, que tratará de repetir los buenos puestos anteriores a 2008, pues la victoria final en París se antoja como una mera utopía.

Para rodear a los tres ciclistas, el conjunto Continental lleva a corredores contrastados pero que difícilmente podrán brillar más allá de lo que supone el apoyo a los jefes de su formación o filtrándose en alguna fuga.

Euskaltel-Euskadi

Samuel Sánchez, Egoi Martínez, Gorka Verdugo, Amets Txurruka, Juanjo Oroz, Rubén Pérez, Alan Pérez, Iñaki Isasi e Iban Velasco.

Los naranjas llegan a la ronda francesa en su último año de participación por el convenio ProTour con intención de dar guerra. En un año atípico en cuanto a variedad de corredores victoriosos se refiere, el patrón de equipo que presentan este año no difiere mucho al de años anteriores. Tan solo tres cambios, Samuel Sánchez, Iñaki Isasi e Iban Velasco por Mikel Astarloza, Koldo Fernández de Larrea e Igor Antón.

El asturiano Samuel Sánchez llegará como líder indiscutible con intención de repetir su actuación en 2008, en la que consiguió un buen puesto final al que intentará sumar alguna victoria de etapa. Las otras puntas de lanza que presentará la Fundación Euskadi serán Egoi Martínez y Amets Txurruka, quienes aparte de estar junto a Samuel cuando la carretera se empine lucharán también por triunfos de etapa o el maillot de la montaña.

El resto de ciclistas que tomarán la salida constituyen un bloque, que si bien un tanto limitado en lo que apoyo al líder se refiere (notarán las bajas de Antón e Intxausti, que serán los jefes de filas para la Vuelta) intentará dar guerra.

Omega Pharma-Lotto

Mario Aerts, Francis De Greef, Mickaël Delage, Sebastian Lang, Matthew Lloyd, Daniel Moreno, Jürgen Roelandts, Jurgen Van den Broeck y Charles Wegelius.

En su primer año post-Evans el equipo belga ha podido conformar un bloque que, aunque sin muchas aspiraciones de cara a la general, puede ser un animador de la carrera. Corredores como Dani Moreno y Matthew Lloyd se dejaron ver, en mayor o menor medida, durante el Giro, mientras que Jurgen Van den Broeck demostró un excelente estado de forma durante el Critérium du Dauphiné. El resto del equipo se presenta como un bloque sin demasiada consistencia en el experiencia y juventud tendrán que poner ilusión y sentido común para llevarse al saco algún triunfo de etapa, que con la baja de Philippe Gilbert se antoja francamente difícil.

BMC Racing Team

Cadel Evans, Alessandro Ballan, Brent Bookwalter, Marcus Burghardt, Mathias Frank, George Hincapie, Karsten Kroon, Steve Morabito y Mauro Santambrogio.

La formación suizo-americana se presenta a su primera participación en la ronda francesa después de una primera parte de la temporada horrenda que ha quedado algo maquillada los últimos meses con el Giro de Evans y las victorias de Burghardt en Suiza. Su inclusión en el Tour levantó algo de polémica entre algunos de los equipos excluídos, que sin tanto corredor ilustre entre sus filas habían hecho más méritos.

De todos modos, para su participación en el Tour, el conjunto BMC se presenta con su equipo de gala, en el que están incluídos los seis grandes ciclistas de la formación además de Matthias Frank, Brent Bookwalter y Steve Morabito, quien sorprendió a propios y extraños con un enorme Tour de Suiza. El papel de cada uno de los nueve ciclistas está bien definido: Evans tendrá que buscarse las castañas él solo para la general, Burghardt, Ballan, Kroon e Hincapie deberán tratar de lograr triunfos de etapas en diferentes escenarios y liarla el día de los tramos de pavé, Santambrogio debería ser uno de los últimos compañeros en dejar solo a Evans, mientras que de los tres restantes se espera más bien poco más allá de una fuga o una buena crono.

Quick Step

Carlos Barredo, (Tom Boonen) Francesco Reda, Sylvain Chavanel, Dries Devenyns, Kevin De Weert, Jerome Pineau, Kevin Seeldrayers, Jurgen Van de Walle y Maarten Wynants

El conjunto de Patrick Lefévré va con todo. Para mejorar el equipo únicamente se podría pensar en la inclusión de una pieza como Stijn Devolder, aunque viendo las relaciones entre él y el equipo y el poco rendimiento ofrecido este año además su actitud es normal su no-convocatoria para el Tour. Esta edición se presenta realmente a cara de perro para el equipo, pues tras una primavera muy lejos de años anteriores, deberán tener mucha presencia en el Tour para recuperar el tiempo perdido.

El equipo se presenta con un nueve con opciones de brillar en cualquier escenario. Reda será el sustituto de Boonen tras la confirmación de su ausencia, quien pese a estar lejos de ser el que conquistó el maillot verde en 2007 siempre podía dar la sorpresa. Barredo y Pineau serán los todoterrenos que deberán dar guerra en cualquier escenario, junto a un Sylvain Chavanel, que tras su fractura de cráneo en la Lieja-Bastogne-Lieja deberá volver a ser el corredor que se mostró en sus años en Cofidis en el Tour. Kevin Seeldrayers debería ser la apuesta para la general, y aunque su rendimiento durante el último año ha sido bastante pobre, es un candidato al maillot blanco. De Weert, Wynants y Van de Walle serán quienes ocupen el rol como gregarios.

Caisse d´Epargne

Luis León Sánchez, el campeón de España Iván Gutiérrez, Rubén Plaza, Imanol Erviti, José Joaquín Rojas, Rui Costa, Christophe Moreau, Mathieu Perget y Vasil Kiriyenka.

Sancionado Valverde y teniendo como objetivo prioritario el Tour, el equipo navarro acude a la ronda gala con todo lo que podría haber traído toda vez que sus dos colombianos, Rigoberto Urán ya habiendo corrido el Giro y Mauricio Soler lesionado tras su caída en la Dauphiné Libéré, no serán parte del 9 inicial que Unzué pondrá en la línea de salida en Rotterdam. Las metas que los frailes se pondrán durante los 21 días de carrera serán las mismas que el año pasado; intentar con Luis León Sánchez pelear por un puesto digno en la general -aunque está por ver si ya se encuentra capacitado para ello- y dejarse ver en la lucha por etapas con el mismo Luisle, JJ Rojas o Rui Costa. Además, están también por ver las posibilidades de un Rubén Plaza que lleva sin correr una GT desde 2005 y las ganas de ese ente libre llamado Cristophe Moreau de dejarse ver en el que con casi toda seguridad será su último Tour de Francia.

Llegarán los navarros a la salida de Rotterdam con 3 maillots de campeón nacional. José Iván lucirá el español en ruta y Luisle y Rui Costa, el español y portugués en crono, respectivamente.

Footon-Servetto-Fuji

Fabio Felline, (Giampaolo Cheula) Aitor Pérez Arrieta, Alberto Benítez, Arkaitz Durán, Iban Mayoz, Rafael Valls, Eros Capecchi, Manuel Cardoso y Markus Eibegger.

La combatividad será el signo de identidad de los de Matxín, que llegan al Tour con el mejor que podrían traer. Jóvenes, casi todos, y descarados, los 9 ciclistas que saldrán de Rotterdam tendrán el objetivo básico de dejarse ver siempre que puedan luchando por la escapada del día y con Manuel Cardoso como opción en las volatas masivas. En el descaro y las distintas aptitudes de los jóvenes Felline, Durán, Valls o Capecchi se asentarán las opciones para que el maillot de Footon-Servetto se deje ver por las carreteras de Francia durante las próximas 3 semanas.

Liquigas-Doimo

Ivan Basso, Roman Kreuziger, Sylwester Szmyd, Francesco Bellotti, Kristjan Koren, Aliaksandr Kuchynski, Daniel Oss, Manuel Quinziato y Brian Bach Vandborg.

Con el vencedor del pasado Giro de Italia a la cabeza, el Liquigas acude al Tour de Francia dispuesto a todo. En el retorno de Ivan Basso, la presencia de la joven promesa checa Roman Kreuziguer hace que el equipo de Stefano Zanatta cuente con dos opciones para la disputa de la general final. Sylvester Szmyd velará por ellos cuando la carretera marque la tendencia cuesta arriba, junto a él, Aliaksandr Kuchynski será el principal apoyo para sus líderes.

Manuel Quinziato que por libre alguna victoria de etapa para un equipo que se presenta en Rotterdam sin un sprinter al contar con la ausencia de Danielle Benatti que buscará preparar el Mundial con la disputa de la Vuelta a España. Los jóvenes Oss y Koren buscarán adquirir experiencia ante su primera disputa de una GT.

En definitiva, un equipo que aunque sin el dominio colectivo que demostró en el Giro de Italia tendrá sus opciones para ser uno de los protagonistas destacados en la Grand Bouclé.

Team Katusha

Pavel Brutt, Sergey Ivanov, Joaquim Rodriguez, Vladimir Karpets, Robbie McEwen, Alexander Kolobnev, Stijn Vandenbergh, Eduard Vorganov, Alexandr Pliuschin.

Con la destacada ausencia de Kim Kirchen que dio el susto en el transcurso de la Vuelta a Suiza aquejado de una insuficiencia cardíaca de la que se recupera, se presenta un potente Katusha con el español Joaquim Rodríguez a la cabeza en la que es su primera experiencia en el Tour de Francia. El catalán buscará realizar una buena clasificación beneficiado por los pocos kilómetros contra el crono que presenta esta edición y con la incertidumbre de si podrá aguantar con los mejores los largos puertos franceses, menos acordes a sus características.

La presencia de Vladimir Karpets, el reciente campeón ruso Alexander Kolobnev y Sergey Ivanov suman calidad al nueve ruso, suficiente para llevarse el gato al agua culminando alguna escapada como ya lo hiciera el propio Ivanov camino de Besançon. Todo un clásico como McEwen peleará por una victoria en los sprints masivos, mientras que Vorganov será el hombre de confianza para ayudar a “Purito”.

Astana

Alberto Contador, David De la Fuente, Andrey Grivko, Jesús Hernández, Maxim Iglinskiy, Daniel Navarro, Benjamín Noval, Paolo Tiralongo y Alexandre Vinokourov.

Todo por el líder. Ese parece ser el pensamiento de los 8 compañeros de Alberto Contador en este Tour. El corredor de Pinto llegará a Rotterdam con la vitola de gran favorito para llevarse el triunfo final y para ello los directores de la escuadra kazaja le han rodeado de sus corredores de confianza. A principio de año se tenía dudas de si el equipo estaría a la altura del 2 veces campeón del Tour y si sería capaz de hacer frente a grandes bloques como el de Saxo Bank y RadioShack. Quizás sus corredores no tengan la calidad de los equipos anteriormente mencionados pero si han demostrado en lo que llevamos de temporada que son capaces de arropar a su líder en momentos complicados. Vinokourov será el segundo de a bordo. No ha parado de comentar durante los últimos meses que está dispuesto a dejar a un lado su lucimiento personal para que Contador consiga su tercera corona en Le Grande Boucle. Él y Tiralongo serán los mejores apoyos del madrileño en los grandes puertos. Por otra parte para la esperada y temida primera semana Iglinskiy, Grivko y Noval, fiel escudero de Contador estos últimos años, deben ser las ruedas a seguir para que haya las menos sorpresas posibles antes de afrontar los bloques de montaña.

Team Columbia – HTC

Mark Cavendish, Bernhard Eisel, Bert Grabsch, Adam Hansen, Tony Martin, Maxime Monfort, Mark Renshaw, Michael Rogers y Kanstantsin Siutsou.

El equipo americano comienza el Tour con la intención de brillar tanto o más que el pasado año. Las seis etapas que lograra Mark Cavendish el año pasado serán difíciles de repetir. El británico, con todo el equipo a su disposición, tiene en el punto de mira el maillot verde de la regularidad, pero su rendimiento a lo largo del año y su capacidad para pasar la montaña despiertan dudas. Por otro lado Tony Martin – reciente ganador del campeonato nacional en contrarreloj – espera repetir el buen hacer del pasado año y afrontar, este año sí, sin atragantar-se los Alpes. Sin embargo los tests del alemán no han sido todo lo esperanzadores que cabría esperar: Paris-Nice decepcionante y un Tour de Suiza donde brilló contra el crono y decepcionó en la montaña. Sus objetivos en el Tour son dos: Ayudar a los líderes del equipo (Cavendish y Rogers) y vestir – durante algunas etapas – el maillot blanco. El hombre de la general, a priori, será el contrarrelojista australiano Michael Rogers. El aussie se ha reencontrado este año con la victoria en las vueltas de una semana siendo la más notable de ellas, y más para los intereses del equipo, la general de California. Las carreteras de los puertos franceses parecen demasiado para pensar que Rogers pueda estar con los mejores y los pocos kilómetros contra el crono de esta edición le penalizan de cara a lograr un notable puesto en la general así que si entrase entre los diez primeros el equipo estaría más que satisfecho. El resto del equipo se divide entre los que ayudarán sólo a Cav (Renshaw, Hansen, Eisel, Grabsch) y los que, en principio, superan la montaña con dignidad que trabajarán tanto para el británico como para el Aussie (Monfort, Martin, Siutsou). Los gregarios, en este caso, tienen suficiente calidad para ver-los luchar por victorias parciales en prácticamente cualquier terreno pero si hay que resumir el Columbia-HTC es Cavendish.

Historia del Tour de Francia: las épocas dinásticas

La mejor carrera del mundo no podía estar dominada por otros que por los mejores ciclistas del mundo. A partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando el ciclismo se dirigía cada vez más rápido hacia la profesionalidad moderna, el Tour de Francia encontró a los grandes campeones que tiranizaron la competición. A final de los años ochenta comenzó el camino hacia la especialización: ahora, los ciclistas con más posibilidades de victoria en el Tour concentran su atención y su temporada en La Grand Boucle. Mientras que antes los mejores ciclistas del pelotón alargaban sus exhibiciones durante todo el año, ahora centran esfuerzos en la prueba más importante del calendario. Aun así, por mucho que el ciclismo haya cambiado, los grandes campeones siguen teniendo muchas cosas en común. Y también las tienen las grandes dinastías de la historia del Tour de Francia.

1957-1964: Jacques Anquetil

A la edad de 23 años, Jacques Anquetil consiguió su primer Tour de Francia. Fue en la década de los cincuenta, cuando la carrera todavía se corría por países, y sucedió a los también franceses Roger Walkowiak y Louison Bobet. Maïtre Jacques llegó, vio y venció: era su primera participación en la ronda gala. Triunfó con 15 minutos de ventaja sobre el belga Marcel Janssen, una diferencia indudablemente sólida. Aunque era difícil predecir la victoria de Anquetil, el joven del Heylett ya había conseguido la París-Niza en el ’57, y se había adjudicado el Gran Premio de las Naciones, campeonato del mundo contra el crono oficioso en la época, en todas sus temporadas como profesional.

En 1958 sucumbió ante Charly Gaul, la lluvia y un edema pulmonar que le impidió llegar a París; en 1959 fue el fantástico Federico Martín Bahamontes quien le superó, y Jacques sólo pudo ser tercero; en el ’60, ganó el Giro de Italia pero no participó en el Tour. Fue en 1961 cuando Anquetil se reencontró con el maillot amarillo, y lo hizo vistiéndoselo desde la segunda etapa hasta la llegada a París. Gaul y Guido Carlesi le buscaron las cosquillas en la montaña, pero Anquetil venció en las dos cronos. Así llegaron cuatro triunfos consecutivos. En 1962, edición en la que se volvió a competir por equipos en lugar de selecciones, Anquetil ganó con algo menos de cinco minutos de ventaja sobre Joseph Planckaert. A Anquetil le bastó con tomar el maillot amarillo a dos días de París.

Su cuarto Tour llegó de la mano de su primera victoria en una etapa de montaña: en Chamonix, se impuso al sprint a Bahamontes, líder de la carrera y segundo a la postre. Con esta victoria, Anquetil se convertía en el ciclista histórico con más victorias en la general del Tour. En 1964 llegó el quinto, acompañado también por el Giro de Italia. Fue su victoria más sufrida: Ramyond Poulidor, el mejor perdedor de la historia, le superó en las rampas de Puy de Dôme, en la etapa reina, pero no logró arrebatarle el maillot amarillo. Anquetil pudo certificar su victoria en la contrarreloj, con 55 segundos de ventaja sobre Poulidor. Tras no participar en 1965, Anquetil se despidió del Tour en 1966: el número uno de la historia de la carrera abandonó en la 19ª etapa, camino de Saint Ettiene.

1969-1974: Eddy Merckx

Entre los tiranos de la historia del Tour no podía faltar el mejor ciclista de todos los tiempos. En un año en el que ganó París-Niza, Milán-San Remo, Tour de Flandes y Lieja-Bastogne-Lieja, y en el que además fue expulsado del Giro por dar positivo, Merckx arrasó el Tour. Ganó seis etapas, la clasificación de la montaña, la regularidad, lideró al Faena a llevarse la general por equipos y le sacó 18 minutos a Roger Pingeon, segundo en la general. No es posible calibrar el nivel de esta consecución de hazañas porque no es humanamente concebible en nuestra era. No hay mejor ejemplo de ciclista de dibujos animados. Para demostrar que no fue flor de un día, en 1970 El Caníbal se llevó de nuevo la general, esta vez con ocho victorias parciales, doce minutos de ventaja y el gran premio de la montaña.

Al año siguiente lo tuvo más difícil con la aparición de Luis Ocaña. El genial ciclista manchego puso en serios aprietos a Merckx, hasta que una recordadísima caída en el Col de Mente truncó su participación. Merckx volvió a ganar sobre Joop Zoetemelk. En 1972 completó un año redondo con su cuarta victoria consecutiva en La Grand Boucle. Su tremenda ambición motivó que no luchara por el que sería su quinto Tour de Francia consecutivo: Merckx ganó la Vuelta y el Giro en el ’73, pero se vio obligado a no tomar la salida en el Tour. Como si fueran víctimas de una maldición, Ocaña, vencedor sin Merckx en 1973, no pudo participar en 1974, la edición en la que el belga igualó a Jacques Anquetil.

Merckx tuvo a tiro su sexto Tour. Era el líder en la 15ª etapa de 1975, pese a haber sufrido el ataque de un espectador subiendo el Puy de Dôme, cuando se desmoronó subiendo el asequible Pra-Loup. Bernard Thévenet fue el que derrotó a Eddy Merckx en el Tour de Francia. El Caníbal fue segundo y ya nada volvería a ser lo mismo en su carrera. Merckx volvió al Tour en el ’77 por última vez para acabar como sexto en la general final. Para tantos rivales tan talentosos, no habría sido justo que Eddy Merckx, un fenómeno irrepetible, hubiese durado para siempre.

1978-1985: Bernard Hinault

Justo en el momento en que el Tour de Francia quedó huérfano de Eddy Merckx apareció el mejor ciclista francés de todos los tiempos para reinar en su tierra. Bernard Hinault, apodado Le Blaireau (El Tejón), igual que Merckx y Anquetil, ganó el Tour a la primera. Fue en 1978, en las filas del equipo Renault-Gitane y con 23 años, en su primera gran temporada: antes de ganarle el Tour a Zoetemelk, había ganado la Vuelta a España. Los dos primeros del ’78 repitieron orden al año siguiente, pero con Hinault reforzado: El Tejón ganó siete etapas y aventajó en 12 minutos al holandés. El duelo estaba repitiéndose en 1980 hasta que Hinault se vio obligado a abandonar cuando vestía el maillot amarillo, por unos problemas en la rodilla.

Ningún problema le afectó en 1981 para sumar el tercer Tour de Francia a su palmarés, y lo mismo sucedió en 1982. Su dominio sobre el Tour de Francia era ya comparable al que había ejercido Merckx una década antes. De nuevo la rodilla, ahora en forma de operación, impidió que Hinault participara en el Tour del ’83, mas estaba preparado para retomar el trono en 1984, seis años después de su primera victoria en París. Su gran rival sería Laurent Fignon, el último ciclista francés en ganar el Tour de Francia y campeón también en el ’83. Hinault empezó con buen pie, ganando el prólogo y vistiéndose de amarillo el primer día; a partir de ahí, Fignon se llevó cinco etapas y la general, con mucha suficiencia. El Tejón, a los 29 años, conocía la derrota en el Tour.

El pujante Fignon no volvió a ser el que era hasta finales de década, tras una maldita lesión en el tendón de aquiles. Hinault nunca se vengó directamente de Fignon por su derrota en el ’84, pero en 1985 consiguió pasar a la historia como el tercer pentacampeón del Tour de Francia, aunque sin la suficiencia de sus primeras cuatro victorias. Greg LeMond, segundo en su quinto Tour, acabaría con la carrera de Hinault en La Grand Boucle en 1986. El estadounidense ganó la carrera por primera vez y Le Blaireau, segundo clasificado, después de esta notable pero dolorosa actuación, colgó la bicicleta a final de año. Francia aún sigue esperando a otro héroe local que reine en su ronda.

1991-1995: Miguel Indurain

Contrariamente a los deseos galos, fue un chaval de Villava, Navarra, el que sucedió a Bernard Hinault como amo y señor del Tour de Francia. Miguel Indurain conoció La Grand Boucle el año de la última victoria de Bernard Hinault, aunque sólo estuviera en Francia para correr unas pocas etapas; desde el principio, José Miguel Echávarri era consciente de lo que tenían entre manos. Repetiría maniobra en el ’86, todavía con 23 años, y fue al año siguiente cuando llegó hasta París. Su primera actuación notable en el Tour de Francia fue una victoria en Cauterets en 1989, refrendada en 1990, cuando, pese a llegar como gregario de Pedro Delgado, estuvo con los mejores en la alta montaña, ganó en Luz Ardiden  y terminó décimo en la general.

Para 1991 llegó con más galones dentro del Banesto y, por si alguien dudaba de sus maneras, Miguelón y Chiapucci dinamitaron la carrera camino de Val Louron. Indurain se subió victorioso por primera vez al podio de París y se adjudicó las dos cronos largas, la tónica habitual del siguiente lustro. Y es que Indurain cimentó su dominio en su estratosférica capacidad de rodar contra el cronómetro. En 1992 intimidó a todos sus rivales en la C.R.I. de Luxemburgo: Indurain mandó a más de tres minutos a Armand de las Cuevas, segundo clasificado, y a más de cuatro al resto. En 1993 perdió una crono ante Tony Rominger, en el mejor momento del suizo, pero no fue suficiente para inquietar al navarro. Rominger no resistió el envite en el ’94, donde Indurain se impuso por delante del letón Ugrumov, después de mostrar alguna debilidad en la durísima crono final a Avoriaz.

La solidez en la alta montaña de Indurain era desesperanzadora para sus rivales, que no tenían posibilidad de compensar en ningún terreno las ventajas que obtenía Miguel en la contrarreloj. La ONCE de Manolo Sáiz lo intentó de todas las formas posibles camino de La Plagne y de Mende, con Zülle y Jalabert, pero Indurain dejó dos exhibiciones memorables (una en Lieja, donde ganó Bruyneel; otra en La Plagne, donde ganó Zülle) y se unió al club de los pentacampeones. Con 33 años, Miguelón llegó al Tour del ’96 tan preparado como siempre, con el objetivo de pasar a la historia del Tour de Francia en solitario. Pero el navarro estuvo por debajo de su nivel desde el primer contacto con la montaña, en Les Arcs, y Bjarne Riis se adjudicó el sexto Tour de Indurain para asombro de propios y extraños. Esa misma temporada, después de terminar 11º en el Tour, Miguel Indurain se retiró del ciclismo profesional.

1999-2005: Lance Armstrong

El caso de Armstrong no conoce símil en toda la historia del deporte profesional. Lance debutó con el Motorola en 1993, el mismo año que le convirtió en campeón del mundo en ruta con sólo 22 primaveras, y lo hizo ya con una victoria de etapa en fuga; el joven Armstrong estaba lejos de ser considerado un hombre para las generales de las grandes vueltas, pero se le veía el talento desde Texas. Pasaron los años, llegó otra victoria de etapa en el ’95 y el diagnóstico de cáncer testicular a finales de 1996. Volvió a las carreteras en 1998 -fue cuarto en la Vuelta, el Mundial en ruta y en C.R.I.- y al Tour de Francia en 1999, una edición muy abierta sin la participación de los dos últimos ganadores (Jan Ullrich y Marco Pantani). Armstrong ganó el prólogo, la primera crono y la primera etapa de montaña en Sestrières. Naturalmente ganó la carrera por delante de Alex Zülle, perjudicado por la minutada que perdió en la primera semana en el paso de Gois.

En 2000 se iba a encontrar por fin al mejor Jan Ullrich. El alemán había dominado el Tour del ’97 con una suficiencia aplastante y su edad hacía indicar que estábamos ante un nuevo tirano del Tour de Francia. En 1998 fue derrotado sorpresivamente por Pantani en el Galibier, camino de Deux Alpes, y para 1999 había sufrido una lesión que le hizo conformarse con ganar la Vuelta a España. Para esta edición llegaría su primer combate con Armstrong, ganado con claridad por el norteamericano, superior en todos los terrenos. Y así fue también en 2001. Y en 2002 probablemente también, si Ullrich no hubiera sido sancionado por un control fuera de competición.

Ullrich fue despedido por el Telekom tras ese positivo en 2002. Volvió con el Bianchi, equipo creado ad hoc para el Tour 2003, y nunca estuvo más cerca de derrotar a Lance Armstrong: Ullrich le ganó en la primera crono llana, y además con claridad, y llegó a tener en jaque al texano en la montaña. Pero Lance Armstrong se recompuso, ganó en Luz Ardiden y administró su ventaja en la última contrarreloj. Era ya su quinto Tour. Las dificultades para igualar a Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain pronosticaban severas complicaciones para que los superara en el futuro; nada más lejos de la realidad. Armstrong ganó con más autoridad que nunca en 2004, con la vuelta de Ullrich al Telekom, y, para redondear el mejor palmarés de la historia del Tour, también ganó con comodidad en 2005. Ullrich ni siquiera pudo ser segundo en estas dos ediciones (Klöden en 2004, Basso en 2005).

La historia de Armstrong quedaba cerrada en la cumbre, a diferencia de sus tres predecesores batidos. Volvió a finales de 2008, todos lo sabemos, y perdió el Tour de 2009, pero Lance Armstrong ha conseguido que esa pequeña derrota se haya convertido en otra victoria.

Las fechas de estos campeones nos permiten ver que, del ’60 hasta nuestros días, vamos de dominador en dominador, con pequeños paréntesis en forma de años de transición. Este año Alberto Contador parte como favorito indiscutible a llevarse su tercer Tour de Francia. Pero ésta es otra historia que podremos contar en tiempo presente desde Cobbles&Hills.

David Vilares

Los inicios del Tour de Francia. Desgrange y L´Auto.

Como en la extensa mayoría de las pruebas ciclistas, un periódico fue el culpable de la creación del Tour de Francia. 124 años después de que el señor de Sivrac fabricara un artilugio para que sus hijos se divirtieran simulando montar a caballo, al que más tarde denominarían bicicleta, llegó la gran ronda por etapas, la Grand Bouclé. Durante la segunda mitad del siglo XIX, el diario Le Veló, con una temática que giraba en torno al automovilismo y la bicicleta, era el periódico más vendido del sector caracterizado por tener sus páginas de color verde. Ante tal dominio, el Conde de Dion encargó al ex ciclista Henry Desgrange la creación de un nuevo periódico para competir con Le Veló. Así, en 1900 se fundó el L’Auto-Vélo –precursor hoy en día de L´Equipe– sobre páginas de color amarillo.

La rivalidad entre ambos diarios fue máxima. Paul Rousseau, director de Le Veló, interpuso una demanda contra L’Auto-Vélo que le llevó a este último a cambiar su denominación, pasándose a llamar L´Auto. Tal hecho se consideró dramático para el diario de Desgrange. El ciclismo por aquel entonces era uno de los deportes reyes en Francia, pudiendo afectar en el número de ventas el cambio de nombre.

Todo esto deparó en una reunión de urgencia entre Desgrange y los redactores jefe del periódico en las oficinas de la rue du Faubourg Montmartre. Allí, Géo Lefèvre expuso la idea de crear una carrera de seis días fuera de lo común, dar la vuelta a Francia. En los comienzos de 1903 tuvo lugar el almuerzo definitivo para concretar la carrera. En una cervecería del Boulevard Montmartre se juntaron con el director financiero Victor Goddet, al que le entusiasmó la idea ante las dudas que generaban a Desgrange. La longitud de las etapas, así como la falta de precedentes, hicieron que el riesgo pusiese en entredicho llegar a un acuerdo para su celebración. En cambio, de lograr el éxito se asegurarían unas mayores ventas.

L´Auto Tour Francia 1903

La edición de L´Auto que noticiaba el inicio del Tour de 1903

El 16 de Febrero en primera página publicaron la noticia, “El próximo mes de mayo se disputará la primera Vuelta Ciclista a Francia. Constará de seis etapas, con un total de 2.428 kilómetros y estará dotada con 20.000 francos-oro de premios”. Al cierre de la inscripción tan sólo había quince corredores, por lo que tuvieron que retrasar la prueba hasta el mes de julio e incrementar la suma de premios para que resultase más apetitosa.

El 1 de Julio, enfrente del hotel Reveil Matin arrancaba el primer Tour de Francia. Los sesenta ciclistas se enfrentaban a seis etapas que unieron las ciudades de Montgeron, Lyon, Marsella, Touluse, Burdeos, Nantes y París. Corriendo de noche con la única luz que la de la dinamo y sin la posibilidad de contar con asistencia externa, teniendo únicamente en disposición una bicicleta, la disputa del primer Tour de Francia se convertía en una aventura épica.

Maurice Garin, deshollinador de profesión, consiguió la primera victoria de etapa al cruzar en primer lugar la meta de Lyon tras unir los 467 kilómetros que la separaban de Montgeron en algo más de 17 horas. Así mismo hizo con otras dos etapas y la clasificación general, convirtiéndose en el primer vencedor del Tour de Francia con una ventaja de 2h59´21´´ sobre Lucien Pothier, la ventaja más amplia sobre el segundo clasificado que a día de hoy todavía perdura. Tan sólo 21 ciclistas de los 60 que comenzaron pudieron dar la vuelta de honor al Parque de los Príncipes.

Tour Francia Inicios Garin

Maurice Garin, el ganador de la primera etapa en línea

La primera edición se pudo contabilizar como un auténtico éxito. Para L´Auto supuso triplicar ventas y recortar distancias con su duro competidor, Le Veló.

El 2 de Julio de 1904 arrancó en París la segunda edición del Tour, que bajo el mismo recorrido estuvo marcada por el escándalo. Todos los vencedores de etapa y los cuatro primeros clasificados fueron expulsados una vez acabada la prueba por haber usado de manera ilegal coches o trenes, cuando de nuevo Maurice Garin era el vencedor final. El comité de investigación de la Federación Francesa de Ciclismo gracias a los testimonios de testigos y competidores dictaminó la exclusión en diciembre de ese mismo año, resultando ganador el francés Henri Cornet de apenas 20 años de edad.

En 1905 llegaría el primer coloso al Tour de Francia con la ascensión al Balón de Alsacia, pero no sería hasta 1910 cuando tuvo la primera incursión en los Pirineos con la ascensión al Tourmalet. Desgrange ordenó a Alphonse Steinés descubrir una ascensión para la 7º edición del Tour de Francia. En pleno invierno, Steinés llegó al Tourmalet junto a un chofér en coche para emprender la búsqueda de la cima, a la cual llegó andando después de que el coche tuviera que quedarse a 4 kilómetros por la abundancia de nieve. Steinés apareció al día siguiente con síntomas de congelación, pero una vez conseguido un telégrafo mandó un mensaje a Desgrange. “Atravesado Tourmalet. Muy buena ruta. Perfectamente practicable”.

Octave Lapize se convirtió en el primer ciclista en ascender el Tourmalet en carrera, consiguiendo a la postre el primer puesto en París. Al año siguiente se ascendió un nuevo coloso, el Galibier en los Alpes. Con la inclusión de los dos puertos por excelencia en el Tour, la carrera gozaba de una mayor heroicidad, siendo los ganadores aclamados como héroes, convirtiéndose en figuras populares y admirables.

Después de unas primeras ediciones dominadas por los corredores locales, con la salvedad del triunfo del luxemburgués François Faber, y con el franco-argentino Lucien Petit-Breton con el récord de victorias al conseguir consecutivamente el triunfo en 1907 y 1908, la segunda década del sigo XX estuvo dominada por los corredores belgas. Philippe Thijs se convirtió en el gran dominador al vencer en 1913 y 1914, pero la Primera Guerra Mundial truncó su supremacía en el Tour, volviendo a vencer en 1920, siendo el primer ciclista en lograr tres triunfos.

Una vez más, la guerra separaba los caminos del hombre. Tres vencedores perdieron la vida en los campos de combate, Faber, Lapize y Petit Breton murieron de forma trágica.

Miguel Hermosilla.

Power Ranking Tour de Francia 2010

Cuando solo resta menos de una semana para el inicio del Tour en la ciudad holandesa de Rotterdam y después de la finalización de las dos grandes rondas por etapas del mes de Junio, acercamos el power ranking de los candidatos a llevarse la victoria en la grand boucle.

Podium Tour Francia

1. Alberto Contador (Astana)

El de Pinto finalizó la deslucida Dauphiné en segunda posición llevándose dos victorias de etapa pero cediendo excesivo tiempo en la primera CRI larga de la temporada. Aunque le resta algo de fondo sigue siendo el principal favorito a la victoria, rodeado de un equipo exclusivamente para él que si bien no tiene tantos grandes nombres como otros demostraron un buen momento en el transcurso de la ronda gala.

2. Andy Schleck (Saxo Bank)

El pequeño de los Schleck parece a día de hoy el único corredor capaz de desbancar de la primera posición del podio a Contador. Sin estar en plenitud en Suiza, hizo un buen test en la subida al Albulapass aunque al final flaqueara. Con el comodín de su hermano debajo de la manga, puede jugar las dos cartas.

3. Robert Gesink (Rabobank)

El más fuerte en el Tour de Suiza, sólo la CRI le impidió la victoria final, pero demostró que con la carretera picando hacia arriba nadie pudo seguirlo. En un Tour con una única CRI larga situada al final puede sacar beneficio de su bajo rendimiento en esta modalidad, más aún con las jornadas de montaña precedentes. Deberá cuidar su colocación en la primera semana para no perder opciones antes de la llegada de su territorio.

4. Lance Armstrong (RadioShack)

El americano demuestra que aunque pasen los años y haya perdido esa explosividad sigue poseyendo la regularidad que todo corredor necesita. No será el más fuerte, pero demuestra estar a la altura de los mejores. Con unos escuderos de lujo puede pasar al ataque con las opciones de Klöden y Leipheimer dejando de lado el bloqueo de la carrera que no le beneficia tanto en estos momentos.

5. Ivan Basso (Liquigas-Doimo)

El flamante vencedor del Giro de Italia es una incógnita, sin apenas competir desde la CRI de Varese. Durante la corsa rosa recordó al corredor pre sanción, suficiente para tenerle en consideración.

6. Denis Menchov (Rabobank)

Otro caso parecido al de Andy Schleck. Sin estar a un nivel óptimo de forma hizo su test en montaña en el transcurso de la Dauphiné, donde se le vio encontrarse fino. Como su compañero de equipo, deberá estar a ojo durante la primera semana para no perder la carrera a las primeras de cambio.

7. Fränk Schleck (Saxo Bank)

Junto a su hermano puede dinamitar el Tour, aunque al hermano mayor le falta esa consistencia que posee el pequeño. Viene de vencer en Suiza ante la mayor parte de gallos, aunque un resultado tan ajustado no es tan esclarecedor.

8. Cadel Evans (BMC Racing)

Un competidor nato. Aunque no haya tenido días de competición después del Giro de Italia seguro que lo veremos en los primeros lugares, pero no más. En montaña tiene a varios corredores por delante y este año no puede sacar provecho de los kilómetros de CRI, además, será un alma libre al no contar con un equipo fiable.

9. Bradley Wiggins (Team Sky)

¿Estará bien? ¿No estará? El británico después de la disputa del Giro ha pasado totalmente desapercibido por lo que su estado es una verdadera incógnita. Sin contar con el factor sorpresa pierde una carta a su favor.

10. Joaquím Rodríguez (Katusha)

Primera participación en el Tour siendo además el jefe de filas del equipo ruso. Correrá sin presión alguna y cada vez se muestra más fiable en la montaña, pero los largos puertos del Tour no son los que más se asemejan a un corredor explosivo como él.

11. Samuel Sánchez (Euskaltel-Euskadi)

Ha preparado el Tour a conciencia pero en la Dauphiné estuvo muy lejos de los mejores, aunque en la ascensión light al Alpe D´Huez estuvo adelante. Al final rondará el top 10 de la carrera, pero no cuenta con opciones reales. Con un mal resultado puede darse cuenta del error que comete en la planificación de la temporada.

12. Andreas Klöden (RadioShack)

El alemán está un paso por delante que su compañero Leipheimer. Deberá estar atento ante cualquier sorpresa con Armstrong para tomar las riendas del equipo norteamericano.

13. Carlos Sastre (Cervélo Test Team)

Aquejado de problemas en su espalda entra a última hora en el equipo para el Tour. Su sola presencia hace que entre en el power ranking, pero tendremos que esperar a la primera jornada de montaña para ver si realmente está en condiciones de hacer algo.

14. Luis León Sánchez (Caisse D´Epargne)

Ante la ausencia de Alejandro Valverde toma las riendas de un equipo en que no existe un líder claro. El murciano estará llamado a dar presencia al equipo de Unzué en la general ante la oportunidad de liderar una fuerte estructura.

15. Jurgen Van den Broeck (Omega Pharma)

El belga liderará a un equipo en el que esperan que el escalador de Herentals entre en el top 10 de la general. En la Dauphiné ya apunto maneras, un cuarto puesto que deja buenas sensaciones para la disputa del Tour.

Campeonatos Nacionales – Días 3 y 4

Corto pero intenso, así ha sido el fin de semana en el que durante el sábado y el domingo se disputaron el grueso de las pruebas en ruta y las últimas cronos y que nos ha deparado un pelotón repartido por toda Europa, donde se han visto sorpresas, viajes al pasado, carreras interesantes y no tantas, y, en algún caso, hasta un poco de justicia ciclista. Empezamos.

>CRI

  • Italia: la prueba, que se disputó el domingo no deparó ninguna sorpresa ya que, cumpliendo con el guión previsto, Marco Pinotti se alzó con su quinto campeonato, cuarto consecutivo, superando por un minuto a Dario Cataldo y por algo menos de minuto y medio a Adriano Malori.
  • Lituania: por tercer año consecutivo Ignatas Konovalovas se hace con el título lituano contra el crono, petiendo el podio del año pasado en el que Evaldas Siskevicius consiguió la segunda posición y Ramunas Navardauskas la tercera.

>Ruta

  • Estonia: Kalle Kriit tomó el relevo de su compañero en Cofidis Rein Taaramae al imponerse en la llegada al ex-corredor de AG2R-La Mondiale Tanel Kangert. Sin embargo, lo que más salta a la vista y más alegría produce es ver quién fue el inquilino del tercer escalón del podio, que no es otro que el eterno Jaan Kirsipuu, a poco menos de un mes de cumplir los 41 años.
  • Kazakhstán: como ya pasó en la crono, Astaná se llevó la victoria, esta vez mediante el recién llegado Maxim Gourov, que llegó delante de Assan Bazayev y un joven desconocido que cumplirá 19 años en Diciembre, Vladislav Gorbunov.
  • Italia: aunque sin ser un bombazo, saltó la sorpresa, pues uno de los segundos espadas como era Giovanni Visconti se alzó con su segunda victoria en el campeonato italiano, esta vez en Treviso después de un ataque en una de las dificultades que incluía el circuito a falta de 28km de meta, que no encontró respuesta entre el resto de corredores. El de Turín siempre fue por delante de un reducido grupo perseguidor en el que Ivan Santaromita tomó unos metros de ventaja en meta para ser segundo y Alessandro Ballan, al ganar el sprint, se llevó la tercera posición.
  • Suiza: Martin Elmiger pudo resarcirse de su tercera posición en el campeonato contra el crono del pasado jueves al imponerse en la prueba en ruta. Tras él Simon Zahner, de BMC y Primin Lang. El hasta entonces campeón Fabian Cancellara se mostró activo durante la primera parte de carrera, pero al ver imposible repetir victoria se bajó de la bicicleta antes de llegar a meta.
  • Bélgica: el excéntrico Stijn Devolder recupera dos años después el maillot de campeón belga al llegar en solitario a Leuven. Tras él un grupo de corredores con gente realmente buena como Vansummeren, Roelandts, Nuyens, Leukemans o Van Avarmaet. Segundo fue un Philippe Gilbert, que pese a intentarlo hasta el final nunca pudo acercarse a Devolder; la tercera posición fue para el Vacansoilei Frederik Veuchelen. Envidia debería dar a muchos organizadores ver el Top10 del Campeonato Belga.
  • Irlanda: el corredor del An Post – Sean Kelly Matthew Brammeier dio la campanada al adelantar por tres segundos a un grupo en el que se encontraban los primos, vencedores en 2008 y 2009 y grandes favoritos a la victoria Nicolas Roche y Daniel Martin.
  • Dinamarca: nuevo triunfo del Team Saxo Bank en el campeonato danés al adjudicarse Nicki Sörensen, dos años después el campeonato. Segundo llegó, a escasos segundos su ex-compañero Lars Bak, mientras que tercero, fue Anders Lund.
  • Noruega: seis años después Thor Hushovd volvió a hacerse con la victoria en el Campeonato de Noruega al imponerse en la llegada a Christer Rake; tercero fue Roy Hegreberg, mientras que Edvald Boasson Hagen, uno de los grandes favoritos a la victoria final, entró en tierra de nadie a algo más de tres minutos de Hushovd, y tiene que esperar un año más para vestir el maillot de campeón en ruta.
  • Luxemburgo: con la sabida ausencia de Kim Kirchen todo quedó en casa, los hermanos Schleck se plantaron juntos en meta, y tras la crono ganada por Andy, como buenos hermanos, el pequeño le cedió al mayor la victoria, que le permite volver a enfundarse el maillot de campeón por tercera vez. Papá Schleck difícilmente pudo pensar que los hermanos consumasen la hegemonía que están ejerciendo en el pequeño ducado. La tercera plaza fue para Ben Gastauer.
  • Rusia: poco faltó para el triplete de Katyusha, que copó cuatro de las cinco primeras posiciones. Únicamente Alexander Mironov se infiltró arrebatando en la llegada la tercera plaza al ex-Xacobeo Edavrd Vorganov. Más de un minuto antes habían llegado a meta Vladimir Gusev y Alexandr Kolobnev, que tras años de disparos al palo en campeonatos rusos, clásicas y mundiales vuelve a conseguir un campeonato años después.
  • Francia: odiado por muchos y querido por otros tantos, Thomas Voeckler vuelve a conseguir uno de los triunfos que más ansiaba después de vestir de amarillo años atrás y ganar en le Tour el año pasado en Girona. Como en el campeonato belga, gran parte de los peces gordos del ciclismo francés se implicó en carrera, teniendo como resultado un Top10 francamente bueno en el que Christophe Le Mevél fue segundo y Mickäel Delage tercero.
  • Países Bajos: una de las preguntas de la presentación de los nacionales en C&H era saber si Rabobank mantendría su hegemonía. Todo parecía indicar que sí, pero entonces apareció Niki Terpstra que llegó a meta unos segundos por delante de Pieter Weening y Lars Boom.
  • Reino Unido: dominio incontestable del Team Sky que situó a tres de sus ciclistas en los tres primeros puestos de la prueba. Por este orden Geraint Thomas, Peter Keannugh e Ian Stannard cruzaron la linea de meta para empezar la que con toda probabilidad será otra época dinástica de un equipo en un país.
  • Alemania: Milram impuso su superioridad numérica en la prueba, y gracias al trabajo del equipo Christian Knees llegó en solitario a la linea de meta de Sangerhausen. Por detrás Steffen Radochla y Andreas Schillinger completaron el podio, mientras que cuarto, encabezando el grupo llegó Tony Martin.
  • España: dejamos para el último el nacional español, que tuvo en el viento y la superioridad táctica de Caisse d´Epargen los ingredientes que terminaron por dar un toque sos a un día en el que, todo sea dicho la esperanzas no eran las máximos viendo el recorrido que se había planteado. El viento apareció en la parte final de carrera, ofreciendo ciertos detalles interesantes que dieron con diversos grupos en cabeza con casi siempre algún corredor de Caisse d´Epargne en cabeza. Los más activos y con más piernas al final, JJ Rojas, Plaza, José Iván Gutiérrez o Luis León Sánchez, terminaban por echar abajo cualquier intento que no tuviera un representante navarro hasta que, tras romprese definitivamente el grupo principal a 20 de meta debido al alto ritmo de carrera y el viento, José Iván Gutiérrez (buen finde el suyo, con una plata en crono) y Carlos Barredo consiguieron marcharse unos metros. La superioridad de Caisse se mostró en el desgaste que tuvo que asumir Barredo para tirar de Gutiérrez, que cuando vio que el asturiano flojeaba, le demarró sin posibilidad alguna de perseguirle para llegar triunfante a la recta final en Albacete. Por detrás, Fran Ventoso y Koldo Fernández de Larrea acompañaban al cántabro en un podium que, otro vez más, comandó Caisse d´Epargne.

Campeonatos Nacionales – Día 2

Segunda jornada de los campeonatos nacionales de ciclismo, donde unos empezaban y otros acababan como en el caso de los suecos. El repaso nos lleva de punta a punta de Europa. Allá vamos, empezando por las pruebas contra el crono y acabando por las pruebas en ruta.

>CRI

  • Portugal: tras su gran victoria en el Tour de Suiza, el joven corredor del conjunto Caisse d’Epargne, Rui Costa se adjudicó la prueba contrarreloj aventajando en algo más de medio minuto a Sérgio Sousa y Mário Costa. A sus 23 años consigue su primer título como campeón portugués. Como nota adicional, el jueves en el campeonato portugués contrarreloj sub23, la victoria se la llevó el corredor del conjunto Xacobeo – Galicia Nelson Oliveira.
  • Rusia: como ya ocurriera el año pasado, el conjunto Katyusha se ha hecho con el doblete en la prueba mediante Vladimir Gusev, quien consigue su tercer campeonato en los útimos cuatro años, y Mikhail Ignatiev, quien por segundo año consecutivo ha tenido que conformarse con la segunda posición. Además, para completar el dominio y redondear el día, la tercera posición fue para Alexandre Arekeev, ciclista que compite en la formación continental de la estructura rusa.
  • Alemania: cumpliendo las expectativas que se habían creado desde su victoria en la crono final del Tour de Suiza, Tony Martin se impuso en el campeonato contrarreloj por delante de su compañero de equipo en el Team Columbia -HTC Patrick Gretsch y el incombustible Jens Voigt aventajándoles en 38 y 43 segundos respectivamente. Por su parte, el actual campeón alemán y excampeón mundial Bert Grabsch ha quedado relegado a la cuarta posición.
  • Bielorusia: el actual campeón Branislau Samoilau ha revalidado su título como campeón contrarreloj por delante de Andrei Krasilnikau y Sergei Novikau. Así el corredor del conjunto Quick Step se hace con su segunda victoria en el campeonato bieloruso.
  • Canadá: el ciclista del equipo Garmin – Transitions Svein Tuft se hizo con su tercer título consecutivo (y el sexto en las últimas siete ediciones) al superar sin ningún tipo de problemas Zachary Bell y Ryan Roth.
  • España: en lo que fue una muestra de dominio incontestable por parte del conjunto Caisse d’Epargne, Luis León Sánchez ha conseguido su segundo campeonato contrarreloj al llevarse la primera posición batiendo holgadamente a sus compañeros de equipo José Iván Gutiérrez y Rubén Plaza. De este modo el equipo navarro recupera el campeonato contra el crono que Alberto Contador les arrebató el año pasado. Gustavo César Veloso ha sido cuarto y Jonathan Castroviejo quinto empatados a tiempo a 30″ de la tercera posición y 1’30” del ganador.

    foto: rfec.com

>Ruta

  • Suecia: nos hemos quedado sin el primer doblete, pues Michael Stevenson se impuso al ciclista del conjunto Saxo Bank Gustav Larsson sobre la linea de meta. Ambos corredores llegaron 25″ por delante de un grupo comandado po Michael Olsson que a la postre se hizo con la tercera posición. Paradójicamente, y pese al buen estado de forma que ha demostrado, Larsson ha sido el descarte de Bjarne Riis para el Tour de Francia.

Con lo comentado tenemos que el ranking entre equipos queda del siguiente modo:

Team Saxo Bank 4 victorias, Team Columbia – HTC 3 victorias, Team Katyusha y Caisse d’Epargne 2 victorias, BBox Bouygues, Team Sky, Rabobank, Androni Giacattoli, Quick Step y Garmin – Transitions 1 victoria.

Y no ha hecho más que empezar, las cronos han sido el aperitivo de las pruebas en ruta, que aunque en algún caso como en el belga con la baja de última hora de Boonen, se presentan a la par abiertas y emocionantes.

Campeonato Nacional de Bélgica

-Campeonato Nacional de Bélgica-

Ciclismo Campeonato Nacional Belgica

El Campeonato Nacional de Ciclismo en ruta de Bélgica es, posiblemente, el que más consideración tenga dentro de sus fronteras en competencia con el francés o el italiano, debido a su tremenda historia (tanto de vencedores como en número de ediciones). Es una prueba a la que aspiran los mejores ciclistas del país siendo una cita ineludible dentro del calendario para los grandes ciclistas belgas, que buscan con grandes intenciones el vestir la bandera nacional en su maillot durante los siguientes 12 meses.

La prueba es organizada por Golazo Sports y por VZW Koninklijke Stoempersclub Leuven y se correrá en la localidad flamenca de Lovaina.

-Historia-

Con excepción de las ediciones de 1906, 1915-18 y 1944, se ha corrido en todos los años desde 1894, el primer año de la celebración del Campeonato Nacional belga de ciclismo en ruta para profesionales. El vencedor en aquella edición fue Leon Houa, el mismo que también venciera en la primera edición de la Liége-Bastogne-Liége, la decana de las pruebas ciclistas.

En uno de los países con más potencial ciclista, en su nómina de vencedores en los nacionales no podían faltar nombre tan ilustres como los de Merckx, Maertens, Van Looy, De Vlaeminck, Criquelion, Museeuw o Boonen, el campeón belga actual. El récord de victorias lo tiene Tom Steels, quien con sus victorias en 1997 y 98, 2002 y 2004 consiguió disfrutar del maillot de campeón durante cuatro temporadas, superando así los números de otro gran campeón belga, Rik Van Steenbergen, que durante las décadas de los 40 y 50 lo vistió en tres ocasiones.

-Recorrido-

El nacional belga de ciclismo en ruta se celebrará en este 2010 en Lovaina (Leuven), la ciudad más antigua del país, una localidad situada a escasos kilómetros de Bruselas, la capital de Bélgica.

El recorrido tendrá varias exigencias que darán juego para que diferentes perfiles de corredores puedan tener opciones de llevarse la victoria final en Leuven. Los corredores tendrán que dar 18 vueltas a un circuito de 14, 1 kilómetros de distancia y que tiene como inicio la Grote Markt de la capital del Brabante Flamenco.

El Keizersberg (media del 6,5%) y el Wijnpers (9%), serán las dificultades que más seleccionen al pelotón y que terminen por darle opciones a los corredores que no tengan en el sprint final una opción de victoria. Además de estas dos subidas, el recorrido es un casi continuo sube y baja pero con alguna recta, lo que podría llegar a complicar la llegada de alguna escapada.

Recorrido Campeonato Nacional Bélgica

Perfil recorrido campeonato nacional Bélgica

-Favoritos-

> Ruta

Los bloques de Quick Step, Omega Pharma-Lotto y, en menor medida, eso sí, el Topsport Vlaanderen – Mercator y el Landbouwkrediet, serán determinantes en el devenir de la carrera pues entre los tres cuentan con un porcentaje altísimo entre la participación oficial al Campeonato. Cada uno a su manera y con sus opciones diferentes, los máximos favoritos:

  • Tom Boonen (Quick Step): el actual campeón belga buscará resarcirse de los resultados de la primavera pasada en esta segunda parte de la temporada, y qué mejor lugar que el nacional para ponerse con ello. Tiene equipo y actitud, avales imprescindibles.
  • Stijn Devolder (Quick Step): el controvertido ex-campeón belga es otro ciclista con necesidad de exámenes de reválida tras su desastrosa primavera. Se ha mostrado con más actitud tras su fiasco en abril y, tras ganar la general del Tour de Bélgica, se mostró bastante activo en el recientemente finalizado Tour de Suiza.
  • Philippe Gilbert (Omega Pharma – Lotto): posiblemente el clasicómano más completo en la actualidad y ganador este año, además, de la Amstel Gold Race. Razones más que de sobra para proponerle como uno de los máximos favoritos a la victoria final en Leuven.
  • Greg Van Avermaet (Omega Pharma – Lotto): talentoso pero en ocasiones tan indolente como para declarar que quiere dejar la estructura de Sergeant, Van Avermaet se encuentra ante otra posibilidad de demostrar las cualidades innatas que tiene para el ciclismo. Su punta de velocidad siempre le situará como uno de los favoritos en este tipo de pruebas.
  • Bjorn Leukemans (Vacansoleil): Aunque no contará casi con apoyos, Leukemans es un corredor muy apto para este tipo de carreras. Optará al triunfo final esperando meterse en el corte definitvo y buscando que los grandes equipos vayan haceindo la carrera.
  • Maxime Monfort (Team Columbia – HTC): la otra gran esperanza valona tras Gilbert. El de Team Columbia – HTC ha demostrado estar muy en forma en el Tour de Suiza, donde de no mediar el potencial de Caisse d´Epargne hubiera conseguido una etapa con seguridad.
  • Nico Eeckhout (An Post – Sean Kelly): Rambo ya ha ganado dos veces el nacional belga. Es una de sus grandes citas del año debido al calendario con el que ha podido disfrutar estos últimos tiempos.
  • Bert De Waele (Landbouwkrediet): tras realizar una gran performance en la Amstel Gold Race, donde estuvo a un paso del podium, es la baza más seria del Landbouwkrediet.

Otros corredores a tener cuenta serán la otra gran sorpresa del año -tras Sagan, claro-, Jens Keukeleire (Cofidis), aunque todavía , Jurgen Van den Broeck (Omega Pharma – Lotto), Dominique Cornu (Skil – Shimano), Wouter Weylandt (Quick Step), Jurgen Roelandts (Omega Pharma – Lotto y campeón en 2008), Johan Vansummeren (Garmin – Transitions) y, cómo no, el HIDOLO Serge Pauwels (Team Sky), en búsqueda eterna de su primera victoria del año.

La apuesta de Cobbles & Hills: Greg Van Avermaet (Omega Pharma – Lotto).

Resto de la participación y otras informaciones, aquí.

Actualización: Tom Boonen, que sigue aquejado de sus problemas de rodilla, ha decidido renunciar al campeonato belga en ruta.