Archivo mensual: mayo 2010

20ªetapa: recorridos alternativos

El Giro toca a su fin, y como colofón, para la última etapa estaban previstas las ascensiones, por este orden a Forcola di Livigno, Passo di Eira, Passo di Foscagno y Passo di Gavia, para acabar en el Passo del Tonale.

Recorrido previsto para la 20ªetapa

Pero como ya viene siendo siendo normal en este Giro, los acontecimientos van dando tumbos de cierto modo que nadie puede estar seguro de qué es lo que pasará. En este caso los responsables no son los ciclistas, sino la meteorología, ya que en una etapa en la que estaba previsto hacer más de una cuarentena de kilómetros por encima de los 2000 metros de altitud no se sabe ciertamente si será posible cumplir el programa de la etapa.

De todos modos, que la nieve se amontona a ambos lados de la carretera en el Passo di Gavia se sabe desde hace tiempo y se ha venido especulando durante los últimos días sobre los recorridos alternativos que se podrían dar de fallar Passo di Gavia y/o Passo di Foscagno.

  • NO Passo di Gavia, NO Forcola di Livigno: en este caso se ascendería Trivigno y el Mortirolo (por la vertiente contraria a la de ayer) con mucho llano entre puertos, para acabar en Passo di Tonale después de unos kilómetros de aproximación que podrían restar bastante espectáculo a la prueba.

Recorrido alternativo 1

  • NO Passo di Gavia, SÍ Forcola di Livigno: al poderse ascender Forcola de Livigno, no habría problema en ascender el Passo di Eira ni el Passo di Foscagno (por lo que la etapa ganaría en dureza respecto a la primera alternativa) y la dificultad previa al Passo di Tonale sería el Mortirolo, por la misma vertiente que en la primera alternativa, con el inconveniente de los kilómetros de aproximación al puerto.

Recorrido alternativo 2

  • SÍ Passo di Gavia, NO Forcola di Livigno: en este caso la solución es simple, se suple la ascensión a Forcola di Livigno con el Passo de Santa Cristina primero y el Mortirolo justo al acabar el descenso para enlazar direcramente con la subida al Passo di Gavia antes de acabar en el Passo di Tonale.

Recorrido alternativo 3

En Cobbles & Hills pensamos que para dar un final a la altura del Giro que hemos vivido, la ascensión al Passo di Gavia es necesaria, pues el Passo di Tonale sin la anterior subida (y bajada, atención) al Passo di Gavia estaría bastante descafeinada.

Actualización 11.50: confirmado, salvo sorpresa mayor, finalmente se subirán tanto Forcola di Livigno como el Passo di Gavia. Fuente : La Gazzetta

Anuncios

Mortirolo y Gavia, la traca final

Si uno piensa en el Giro, probablemente lo primero que viene a la cabeza es el color Rosa de su Maglia y las espectaculares montañas que se ascienden. De esos montes, seguramente los primeros vendrán a la mente son el Passo del Mortirolo y el Passo di Gavia, quizá las dos subidas más emblemáticas de los últimos 20 años de la carrera. Situadas ambas en los Alpes Cárnicos y a menudo incluidas en la misma etapa, ascendiendo primero los más de 2600 metros de altura del Gavia para luego afrontar un interminable descenso hasta las faldas del Mortirolo (así fue en 1996, 1999, 2006 y 2008), este año ambas subidas vuelven a coincidir en carrera pero en etapas distintas y consecutivas, para actuar como jueces finales de un Giro extremadamente duro.

El Mortirolo es seguramente el puerto de paso más duro ascendido nunca en una carrera ciclista, su terrible y constante desnivel hacen de él un auténtico infierno capaz de hundir a cualquiera. Fue introducido por primera vez en el Giro en 1990 y tuvo un debut algo discreto al ser afrontado por su vertiente más suave para descenderse luego por el lado que le ha hecho mítico, el de Mazzo di Valtellina. Curiosamente ese día también fue esa vertiente la más espectácular. Allí el colombiano Leonardo Sierra, escapado todo el día, hizo gala por enésima vez de los contrastes de los escarabajos, escaladores tan ágiles como torpes bajadores, y estuvo a punto de perder toda su ventaja al caerse en varias ocasiones, aunque finalmente se impuso en la meta de Aprica. Entre los candidatos a la general no hubo diferencias y un magnífico Gianni Bugno, líder desde el inicio hasta el fin de esa edición, dio un paso más hacia su triunfo final. Al año siguiente se estrenó la vertiente de Mazzo antes de afrontar las ascensiones a Santa Cristina y Aprica, topónimos inevitablemente asociados al coloso cárnico, combinación sinónimo de espectáculo que sirvió para que Franco Chioccioli se exhibiera en solitario camino de su victoria en ese Giro’91.

La etapa del 94 es sobradamente conocida. Merano-Aprica. 195 kilómetros. Hay que ascender Stelvio, Mortirolo, Aprica y Santa Cristina para terminar bajando otra vez hasta Aprica. El nacimiento de un mito, Marco Pantani. Una de las más célebres pájaras de Miguel Indurain, tres minutos perdidos en Santa Cristina, adiós al Giro. El sufrimiento de un joven Berzin, el hombre venido del Este para dominar el ciclismo que se decía en la época, salvando el Rosa tras al hundimiento de Miguelón. El paso del Mortirolo a la posteridad, sinónimo de espectáculo prácticamente en cada ocasión que se asciende.

En el 96 hunde a Olano, que pierde el Rosa el penúltimo día a manos de Tonkov, aliado con un Gotti que vence la etapa. Misma dupla protagonista al año siguiente pero con los papeles cambiados, esta vez vence Tonkov la etapa sin poder despegarse de un Gotti de Rosa que ganará el Giro. La etapa del 99 es seguramente la más triste, la caída a los infiernos de Pantani en la salida de Madonna di Campiglio por exceso de hematocrito deja huérfano al Giro. Otros tres escaladores de postín lo aprovechan, Heras gana la etapa por delante de Simoni, que se sube al podio por primera vez, y de Gotti, segundo triunfo en el Giro, mucho menos brillante que el primero. Savoldelli y Jalabert, corredores más pesados, son los grandes perjudicados del día.

El Mortirolo no vuelve hasta 2004, quizá por las secuelas del terrible declive de su gran conquistador. Lo hace en un papel menor, al principio de una etapa con Vivione y Presolana que vive el ataque a la desesperada de Garzelli, vencedor de etapa y Simoni, segundo, que anda enfrascado en una lucha interna con un jovencísimo Cunego, su compañero de equipo en el Saeco, al que no logra desbancar. En 2006 se recupera el final Mortirolo-Aprica con éxito, con Basso exhibiéndose ante un impotente Simoni, otra vez segundo en la etapa del coloso cárnico, para rematar su estratosférico Giro. Finalmente 2008 es quizá la etapa más floja, siendo posiblemente la que más espectativas generaba. Ninguno de los favoritos, tampoco el fanfarrón Riccò, fue capaz de atacar a un Contador que empezó ese Giro hablando de sus vacaciones en la playa y lo terminó vestido de Rosa. La etapa fue para el pirómano Sella y Simoni volvió a ser, cómo no, segundo.

Giro Contador Mortirolo

El Gavia, cuya dificultad principal no está en su desnivel si no en su altitud, tiene su orígen mucho más atrás, en 1960. Su inclusión vino motivada por la busqueda de reclamos mediáticos del Giro ante la temible competencia de los Juegos Olímpicos de Roma del mismo año. Su cima fue coronada por primera vez por Imerio Massignan, sin embargo dos pinchazos sufridos en el descenso hasta Bormio evitaron su victoria de etapa, que fue para el gran Charly Gaul. Por detrás, Nencini ponía contra las cuerdas a Anquetil, que salvó la Maglia Rosa por poco y logró conservarla hasta el final. El éxito del puerto hizo que la organización lo volviera a plantear para el año siguiente. Sin embargo, la climatología adversa obligó a anular su ascensión. El Gavia no volvió hasta 1988, en una etapa cortísima (120 kms) con la ascensión previa a Aprica. Nada presagiaba que aquella etapa se convirtiese en una de las más duras de la historia, como así fue.

Una terrible tormenta de nieve, con temperaturas bajo cero y una sensación todavía peor debido al gélido viento que soplaba, se erigió en protagonista convirtiendo a los ciclistas del Giro en héroes. Por si eso fuera poco, la parte final del ascenso al Gavia por Ponte di Legno (la vertiente más dura y usada habitualmente) estaba en esa época sin asfaltar, añadiendo algo más de épica a la jornada. Pero lo peor fue el descenso hasta Bormio. La velocidad de los ciclistas multiplicaba la sensación de frío, que empezaron a sufrir algunas congelaciones, lo mismo que sus bicis, con frenos y cambios inutilizados. Muchos ciclistas tuvieron que parar a calentarse en los coches y caravanas de los espectadores para poder continuar. El holandés Johan van der Velde, que había coronado en cabeza, perdió más  de 46 minutos en meta respecto al que fue vencedor de la etapa, su compatriota Breukink. Andrew Hampsten fue segundo y le arrebató la Maglia Rosa a Chioccioli, que cedió 5 minutos, una prenda que ya no perdería. El americano escribió este magnífico relato años después.

Andrew Hampsten Gavia

Andrew Hampsten, ascendiendo el Gavia en el 88

Un año después, la organización decidió esta vez sí, anular su subida por las inclemencias metereológicas. El Gavia ha pasado a un segundo plano luego, siendo colocado varias veces lejos de meta como preámbulo al Mortirolo. La etapa de 2000 es la mejor excepción. La primera victoria de Simoni en el Giro, en un día de brillo colombiano en una escapada numerosa y de guerra de guerrillas entre clanes italianos, con protagonismo para secundarios de lujo como Lanfranchi o Mazzoleni mientras Casagrande y Garzelli se jugaban el Giro.

Este año este coloso recupera su protagonismo. Será ascendido por su cara menos dura (por Bormio) lo que como contrapartida tiene un descenso de máxima dificultad y mucha cercanía a una meta situada en la cima del Tonale, un puerto más blando. Además, la etapa contiene la ascensión al tremendo Forcola di Livigno, e incluye muchísimos kilómetros por encima de 2000 metros de altura (si las condiciones metereológicas no lo impiden), lo que obligará a los ciclistas a un sobreesfuerzo nada desdeñable en el penúltimo día de carrrera. Combinado con los desniveles imposibles de Trivingo y Mortirolo el día anterior, un cóctel explosivo que puede convertir el final de este durísimo Giro en un “sálvese quién pueda”.

Jordi Martínez

Power Ranking Top-10 (III)

Tras la sorpresiva etapa de L’Aquila, que cambió totalmente el Giro con esa fuga de más de 50 corredores, el gran fin de semana con Monte Grappa y llegada a Montalcino, la subida al Zoncolan y la cronoescalada de Pla de Corones. Presentamos el último Power Ranking de este Giro de Italia, previo a las etapas de Aprica con la subida a Mortirolo y la llegada a Tonale tras pasar Forcola di Livigno y Gavia, donde puede pasar cualquier cosa.

1. (2) Ivan Basso (Liquigas) – 2º a 2.27 –

Se ha mostrado como el más fuerte esta última semana, coronando en cabeza en Monte Grappa y soltando a todos en la subida a Monte Zoncolan, dando una autentica exhibición. Deberá de seguir siendo agresivo para no jugárselo todo en la última crono con Evans con el que solo tiene 42 segundos de ventaja.

Photo: © Roberto Bettini

2. (1) Cadel Evans (BMC) – 4º a 3.09 –

Estuvo con los mejores en la subida  del Monte Grappa y fue el último en descolgarse de la rueda de Basso en el Zoncolan, mientras que fue el mejor entre los favoritos en la cronoescalada, solo superado en la etapa por Garzelli. El autraliano sigue demostrando su regularidad y su solidez en la montaña. Debería de recortar algo con Basso para poder asestar el puñetazo definitivo en la crono de Verona.

3. (6) Michele Scarponi (Androni Giocatti) – 8º a 5.24 –

Scarponi es el corredor que más fuerzas ha mostrado en la alta montaña. Seleccionando la carrera en Monte Grappa, siendo el que más trabajo cuando se quedó Nibali en Zoncolan y pagando el esfuerzo a posteriori. Tiene que seguir siendo ofensivo para ir superando a gente en la general. Posiblemente el corredor que dinamite la carrera.

4. (5) Vicenzo Nibali (Liquigas) – 6º a 4.53 –

Tras su gran etapa del sábado, el domingo en el Zoncolan fue el primero en mostrar debilidades entre los favoritos y quedarse descolgado. Ayer realizó una buena crono acabando 4º. Veremos si se le hace muy largo el final del Giro o puede seguir la rueda de los mejores.

Photo: © Roberto Bettini

5. (NE) David Arroyo (Caisse d’Espargne) – Líder –

Llegará con la maglia rosa a las etapas decisivas gracias al tiempo que consiguió en la etapa de Aquila. Tendrá difícil aguantar la maglia tras la etapa del viernes pero si sigue sufriendo como hasta ahora puede realizar un increíble Top-5 final e incluso en el mejor de los casos, incluso aspirar al podium.

Photo: © Roberto Bettini

6. (3) Alexandr Vinokourov (Astana) – 7º a 5.12 –

No está al nivel de los grandes favoritos pero si un escalón por debajo. Está siendo muy inteligente en las duras ascensiones que están habiendo, cediendo terreno y subiendo a su ritmo, para minimizar las perdidas. Veremos si alguno de estos dos días da la sorpresa y muere matando o se conforma con ser Top-10.

7. (NE) Carlos Sastre (Cervelo) – 5º a 4.41 –

Tras su desastrosa primera semana, se metió en carrera gracias a la escapada de Aquila, como Arroyo. Esta cediendo terreno en las etapas de montaña, pero sigue con su regularidad que le ha hecho ser Top-10 en varias ocasiones. Veremos si ha mejorado su estado de forma para estas últimas etapas o si sigue sin poder seguir a los mejores.

8. (7) Damiano Cunego (Lampre) – 9º a 9.21 –

El bueno de Damiano ha intentado estar arriba en todas las etapas complicadas, pero siempre le ha faltado “un puntito” para ello. Que muestre este nivel, está siendo la sorpresa agradable de este Giro, y esperemos que en las dos etapas duras que quedan pueda seguir estando con los de arriba.

9. (8) Richie Porte (Team Saxo) – 3º a 2.44 –

La actual maglia Bianca del Giro está sorprendiendo a todo el mundo. Tras vestirse de rosa el día de Aquila, está aguantando como puede en las etapas de montaña, lo que puede hacerle conseguir un puesto en el Top-10 final. Veremos como termina el Giro, ya que puede hacérsele muy largo.

Photo: © Roberto Bettini

10. (10) Marco Pinotti (HTC – Columbia) – 11º a 10.28 –

Il Profesore sin hacer mucho ruido sigue metido en la lucha por entrar en el Top-10. Entrando en el 2º grupo de favoritos la mayoría de etapas de montaña, sabe que si aguanta a este nivel podrá entrar sin problemas entre los 10 primeros.

Previa: Bayern-Rundfahrt

-La prueba-

Bayern Rundfahrt recorrido

Momentos difíciles vive el ciclismo en ruta en Alemania. Con únicamente un equipo con licencia ProTour, la desaparición de la Vuelta a Alemania el año pasado y la no-disputa de la Vuelta a Sajonia esta temporada, la Bayern-Rundfahrt queda como la única vuelta por etapas de nivel en territorio germano.

Como ocurre desde 2005 la prueba tendrá una catalogación 2.HC, enmarcada dentro del UCI Europe Tour.

-Historia-

La prueba daba sus primeros pasos en 1980, con una participación que se reducía a corredores amateurs, y no fue hasta 1989 que dio el salto al profesionalismo, aunque la coincidencia con el Giro d’Italia y el hecho de que los grandes ciclistas bien lo estén disputando o bien estén parados apurando sus últimos días de descanso antes de empezar la preparación del Tour de Francia hace que el palmarés de la carrera no esté copado de grandes nombres.

Así podemos encontrarnos, como nombre más destacado al gran Jens Voigt, que con tres victorias generales comando este ránking con el también alemán Michael Rich, y es que los germanos son los más laureados en esta carrera con un total de 16 victorias (desde el paso al profesionalismo), mientras que Canadá, España, Suiza y República Checa la han ganado una vez. El último ganador, Linus Gerdemann.

-Recorrido-

1ª etapa 26 de Mayo de 2010: Erding – Viechtach (189,8km)

Altos: Sankt Englmar (1ª Categoría)

La apuesta de C&H: Igor Antón (Euskaltel – Euskadi)

2ª etapa 27 de Mayo de 2010: Viechtach – Bayreuth (189,8km)

Altos: Tännesberg (2ª Categoría) y Weidenberg (2ª Categoría)

La apuesta de C&H: Xavi Florencio (Cervélo TestTeam)

3ª etapa 28 de Mayo de 2010: Bayreuth – Hersbruck (177,3km)

Altos: Wüstenstein (2ª Categoría), Gräfenberg (1ª Categoría) y Happurg (2ª Categoría)

La apuesta de C&H: Maxime Monfort (Team Columbia – HTC)

4ª etapa 29 de Mayo de 2010: Berching – Berching (27,8km). ITT.

La apuesta de C&H: Edvald Boasson Hagen (Team Sky)

5ª etapa 30 de Mayo de 2010: Berching – Fürstenfeldbruck (156,6km)

Altos: Hitzhofen (2ª Categoría).

La apuesta de C&H: Gerald Ciolek (Team Milram)

-Favoritos-

  • Igor Antón (Euskaltel – Euskadi): tras su gran mes de Abril y un decente Tour de Romandía vuelve a la competición. Su rendimiento será una incógnita, y aunque a la carrera le falta dureza en forma de grandes puertos que se adapten mejor a sus cualidades, puede ser una baza en el media montaña, como la mayoría de los corredores del equipo vasco. En su contra una contrarreloj bastante larga para una prueba de cinco días que podría penalizarle.
  • Edvald Boasson Hagen (Team Sky): el noruego no ha tenido el año que se esperaba de él, y pese a empezar bien la temporada las lesiones le impidieron rendir en primavera, así que ha adelantado su regreso a la competición de cara al Tour. Pese a que probablemente llegue corto de forma su habilidad para moverse como pez en el agua en la media montaña y su superioridad en la crono pueden hacer, que si llega con ánimo de involucrarse en la general, pueda llevarse la victoria.
  • Vladimir Efimkin (AG2R La Mondiale): pese a no contar este año con grandes resultados, durante su carrera ha demostrado que se adapta bien a las carreras de una semana con una dureza media como esta. Manejarse bien en la media montaña puede ser su baza de cara a sorprender a gente con más opciones de él.
  • Alex Rasmussen (Team Saxo-Bank): el danés lleva una primera parte de año muy buena; tras su victoria en la Vuelta a Andalucía en una crono de casi 10 km, en este comienzo de mes ha obtenido otras 3 victorias; dos en Dunkerke y una en el GP Herning. El pasado año hizo varios puestos en la carrera que nos atañe, y aunque no destacara en la general acude a la carrera germana como el estilete de Saxo Bank para la victoria final.

Otros posibles candidatos a la victoria final serán Lagutin (Vacansoleil), Velits (Team Columbia – HTC) o el ganador hacer dos años, el local Knees (Milram). Otros corredores a tener en cuenta por distintos motivos serán Ciolek, Koldo Fernández de Larrea, Bole, Veloso, García o Howard, que lucharán por victorias parciales a buen seguro.

La apuesta de C&H: Igor Antón (Euskaltel – Euskadi).

Giro de Italia: recorrido de la 3ª semana

Llegamos a la última semana del Giro, un Giro que está siendo espectacular con vuelcos en la clasificación general de un día a otro y que llega a su parte decisiva, una última semana donde subiremos a Pla de Corones, Aprica, Mortirolo, Forcola de Livigno y Gavia entre otros y que concluirá con la única crono individual “larga” en Verona. Arroyo con la maglia rosa con más de 3 minutos de ventaja con respecto a los grandes favoritos (Basso, Evans, Sastre, Scarponi, Vinokourov…) por lo que tendremos que ver de nuevo a estos romper la carrera desde lejos.

Tras el merecido descanso del lunes, el martes llega la 16º etapa con la cronoescalada a Pla de Corones. Salida desde San Vigilio di Marebbe para ascender 12.850m con una pendiente media del 8,4%. Hasta el punto intermedio de Passo Furcia (km 7,6), tendremos 2,5 kms iniciales al 3,7% de media, para continuar con 5 kms al 9%, llegando alguna rampa al 16%. Una vez llegamos al Passo Furcia comienza el tramo de sterrato que nos llevará hasta la meta, como bienvenida tendremos un tramo al 20% y hasta el km 10 una media del 11,3%. Posteriormente se suaviza bastante en un tramo muy recto hasta el km 11,7 con una media del 4% para llegar a los últimos 1.150m con una rampa inicial del 24% y una media del 13,9%.

El miércoles, 17ª etapa entre Brunico y Peio Terme, 173 kms con el Passo delle Palade (18,9 kms al 6,6% de media y 16% de máxima) a 67 kms de meta, tras un largo descenso llegaremos a Ponte Mostizzolo (km 138) donde la carretera picará levemente hacia arriba hasta la salida del pueblo de Cusiano inicio de la ascensión a Peio Terme, 9,5 kms al 4,6% de media donde los 6,5 primeros kms de ascensión no superará en ningún momento el 6% llegando a 3 de meta donde encontraremos una rampa al 12% y una pendiente media hasta el final del 6,6%. Veremos las ganas de lucha de los favoritos este día, pero es posible que veamos alguna fuga consentida con algunos corredores de calidad que quieran justificar su presencia en el Giro.

El jueves, 18ª etapa, Levico TermeBrescia, etapa cortísima de solo 140 kms que será la última oportunidad para los sprinters ya que tendremos un perfil prácticamente llano. Descanso activo antes de llegar a la parte decisiva del Giro.

El viernes, 19ª etapa entre Brescia y Aprica, 195 kms donde tendremos que ascender Aprica (2 veces), Trivigno y Mortirolo. Se saldrá de Brescia y subiendo hacia el norte llegaremos a Edolo (km 97) donde giraremos a la izquierda para hacer un círcuito de 96 kms donde pasaremos por las tres ascensiones. En primer lugar, el primer paso por la línea de meta de Aprica (14 kms al 3,5% de media y 15% de máxima) a la cual volveremos tras 82 kms. Tras un descenso sin demasiadas complicaciones llegaremos al inicio de la ascensión a Trivigno (11 kms al 7,6% de media y 14% de máxima), con unos primeros 7 kms de ascensión muy duros al 9,3% de media hasta la llegada al Passo di Santa Cristina desde donde tendremos 4 kms más tendidos con una media del 4,7%. Coronaremos Trivigno a menos de 65 kms para meta, a partir del cual habrán 12 kms de descenso muy técnico donde no se podrá relajar nadie y un corto tramo más llano donde habrá que reponer fuerzas antes de llegar a Mazzo in Valtellina (km 150) donde comenzará la temible ascensión al Mortirolo (12,8 kms con una media del 10,1% y máxima del 18%). Tras un primer km al 1,9% comienza el infierno, 2,5 kms al 9,7% para pasar Chiesa San Matteo donde tendremos 6 kms al 12,2% de media, tramo por donde se pasará la pendiente del 18% a poco menos de 9 de la cima. Los últimos 3 kms de ascensión tampoco estarán exentos de dureza con una media del 9,2%. Coronaremos a 33 de meta y tomaremos el descenso hasta pasar de nuevo por Edolo (km 179) y comenzar la segunda ascensión a Aprica donde la mayor dureza se concentra en los primeros kms hasta pasar una rampa al 15% a 12,5 kms de meta con unos últimos 10 kms donde no se supera en ningún momento el 6%.

El sábado, por si no había suficiente dureza en el Giro, la 20ª etapa entre Bormio y Ponti di Legno-Tonale, etapa reina de 178 kms. Salida desde Bormio hacia el sur dando un pequeño rodeo hasta llegar a Poschiavo (1037m altitud) en el km 54, lugar de inicio de la temible ascensión al Bernina, hasta Forcola di Livigno (18 kms al 7,1% de media y 13% de máxima) donde se llegarán a los 2.315m de altitud, puerto que supondrá un enorme desgaste para los ciclistas. Tras un leve descenso hasta Livigno (km 87,5) se ascenderá al Passo di Eira (6,2 kms al 6,4% y 9% de máxima) de nuevo por encima de los 2.000 m de altitud, el cual se encadenará con el Passo di Foscagno (4,6kms al 5,9% y una máxima del 10%) a 2.291m de altitud. Descenderemos hasta Bormio (km 124) para iniciar la ascensión al Gavia, Cima Coppi de esta edición llegando a los 2.618m de altitud. 24,9 kms al 5,6% de media y una máxima del 14%. Puerto de dureza sostenida con tramos realmente duros entre los kms 16 y 19 al 7,8%  y el km entre el 19,5 y 20,5 que no baja del 10% todo ello por encima de los 2.000m de altitud. Con la dureza acumulada en el Giro, más de un favorito para la general perderá hasta el apellido en esta subida. Tras coronar el Gavia a 30 de meta, se descenderá hasta Ponte di Legno (km 166) donde comenzará la ascensión final al Passo del Tonale (12,1 kms al 5,2% de media y 10% de máxima) puerto no muy duro pero que el desgaste acumulado lo hará temible. Tras un primer km sin dificultad tendremos un tramo al 4,1% de media hasta llegar a 8 de meta donde el puerto se endurece y con rampas entre el 6% y el 7% se llegará a menos de 5 de meta donde tendremos la rampa más dura, al 10%. Tras un tramo más relajado, llegaremos a dos curvas de herraduras consecutivas que da inicio a un tramo de 1,5 kms a más del 7% hasta llegar a 2,5 kms donde el tramo pasa a ser del 6% hasta llegar a 500m de meta donde la rampa final no llegará al 5%.

El domingo, por fin llega el fin del Giro para los corredores, pero no sin llegar al esfuerzo final de una contrarreloj individual en Verona, 21ª etapa de 15 kms con la ascensión de Torricelle (4,9 kms al 4,4% de media y 10% de máxima) en el km 8,5. Tras coronar Torricelle, la entrada a Verona contará con varias curvas complicadas, donde quien se juegue la etapa o la general tendrá que arriesgar, hasta llegar a la línea de meta del Giro en la Piazza Bra – Arena.

Liquigas reina en la montaña

Llegaba uno de los momentos importantes del Giro, el segundo fin de semana. Uno de los momentos en los que, en principio, debía empezar a decidirse la carrera. Ante los ciclistas, dos etapas de montaña con puertos, como el Monte Grappa y el Monte Zoncolan.

Pero antes de estas dos etapas había otra etapa de media montaña, en la que entre los favoritos no hubo movimiento, a excepción de un Karpets que recortó dos minutos, y donde la victoria se disputó entre los integrantes de una fuga de 17 corredores compuesta, entre otros por Gregory Hernderson, Iban Mayoz, Paul Voss, Sebastian Lang, la Joven Promesa de C&H Craig Lewis y, el a la postre vencedor, Manuel Belletti, entre muchos otros. La victoria parcial se decidió al sprint después que Lewis pusiese en jaque a los demás corredores en un último kilómetro en el que le sobraron 200m. En ese punto Belletti jugó sus cartas lanzando la llegada desde lejos sorprendiendo así al británico Henderson haciéndose con su primera victoria en el Giro.

Llegaba el sábado, y con él, la subida al Monte Grappa, escenario de batallas históricas, al cual llegaron, con una corta ventaja un grupo de seis ciclistas liderado por Filippo Pozzato con 4’30” de ventaja sobre un pelotón en el que Liquigas y Lampre se alternaban en cabeza durante los kilómetros de aproximación. A pie de puerto todo cambió.

Se había cuestionado en muchos momentos de carrera la actitud pasiva de la escuadra verde, por lo que llegado el sábado el equipo cogió el toro por los cuernos y, uno tras otro, Vanotti, Sabatini, Agnoli fueron quemando sus fuerzas (sólo Kiservolski falló) antes de dar el relevo a un excepcional Silvester Szmyd que por fin apareció en el Giro, y que puso un ritmo que hizo que el grupo de favoritos fuese perdiendo unidades rápidamente. Tan sólo Wiggins lanzó un ataque que sucumbió unos cuantos kilómetro después, antes de que, tras descolgarse Szmyd, Nibali lanzase un ataque al que únicamente Basso, Scarponi y Evans pudieron responder, dejando atrás a los Sastre, Tondo, Vinokourov, y Arroyo, condenando a un Richie Porte que ya había cedido minutos atrás. Los cuatro de cabeza ascendieron sin más historia el puerto abriendo diferencias con el resto, Sastre y Vinokourov llegaron a más de un minuto mientras que un grupo en el que se encontraban Wiggins y Arroyo, con un gregario cada uno, y Xavi Tondo entre otros pasaron bajo la pancarta con 3’30” respecto a cabeza de carrera.

La lluvia había hecho acto de presencia en los últimos momentos de ascensión, así que aprovechando sus dotes en el descenso Nibali y Vinokourov dejaron atrás a sus respectivos acompañantes y emprendieron un descenso vertiginoso hacia Asolo. Nibali fue aumentando diferencias sin pausa respecto a Basso, Evans y Scarponi, que a su vez mantenían distancias con un Vinokourov que rodaba dos minutos por delante del grupo de Tondo, Arroyo y Wiggins que ya había engullido a un apático Sastre. Tras 20km con terreno favorable Nibali contaba con 38” sobre el trío perseguidor, 1’38” sobre Vinokourov y 3’20” sobre el grupo. Durante los primeros dos tercios de los 15km llanos que quedaban para finalizar la etapa Nibali aguantó de manera extraordinaria la ventaja sobre cada uno de sus perseguidores, aunque los últimos 5km, en parte por problemas musculares, acabó cediendo algunos segundos, para llegar a meta con 23” sobre Basso, Evans y Scarponi, 1’34” sobre Vinokourov y 2’25” sobre el grupo. El líder Richie Porte llegaba a 4’46” cediendo la maglia rosa a David Arroyo.

foto: AFP

Otra vez más el Giro nos había deparado una grandísima etapa.

Y quedaba la etapa del domingo, con final en el Monte Zoncolan, uno de los colosos en cuanto a dureza del panorama ciclista europeo, al cual se llegaría tras subir Sella Chianzutan (2ª) en el km 143,6, Passo Duron (1ª) en el km 182,8 y Sella Valcalda (2ª) en el km 202. El guión parecía repetirse, fuga consentida de pocas unidades con Jerome Pineau y Ludovic Turpin como caras más conocidas, que pese a tener más de 14 minutos de ventaja, fue perdiendo minutos rápidamente tras coronar el primero de los puertos.

Y es que Liquigas necesitaba dar un vuelco a una clasificación en la que sus dos líderes se encontraban aún bastante lejos de David Arroyo. La aproximación a cada uno de los puertos fue tensa, con todos los grandes favoritos luchando por una buena posición, y con Liquigas tirando del pelotón. En el Passo de Duran y Sella Valcada, pese al ritmo del equipo italiano, sólo un apajarado Xavi Tondo cedió, y aunque otros sufrían, a la llegada a las faldas del Monte Zoncolan, en el pelotón estaban todos los que tenían que estar. Incluído un Gilberto Simoni sin opciones de repetir victoria en un lugar donde sólo él había alzado los brazos.

Liquigas repitió la estrategia. Agnoli, Kiserlovski y Szmyd continuaron el trabajo que antes habían empezado Sabatini y Vanotti, en el mismo orden que la etapa anterior. Cuando otra vez el polaco había acabado su misión y había dejado a Basso y Nibali libres de algunos de los principales peligros, Scarponi se anticipó a los movimientos del resto de ciclistas lanzando un ataque al que sólo Basso, Evans y Pinotti pudieron responder. Atrás quedaban Vinokourov, Sastre y Arroyo junto a un rosario de corredores, entre los que, por primera vez desde que empezase el Giro en Amsterdam, se dejó ver el irlandés Daniel Martin.

Basso comandaba un trío, del que ya no formaba parte un sensacional Pinotti, que quedó reducido a dúo tras una aceleración prolongada a la cual Scarponi no pudo responder. Basso y Evans, los dos grandes favoritos a la victoria final, se encontraban en cabeza de carrera, aunque las sensaciones eran que el italiano iba bastante más que el campeón del Mundo, y tras un par de intentos de dejar de rueda al australiano, a la tercera lo consiguió, y continuó subiendo rápidamente entre la multitud de gente que abarrotaba la carretera, aumentando ventajas sobre todos sus perseguidores, para llegar a un línea de meta en la que miles de personas en la ladera del Monte contemplaron la vuelta del mejor Ivan Basso.

foto: AFP

Al final, 1’19” a Evans, 1’30” a Scarponi, 1’58” a un sensacional Cunego, 2’26” a Vinokourov, 2’44” a un Sastre que por enésima vez fue de menos a más, 3’07” a Nibali y 3’50” a un Arroyo que conserva la maglia rosa con 3’33” sobre Basso, 4’21” sobre Sastre, 4’43” sobre Evans, 5’51” sobre Vinokourov, 6’08” sobre Nibali y 6’34” sobre Scarponi.

Llevamos dos semanas apasionantes y está todo por llegar. En la tercera semana desde el Mortirolo hasta Gavia, pasando por sorpresas en forma de pájaras debido a la gran exigencia de lo que llevamos de carrera, que pueden hacer de este Giro d’Italia 2010 una de las vueltas por etapas mejores y más espectaculares de la historia. Aquí estaremos para contarlo.

Xavier Andrés.

Pozzato gana en Porto Recanati

El del Veneto decide sacar su clase a relucir en otro espectacular final de etapa

En los 206 kilómetros que el pelotón ha tenido que recorrer desde Città Sant´Angelo Village hasta Porto Recanati, totalmente llanos con la salvedad de las dificultades de Macerata y Potenza Picena -ambas de 3ª categoría-, esta vez sí que la etapa de transición, de descanso casi necesario, era una evidencia. Máxime cuando la escapada del día se formaba durante la primera hora con tres corredores que no pondrían en jaque, como así ocurriera ayer, a los capos que copan el top10 de la Classfica. Flens (Rabobank), Kaisen (Omega Pharma – Lotto) y Krivtsov (Ag2r – La Mondiale) se distanciaba con suficiencia para luego ir muriendo ante el empuje de un pelotón sediento de volata.

En el momento en el que Garmin-Transitions y Team HTC-Columbia se pusieron a colaborar en cabeza, los casi 10 minutos que obtuvieron de renta los valientes del día comenzaron a reducirse de modo irremisible y tan proporcional a las pocas posibilidades que les iban quedando de victoria final en la localidad de la provincia de Macerata. Especular con un final tan propicio como el de hoy, tan escaso como necesario para los equipos de los velocistas, siendo ayer repescados muchos de ellos por la organización tras quedar fuera de control, no podía ser una opción. Así, a 15 kilómetros de meta y próximos a Potenza Picena, los escapados fueron engullidos en una etapa que seguía el guión de tantas otras que ya se han visto. Fuga, caza y sprint masivo.

Nada más lejos de la realidad. Tras un intento de Failli (Acqua), secundado por Bisolti (Colnago) y Pinotti (Team HTC-Columbia), del grupo se destacan en la ascensión Vinokourov, Nibali, Basso, Pozzato, Garzelli, Cunego y Scarponi. Los damnificados de ayer de cara a la general, salvo el arcobaleno Evans, enajenado e histérico propinándose codazos con Righi mientas la carrera se iba por delante, contestando un día después en la única posibilidad del día de poner en dificultad a los que ayer les pusieron en jaque. Una continuación de este sálvese quién pueda, de este toque a zafarrancho que se ha dado desde Holanda y que está teniendo una extensión gloriosa en territorio italiano y que puede terminar ofreciendo una última semana de carrera excepcional y para el recuerdo.

Pozzato Giro

Después de obtener algo más de 20 segundos de renta, la leve reacción de varios equipos consiguió reducir la ventaja para que ésta no terminará siendo significativa pero sí suficiente para que la fuga se llevara la etapa. Y en estos finales  con grupos reducidos la clase de Pippo Pozzato prepondera sobre el resto de corredores con normalidad, y  el del Veneto terminó por levantar los brazos por delante de Voeckler y Pineau, que habían enlazado con cabeza de carrera también.

Caldo de cultivo perfecto el que suponen estas circunstancias, este mini golpe en la mesa por parte de la  Cossa Italiana -más Vinokourov- para las etapas que se avecinan el fin de semana. Monte Grappa y Monte Zoncolan; dos jueces suculentos ante la actitud que los gallos del corral están teniendo en todas y cada una de las etapas de este Giro tan fascinante como imprevisible.

Javier Cepedano.